X

Los desafíos de los medios públicos en el postmacrismo

La nueva etapa en las señales públicas debe remontar su pérdida de protagonismo en los últimos años. El Gobierno entrante ya avanzó en el nombramiento de responsables del área.

Los desafíos de los medios públicos en el postmacrismo

29/12/2019 11:16

 

La etapa de Cambiemos en la dirección de los medios públicos dejó huellas pantanosas para las próximas gestiones. El postmacrismo en estas señales debe enfrentar un escenario gris: retracción presupuestaria; conflictos laborales y salariales; caída significativa de audiencia; descenso en la producción y baja de contenidos relevantes como el fútbol de primera división; y el déficit de pluralismo, que constituye una característica histórica. La consecuencia de estas situaciones fue la pérdida de su protagonismo en la escena mediática. Como en cada etapa política, se abre una nueva oportunidad para que los medios en manos del Estado honren su misión pública y de construcción de ciudadanía.

NOMBRES Y ESTRUCTURAS. El decreto 50 del 20 de diciembre comenzó a delinear la estructura desde donde se administrarán a estos medios. En la órbita de la Jefatura de Gabinete, a cargo de Santiago Cafiero, la Secretaría de Medios y Comunicación Pública tendrá a su cargo la distribución de la publicidad oficial y podrá “intervenir en el funcionamiento” de RTA, Télam y Contenidos Públicos Sociedad del Estado. Francisco Meritello, hasta hace poco director del Grupo Octubre, fue elegido para liderar ese espacio. En el decreto también se reconoce que podrá “entender en la participación del Estado nacional en Telesur”, lo que parece anticipar el retorno del país al canal regional. Las mismas atribuciones tendrá en el Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino (BACUA) y en Tecnópolis. En diálogo con la AM 530, el ministro de Cultura, Tristán Bauer, afirmó que el parque educativo quedaría bajo su responsabilidad, lo mismo que el Centro Cultural Kirchner. Sin embargo, esto no figura aún dentro de las atribuciones formalmente indicadas a esa cartera.

Dentro de ese organigrama, la Subsecretaría de Medios Públicos, donde desembarcará el productor Claudio Martínez, se volcará a la supervisión de RTA y Télam. Dos periodistas mujeres estarán al frente de estas empresas: Rasario Lufrano en el directorio de RTA y Bernarda Llorente en la agencia de noticias. Por otro lado, la Subsecretaría de Contenidos Públicos abordará los canales Encuentro, Paka Paka y DeporTV, vinculados el Ministerio de Educación durante el kirchnerismo.

El elegido para dirigir Canal 7 es Eliseo Álvarez, con antecedentes como productor y guionista. Para Radio Nacional fue señalado el productor y musicalizador Alejandro Pont Lezica, quien será acompañado por Gustavo Campana, quien ya se desempeña en la emisora como periodista.

 

 

ANTECEDENTES Y EXPERIENCIAS. Rosario Lufrano fue directora de Canal 7 entre mayo de 2006 y julio de 2008. Fue justamente en ese periodo que decidió llevar al slogan e concepto de “Televisión Pública”, que permanece hasta ahora. Antes de eso había conducido el noticiero del mismo canal durante varios años. Su nombramiento puede leerse como la continuación de un proyecto interrumpido luego de las álgidas jornadas desatadas por la controversia alrededor de la resolución 125. En ese momento, la periodista acompañó la partida de la Jefatura de Gabinete de Alberto Fernández, quien la había convocado. Las condiciones han cambiado bastante más de diez años después y su rol ya no se acotará a la televisión ni a la programación, sino que tendrá una función que demandará acción política y coordinación de proyectos.

Si se la compara con la situación de Canal 7 y Radio Nacional de aquella etapa, es indudable que en la actualidad las bases regulatorias y de infraestructura son notablemente más propicias para alcanzar mayores porciones de audiencia. Tanto legal como tecnológicamente, estas emisoras están en condiciones de llegar a prácticamente todo el país. Pero hoy también es más grande y visible la demanda social y la atención periodística sobre los medios públicos.

Aunque fue un episodio poco recordado, durante los años de Lufrano en Canal 7, esa pantalla logró transmitir un partido de fútbol de primera división a la semana (nunca de los más convocantes ni durante el fin de semana). La experiencia puede motivar alguna negociación futura para la emisión de algunos encuentros del deporte más popular en la señal estatal. El propio Presidente transitó esta idea en entrevistas periodísticas recientes.

Además, en ese tiempo cobró impulso el acompañamiento de deportistas y selecciones argentinas en competencias internacionales. El artículo 77 de la ley audiovisual permitió profundizar esta idea desde 2010, pero la implementación de ese punto fue interrumpida por el macrismo desde 2017.

Desde su productora, El Oso producciones, Claudio Martínez adquirió experiencia en la generación de contenidos para la pantalla pública desde la esfera privada. Desde allí surgieron emisiones como Científicos Industria Argentina, Alterados por Pi, Encuentro con la Generación Dorada, Economía Sin Corbata y El Debate. Este último programa, olvidado por su escaso rodaje, puede inspirar la reaparición de un formato desaparecido de la pantalla pública por largos años.

 

 

CONTEXTOS E INTERROGANTES. La empresa RTA administra la red de 49 emisoras de Radio Nacional, Canal 7 y Canal 12 de Trenque Lauquen. Para eso, cuenta con un directorio político y colegiado con representaciones diversas. La creación de este espacio de siete integrantes, que presidirá Lufrano, fue un avance introducido por la ley audiovisual en 2009. Sin embargo, desde 2016 su rol se desdibujó debido a su inactividad y frente a la intervención del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, dirigido por Hernán Lombardi. Todos sus miembros deben ser renovados con urgencia. Cinco de ellos debían cambiar en diciembre de 2017, pero para que esto ocurra debe realizar tres designaciones la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual. Otros dos nombres deben surgir, según la ley, del disuelto Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, lo que puede significar una dificultad legal a subsanar. Los dos integrantes nombrados por el Ejecutivo, entre ellos el presidente, cumplieron su periodo junto al gobierno de Cambiemos.

De qué forma y con cuánta demora se conformará este directorio son las primeras dudas que aparecen sobre la dirección de estos medios. Otro inconveniente que surgirá en ese proceso se deriva de un decreto de 2017, donde se indica que las tareas de los directores de RTA se realizarían ad honorem a partir de las siguientes designaciones.

Otro espacio valioso propuesto por la ley audiovisual que ha tenido poco desarrollo es el Consejo Consultivo Honorario de los Medios Públicos. Se trata de un cuerpo con múltiples representaciones que debe recibir informes de gestión de RTA y puede convocar a audiencias públicas. Su puesta en marcha podría contribuir con lograr mayores controles sobre esta empresa y con la captación de expectativas respectos a las señales públicas.

 

 

Sin embargo, Lufrano deberá enfrentar problemas más urgentes, que conoce bien de su experiencia previa: el financiamiento devaluado de RTA de los últimos años y la retracción salarial impuesta por la gestión saliente a los trabajadores. La resolución de estas dimensiones será crucial pues tienen impacto directo en las programaciones.

La incorporación de Encuentro, Paka Paka y DeporTV a Contenidos Públicos Sociedad del Estado en 2016 los sacó de la órbita del Ministerio de Educación. Esto hizo que lentamente se pierda la perspectiva educativa de sus contenidos, que se articulaban con otras instancias del sistema educativo formal. En los últimos años también se debilitó el modelo de producción delegada que impusieron estas señales en su vínculo con productoras privadas. Con esta dinámica, que iba mucho más allá de tercerizar la producción, se garantizaba un enfoque educativo y algunos lineamientos narrativos, estéticos y técnicos comunes. Qué pasará con esta modalidad productiva y con la función formativa de estas señales también permanece como un interrogante.

La creación de una señal pública de noticias de 24 horas es una propuesta que recurrentemente rondó como opción durante el kirchnerismo, particularmente después del debate en torno a la resolución 125 en 2008. La situación económica general del país y de las cuentas públicas en particular hace difícil pensar en un lanzamiento de este tipo. Sin embargo, debe recordarse que Encuentro inició su proceso en 2005, cuando nadie se animaba a anticipar el reconocimiento que tendría una señal cultural y educativa en un contexto de enormes demandas sociales y económicas. Esta experiencia permite dejar la puerta abierta a la apuesta de un canal público informativo, algo que no todos verán con buenos ojos