X
Politóloga y especialista en educación, fue designada para conducir esa cartera clave del gobierno bonaerense. En esta nota de noviembre, retrato de una kicillofista pura.
Por 27/11/2019 13:56

Agustina Vila es la dirigente con el perfil más bajo en un equipo de bajos perfiles como el que comanda el gobernador electo, Axel Kicillof. Politóloga, especialista en educación y actual secretaria académica de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ), Vila no tiene cuentas públicas en redes, ni exposición mediática en su historia de funcionaria. Y tampoco ha dado hasta la fecha ninguna entrevista. Es la encargada de realizar la transición en el área de Educación y la que se menciona para ocupar esa cartera a partir del próximo 10 de diciembre. Se trata de una de las áreas más calientes del gobierno provincial por la basta estructura que comprende y la población escolar que determina.

 

 

La Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires comanda una matrícula de casi cuatro millones de alumnos que habitan los 15.815 establecimientos educativos esparcidos en las 25 regiones educativas determinadas en el total de los 135 municipios bonaerenses. Este universo comprende, además, la población docente y el vínculo obligado con los gremios que representan a este sector.

Ser elegida como titular de Educación en la provincia más poblada del país es sin dudas una papa caliente para cualquier funcionaria pero, además, demuestra el nivel de confianza que esta posible ministra genera en el gobernador.

LA HISTORIA. Agustina Vila llegó al equipo de Kicillof por un pequeño atajo que significó esquivar el inicio común del Colegio Nacional y el grupo TNT (Tontos pero No Tanto) de la Facultad de Economía de la UBA. Su ingreso fue a través de su amiga Cecilia Nahón. Fue en el año 2010, cuando la economista y diplomática se desempeñaba como subsecretaria de Desarrollo de Inversiones de la Cancillería Argentina.

 

 

 

Vila era amiga y compañera de tareas de Nahón, una de las “originarias” del grupo de Kicillof. De su mano se acercó al economista que por aquel tiempo estaba en pleno proceso de integración al gobierno de Cristina Fernández.

Cuentan que Kicillof la sumó de inmediato al observar su profesionalismo y capacidad de trabajo. En un proceso acelerado, la joven se convirtió en parte del equipo y luego en una de sus profesionales de mayor confianza. Al punto que fue designada como jefa de Gabinete cuando Kicillof asumió al frente del ministerio de Economía.

En ese proceso Vila también fue parte del Centro de Estudios para el Desarrollo Argentino (CENDA), la consultora que el exministro creó en 2004 y que se transformó en semillero del que salieron varios de sus actuales colaboradores.

 

 

UNPAZ. Vila orientó su perfil hacia el ámbito académico educativo cuando se integró a la Universidad Nacional de José C. Paz, una de las unidades académicas del conurbano creada durante el gobierno del Frente para la Victoria, en 2009.

La politóloga ocupa el cargo de Secretaria Académica, un rol que no planea abandonar en lo inmediato, aun cuando su compañero de equipo de gobierno, Federico Thea, renunció semanas atrás a su rol de rector de dicha Universidad y fue reemplazado por Darío Kusiski.

Vila suma también en su currículum el haber sido guardia personal de campaña de Kicillof, cuando el ex ministro integró la lista de diputados nacionales por el Frente de Todos. En tanto que en la reciente temporada proselitista, más centrada en la provincia, su rol se bifurcó hacia la parte técnico legal y en relación con la tarea de los apoderados y las necesidades legales de las listas y demás yerbas.