X

La vicepresidenta electa ubicó a dirigentes de su máxima confianza en cuatro de los cinco cargos de la estructura orgánica de la Cámara. Cambiemos no logró acordar quién ocupará el lugar que le toca.

Por 27/11/2019 17:47

Después de repartir autoridades de la Cámara entre los caciques provinciales para asegurarse el armado de un bloque único mayoritario, Cristina Fernández de Kirchner reservó cuatro de los cincos cargos de la estructura orgánica del Senado para dirigentes de su máxima confianza, entre los que se cuentan dos de sus secretarios privados.

En la sesión preparatoria que se celebró este miércoles, en la que juraron 24 nuevos senadores y asumieron otros dos en reemplazo de la propia Cristina y del gobernador electo de Santa Fe, Omar Perotti, la bancada unificada del Frente de Todos propuso los cuatro nombres para ocupar los cargos que hoy están en manos de Cambiemos y que le corresponderán en la próxima gestión. Los elegidos fueron María Luz Alonso, como secretaria administrativa; Marcelo Fuentes, como secretario parlamentario; Mariano Cabral, como prosecretario administrativo; y Diego Bermúdez, como prosecretario de coordinación operativo.

Alonso fue diputada nacional y, desde diciembre 2015, ocupa la Secretaría de Coordinación Operativa de la Cámara de Diputados. Es la principal referente de La Cámpora de La Pampa y fue clave en la apertura del diálogo entre el gobernador Carlos Verna y Máximo Kirchnerque terminó en la reconciliación entre el pampeano y la ex presidenta. La Pampa fue la primera provincia en la que se selló la unidad peronista. En su jura como secretaria administrativa, Alonso no eligió fórmulas que hicieran alusión a Dios o la Patria, como es tradición. “Por Cristina Fernández de Kirchner, sí, juro”, dijo. La pampeana, que asumió en lugar de Helio Rebot, es licenciada en Economía y tiene 34 años.

 

 

El lugar de la Secretaría Parlamentaria, que hasta ahora ocupaba Juan Pedro Tunessi, será ocupado por Fuentes, que hasta el 10 de diciembre tiene mandato como senador nacional por Neuquén. Fuentes es presidente del bloque del Frente para la Victoria-PJ, la bancada que se desprendió del bloque mayoritario que hasta entonces presidía Miguel Ángel Pichetto cuando Cristina desembarcó en el Senado, en diciembre de 2017. Es uno de los senadores de mayor cercanía a la ex mandataria, que lo ubicó en un lugar clave para el trámite legislativo.

Sin injerencia del resto de los actores del bloque del Frente de Todos, la vicepresidenta electa reservó para Cabral y Bermúdez, dos de sus secretarios privados, los cargos de prosecretario administrativo y prosecretario de coordinación operativo, respectivamente. Ambos trabajan actualmente en el Senado como asesores de Cristina. Los cargos que ocuparán desde diciembre estaban hasta ahora en manos de Marcelo Daniele y Ángel Torres.

 

 

En tanto, uno de los cinco cargos que forman parte de la estructura orgánica del Senado quedó por el momento vacante. Se trata del lugar del prosecretario parlamentario, que hasta ahora ocupaba Eric Calcagno y que le corresponde a partir de diciembre a Juntos por el Cambio. El interbloque que conduce Luis Naidenoff no logró consensuar ningún nombre para reemplazar a Calcagno y pidió reserva del lugar. Lo mismo pasó con los cargos de vicepresidente y vicepresidente segundo. En pleno debate interno, el radicalismo tampoco llegó a un acuerdo para definir quién será presidente de su bloque ni quién liderará el interbloque. Las definiciones quedaron en suspenso.

 

 

El martes, después de anunciar el armado de un bloque único, el Frente de Todos anunció su propuesta para que la senadora electa Claudia Ledesma Abdala (Santiago del Estero) y el ex gobernador de Misiones Maurice Closs ocuparan la presidencia provisional y la vicepresidencia primera de la Cámara alta.