X
El intendente de Laprida no esconde diferencias entre jefes comunales peronistas. Afirma que deben encontrar un candidato de unidad para enfrentar a Vidal. Se inclina por Magario. El rol de CFK.
Por 28/02/2019 14:02

“Tenemos una debilidad: definir los mecanismos para generar los acuerdos necesarios para tener un único candidato de todo el peronismo bonaerense”, reconoce el intendente de Laprida, Alfredo Fisher. De todos modos, no esconde su preferencia por Verónica Magario para enfrentar a María Eugenia Vidal. En una entrevista con Letra P, habla además de la unión entre intendentes del interior y del conurbano, de la importancia de CFK y cómo dirimir diferencias entre jefes comunales peronistas: “Confiamos en que, aunque sea por el espanto, vamos a estar del mismo lado”.

Miembro del esquema peronista de los jefes comunales del interior, rechaza que el respaldo a la matancera los enfrente con sus pares del conurbano, quienes azuzan a Martín Insaurralde. “No hay una división de aguas”, dijo. Y aclaró que muchos mandatarios de la Primera y de la Tercera sección “patrocinan” la línea Magario.

Fischer se anotó para revalidar su mandato, y ubica a la ex presidenta Cristina Fernández como “una electora preferencial” al momento de definir candidaturas.

 

 

-¿Cómo trabajan para quedarse con la conducción de la Provincia y del Gobierno nacional?

-Necesitamos un candidato único, que convoque, que interpele a la sociedad bonaerense de una manera bien diferente a lo que representa la gobernadora María Eugenia Vidal. El fracaso de las políticas neoliberales en la nación y en la provincia le da la oportunidad al peronismo: una propuesta superadora que contenga una propuesta clara y una mujer o un hombre del peronismo que represente integralmente esa propuesta.

-¿Cómo se dirimirá el candidato a gobernador?

-Tenemos una debilidad: definir los mecanismos para alcanzar un candidato único que represente a la gran mayoría. Tenemos varios compañeros que han expresado su deseo de ser candidatos; algunos caminan la provincia.

-¿Quién es su candidato?

-Verónica Magario es la que reúne las condiciones para representar la unidad. Y tiene la ventaja del género para competir con la gobernadora Vidal. Es mi preferencia dentro del esquema de unidad. Pero si coincidimos en que es Axel (Kicillof), entonces iremos con Axel. Si la inclinación de la mayoría es por Martín (Insaurralde), será Martín. Unos cuantos intendentes del interior preferimos a la intendenta de La Matanza. Tiene capacidad de enfrentarse al aparato mediático y político de la gobernadora. Es una pieza de unidad del peronismo y con capacidad de conducir la provincia.

 

 

-¿Se reeditó el enfrentamiento intendentes del conurbano versus intendentes del interior? ¿Cómo es la construcción del peronismo bonaerense?

-Es compleja. Desde la aprobación del presupuesto provincial 2018 con el que no coincidimos, un grupo de intendentes del interior nos sentamos en un lugar bien opositor. Esa coincidencia ha derivado en la construcción de un bloque de trabajo de unos 15 intendentes del interior. Allí casi todos coincidimos que la compañera Verónica Magario reúne las condiciones para ser la candidata.

-Hay jefes comunales del conurbano que también la apoyan.

-Sí. Hay intendentes del conurbano que patrocinan esta línea. En esta etapa del peronismo, los intendentes del interior y del conurbano tenemos mayor comunicación. No hay una división de aguas. No veo al peronismo separado entre conurbano e interior como sí lo estuvo en algún otro momento.

-¿Cuánto va a pesar en esta elección lo que piense Cristina sobre los candidatos?

-Cristina es la principal conductora porque concentra en su figura entre 30 y 40 puntos porcentuales de intención de voto. Es una electora preferencial de la elección. Pero nos dijo personalmente -a un grupo de diez intendentes del interior, a fines de diciembre del año pasado- que esta decisión la teníamos que moldear los bonaerenses. Sí nos alertó, nos señaló, que debería haber un solo candidato, evitar ir a un PASO que nos ponga en una situación similar a la del 2015. Debemos crear las condiciones para generar un solo candidato o candidata, por consenso. (Cristina) fue clara al decir que el consenso no es de los dirigentes sino de todos los bonaerenses.

-¿Cómo se encuentra el candidato? ¿Cómo se construye el consenso sin PASO?

-Sin PASO no va a ser sencillo. Va a pesar la decisión de Cristina. Y la representatividad que tenga cada candidato en los distintos sectores del peronismo.

-¿Usted va por la reelección?

-Por supuesto, soy candidato. Soy intendente y creo que tengo el respaldo de todo el equipo de trabajo del peronismo de Laprida.

-¿Cómo viene el trabajo conjunto en la sección, teniendo en cuenta la fuerte presencia de Cambiemos?

-En la sección tenemos 22 distritos y solamente ocho tienen filiación peronista. Tratamos de revertir ese escenario. Están dadas las condiciones para lograrlo en muchos distritos donde la gente confió en las propuestas del presidente Macri y ve un cúmulo de promesas incumplidas. Estamos confiados, pese a que construir la unidad en la Sexta sección electoral no va a ser fácil porque un grupo de compañeros nos enfrentamos a aquellos que con la representatividad del peronismo acompañaron las leyes de la gobernadora.

-¿Cuánto daño causó esa división?

-Causó un deterioro importante en la economía de la provincia. Eso hace que nos miremos con cierto recelo. Pero confiamos en estar del mismo lado, aunque sea (unidos) por el espanto. Eso será central para ofrecer una alternativa al electorado.

Fisher: "Esperemos estar del mismo lado, aunque sea unidos por el espanto"

El intendente de Laprida no esconde diferencias entre jefes comunales peronistas. Afirma que deben encontrar un candidato de unidad para enfrentar a Vidal. Se inclina por Magario. El rol de CFK.

“Tenemos una debilidad: definir los mecanismos para generar los acuerdos necesarios para tener un único candidato de todo el peronismo bonaerense”, reconoce el intendente de Laprida, Alfredo Fisher. De todos modos, no esconde su preferencia por Verónica Magario para enfrentar a María Eugenia Vidal. En una entrevista con Letra P, habla además de la unión entre intendentes del interior y del conurbano, de la importancia de CFK y cómo dirimir diferencias entre jefes comunales peronistas: “Confiamos en que, aunque sea por el espanto, vamos a estar del mismo lado”.

Miembro del esquema peronista de los jefes comunales del interior, rechaza que el respaldo a la matancera los enfrente con sus pares del conurbano, quienes azuzan a Martín Insaurralde. “No hay una división de aguas”, dijo. Y aclaró que muchos mandatarios de la Primera y de la Tercera sección “patrocinan” la línea Magario.

Fischer se anotó para revalidar su mandato, y ubica a la ex presidenta Cristina Fernández como “una electora preferencial” al momento de definir candidaturas.

 

 

-¿Cómo trabajan para quedarse con la conducción de la Provincia y del Gobierno nacional?

-Necesitamos un candidato único, que convoque, que interpele a la sociedad bonaerense de una manera bien diferente a lo que representa la gobernadora María Eugenia Vidal. El fracaso de las políticas neoliberales en la nación y en la provincia le da la oportunidad al peronismo: una propuesta superadora que contenga una propuesta clara y una mujer o un hombre del peronismo que represente integralmente esa propuesta.

-¿Cómo se dirimirá el candidato a gobernador?

-Tenemos una debilidad: definir los mecanismos para alcanzar un candidato único que represente a la gran mayoría. Tenemos varios compañeros que han expresado su deseo de ser candidatos; algunos caminan la provincia.

-¿Quién es su candidato?

-Verónica Magario es la que reúne las condiciones para representar la unidad. Y tiene la ventaja del género para competir con la gobernadora Vidal. Es mi preferencia dentro del esquema de unidad. Pero si coincidimos en que es Axel (Kicillof), entonces iremos con Axel. Si la inclinación de la mayoría es por Martín (Insaurralde), será Martín. Unos cuantos intendentes del interior preferimos a la intendenta de La Matanza. Tiene capacidad de enfrentarse al aparato mediático y político de la gobernadora. Es una pieza de unidad del peronismo y con capacidad de conducir la provincia.

 

 

-¿Se reeditó el enfrentamiento intendentes del conurbano versus intendentes del interior? ¿Cómo es la construcción del peronismo bonaerense?

-Es compleja. Desde la aprobación del presupuesto provincial 2018 con el que no coincidimos, un grupo de intendentes del interior nos sentamos en un lugar bien opositor. Esa coincidencia ha derivado en la construcción de un bloque de trabajo de unos 15 intendentes del interior. Allí casi todos coincidimos que la compañera Verónica Magario reúne las condiciones para ser la candidata.

-Hay jefes comunales del conurbano que también la apoyan.

-Sí. Hay intendentes del conurbano que patrocinan esta línea. En esta etapa del peronismo, los intendentes del interior y del conurbano tenemos mayor comunicación. No hay una división de aguas. No veo al peronismo separado entre conurbano e interior como sí lo estuvo en algún otro momento.

-¿Cuánto va a pesar en esta elección lo que piense Cristina sobre los candidatos?

-Cristina es la principal conductora porque concentra en su figura entre 30 y 40 puntos porcentuales de intención de voto. Es una electora preferencial de la elección. Pero nos dijo personalmente -a un grupo de diez intendentes del interior, a fines de diciembre del año pasado- que esta decisión la teníamos que moldear los bonaerenses. Sí nos alertó, nos señaló, que debería haber un solo candidato, evitar ir a un PASO que nos ponga en una situación similar a la del 2015. Debemos crear las condiciones para generar un solo candidato o candidata, por consenso. (Cristina) fue clara al decir que el consenso no es de los dirigentes sino de todos los bonaerenses.

-¿Cómo se encuentra el candidato? ¿Cómo se construye el consenso sin PASO?

-Sin PASO no va a ser sencillo. Va a pesar la decisión de Cristina. Y la representatividad que tenga cada candidato en los distintos sectores del peronismo.

-¿Usted va por la reelección?

-Por supuesto, soy candidato. Soy intendente y creo que tengo el respaldo de todo el equipo de trabajo del peronismo de Laprida.

-¿Cómo viene el trabajo conjunto en la sección, teniendo en cuenta la fuerte presencia de Cambiemos?

-En la sección tenemos 22 distritos y solamente ocho tienen filiación peronista. Tratamos de revertir ese escenario. Están dadas las condiciones para lograrlo en muchos distritos donde la gente confió en las propuestas del presidente Macri y ve un cúmulo de promesas incumplidas. Estamos confiados, pese a que construir la unidad en la Sexta sección electoral no va a ser fácil porque un grupo de compañeros nos enfrentamos a aquellos que con la representatividad del peronismo acompañaron las leyes de la gobernadora.

-¿Cuánto daño causó esa división?

-Causó un deterioro importante en la economía de la provincia. Eso hace que nos miremos con cierto recelo. Pero confiamos en estar del mismo lado, aunque sea (unidos) por el espanto. Eso será central para ofrecer una alternativa al electorado.