X
El ex titular de la AFSCA declaró en una causa iniciada por el multimedio, por su trabajo en la adecuación del grupo a la ley de medios. Habló de "lawfare" y apuntó a Magnetto.
Redacción 03/12/2019 18:50

Martín Sabbatella encara, según su interpretación, su propio lawfare. “Acá tendría que estar sentado (Héctor) Magnetto y su troup, que evadieron sistemáticamente la ley, no nosotros que trabajamos para hacerla cumplir”, sostuvo este martes en Comodoro Py, al comienzo de su declaración ante el juez Ariel Lijo en el juicio que le inició el Grupo Clarín.

“Es difícil entender lo que acá se está juzgando sino entendemos antes la realidad que vive la Argentina, tal como lo expresó Cristina (Fernández de Kirchner) en su declaración de ayer (por el lunes), donde explicó cómo funciona el lawfare. Es imposible no enmarcarlo en ese contexto, porque de no ser así, no tiene ninguna explicación lo que está sucediendo”, apuntó el ex titular de la ya extinta Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA).

El expresidente del organismo creado para aplicar la ley de medios la fue denunciado por el Grupo Clarín ante el juez Claudio Bonadio, junto a otros directores y funcionarios del organismo, por los principales accionistas del holding mediático, luego de que se frustrara un intento de la empresa de simular la adecuación a los límites de licencias exigido por la ley 26.522/09.

“Esta denuncia, que hizo el Grupo Clarín, está en sintonía con lo que hicieron durante todo el proceso de aplicación de la ley: buscar medidas dilatorias para no cumplirla y para mantener sus privilegios”, continúo Sabbatella y agregó que “no querían perder esa posición dominante que les permitía mantener sus negocios de comunicación audiovisual y al mismo tiempo utilizarlos como mecanismos extorsivos con otros sectores o poderes”. “Los grupos hegemónicos, junto con algunas élites de nuestro país, generan mecanismos persecutorios contra los proyectos nacionales, populares y democráticos, que amplían derechos. Porque ellos entienden esas ampliaciones de derechos como un ataque a sus privilegios”.

 

 

“Por eso -continuó el ex intendente de Morón-, la etapa de instrucción y la elevación a juicio por parte de Bonadio están enmarcados definitivamente en un proceso de persecución política a todas y todos los que pertenecimos y pertenecemos al proyecto que lidera Cristina Fernández de Kirchner, como un mecanismo disciplinador”.

Sobre su trabajo, Sabbatella dijo que “la ley se aplicó con la misma vara para todos, sin excepciones para nadie, cumpliendo de punta a punta con todos los mecanismos establecidos en la norma y en absoluta igualdad de condiciones para todos”, y detalló que “la voluntad de AFSCA fue siempre la de facilitar al conjunto de los licenciatarios la posibilidad de adecuarse voluntariamente. Incluso con Clarín, que hizo todo lo posible por evadir la ley, buscamos la interpretación más favorable para que pueda presentarse voluntariamente”.

“Al Grupo Clarín le aprobamos el plan de adecuación voluntaria. Pero, cuando el organismo estudió la composición societaria de la división que proponía la empresa, descubrimos que escondían una nueva trampa. Una vez más, mentían. Cuando decían que vendían, no vendían. Cuando decían que se dividían, no se dividían. Mantenían el control de todas las empresas, con sociedades todas vinculadas entre sí. Es decir, se volvían a burlar de la ley, del Estado y de todas y todos los argentinos”, expresó Sabbatella al juez Lijo y explicó que “ante este nuevo intento de hacer trampa, y luego de habérsele facilitado todo para que lo hagan voluntariamente, cumplí con mi responsabilidad como presidente de AFSCA y pedí que se preparen los dictámenes para que el directorio decida si avanzabamos con una adecuación de oficio”.

“El verdadero problema y la cuestión de fondo es que el Grupo Clarín estuvo siempre convencido de que podía estar por encima de las leyes. Magnetto y su gente creen que a ellos no les corresponde cumplirlas. Por eso, no entendían como podía ser que el Congreso, el Gobierno y hasta la Corte les dijera que sí tenían que cumplirla”, sostuvo el ex titular de AFSCA.