X

Los agropiqueteros ya calientan tractores

La organización ruralista que nació para respaldar a Macri en la campaña amenaza con saltar desde las banquinas si Fernández aumenta las retenciones. Agite en redes, acto en Córdoba y vocero lilito.
Por 20/11/2019 18:44

Se definen como “Guardianes de la República”, nacieron en apoyo a la campaña de Mauricio Macri por la reelección y ahora dicen estar “al costado de las rutas”, preparados para evitar que los “pasen por encima”. Si es tragedia, es farsa o es una remake clase B todavía está por verse, pero el inminente gobierno de Alberto Fernández parece obligado a convivir con un bloque de fuerzas que ya padeció el kirchnerismo durante sus años en el poder, a partir de la resolución 125. Pese a que el presidente electo se reunió con las entidades de la Mesa de Enlace durante la campaña electoral y figuras centrales del Frente de Todos como Axel Kicillof buscaron dejar atrás el enfrentamiento con el campo, la alta probabilidad de que Fernández decida elevar las retenciones apenas asuma vuelve a plantear un elemento de tensión con un actor clave para una economía sedienta de dólares.

Se definen como “Guardianes de la República”, nacieron en apoyo a la campaña de Mauricio Macri por la reelección y ahora dicen estar “al costado de las rutas”, preparados para evitar que los “pasen por encima”.

Aunque se trata en mayoría de productores y agropecuarios, el grupo “Campo + Ciudad” acaba de lanzar una campaña de difusión en la que intenta proyectarse como interlocutor aguerrido frente al próximo gobierno. “Las urnas eligieron a Fernández y trabajaremos como siempre por el bien del país. Pero que nadie se equivoque: aceptar la decisión de la mayoría no significa permitir que nos pasen por encima.

Estamos organizados y trabajando, a lo largo y ancho del país y al costado de las rutas, en cada ciudad y en cada pueblo. Estamos conectados y alerta para responder a cualquier medida autoritaria y abusiva”, afirman en un spot que hacen circular a través de sus redes sociales.

Definido como “Movimiento de Asesores Independiente”, el grupo agrario y republicano tuvo su bautismo de fuego después de la marcha del 24 de agosto, cuando Macri lanzó la campaña del “Sí Se Puede” en busca de una reelección imposible. “Organizados para fortalecer el sector agropecuario”, salieron a las rutas con tractores, camionetas y a caballo en más de 200 puntos de encuentro en distintas zonas rurales y poblados. Aunque afirman no ser un movimiento político, los guardianes de la república admiten haberse autoconvocado para defender las medidas del gobierno de Cambiemos que favorecieron al campo, en especial la baja de las retenciones, la apertura de mercados internacionales para exportación y las obras del Plan Belgrano.                

 

 

DEL GOBIERNO A LA OPOSICIÓN. Nacidos en apoyo a Macri, los ruralistas apuestan a sobrevivir el experimento del ingeniero en la Casa Rosada. Después de la derrota del Presidente en las generales, el grupo dice estar activo y unido para diseñar “estrategias inteligentes” y reaccionar ante cualquier “avasallamiento” que adviertan en las medidas que puedan tomar los Fernández desde el poder. No es sólo un mensaje a través de las redes. El “Primer Encuentro Federal” de “Campo más Ciudad” se realizará el sábado próximo en un hotel de la ciudad de Córdoba, una de las provincias que fue epicentro de la resistencia sojera contra el kirchnerismo y donde el Frente de Todos obtuvo uno de los peores resultados el 27 de octubre. Según la convocatoria oficial, habrá una jornada con mesas de trabajo de la que participarán productores de todo el país y surgirán propuestas para llevar al Congreso.

No es sólo un mensaje a través de las redes. El “Primer Encuentro Federal” de “Campo más Ciudad” se realizará el sábado próximo en un hotel de la ciudad de Córdoba.

La reunión llega apenas unos días después de que el presidente electo admitiera, en una entrevista con Página 12, que necesita incrementar sus ingresos con el aumento del gravamen que pagan los sectores que generan dólares. “Me encantaría no cobrar retenciones, pero le hubieran dicho a Macri, que me va a dejar cinco o seis puntos de déficit fiscal. Díganme cómo quieren que tenga déficit cero sin mejorar mis ingresos. Una parte la voy a mejorar haciendo crecer la economía, pero en un primer momento van a tener que hacer un aporte todos”, afirmó.

La primera en expresar su queja fue la Sociedad Rural, que emitió un comunicado el fin de semana. También la Federación Agraria reclamó, a través de su presidente, Carlos Achetoni, precisiones sobre el criterio que tomará el próximo gobierno.

 

 

Atento a la nueva situación, el martes pasado, el gobernador Juan Schiaretti aprovechó un acto en Río Cuarto para plantear la necesidad de “cuidar” al campo. “Cuidar Córdoba es cuidar el campo cordobés, hay que cuidar el campo. Hay que darle las herramientas para que pueda producir más y mejor. Si hay un sector que cuando le va bien invierte todo lo que gana aquí, es el sector agroalimentario, nuestros chacareros nunca se llevan la plata afuera, no compran departamentos en Punta del Este u otros balnearios”, dijo. No muy distinto es el pensamiento de Omar Perotti, el gobernador de Santa Fe que es aliado de Fernández pero estará al frente de una provincia con un peso decisivo del sector agrario.

Todo dependerá de la urgencia, la decisión y la capacidad del presidente electo para maniobrar en un contexto desfavorable. Gobernadores, empresarios agropecuarios, cerealeras, medios de comunicación con intereses en el sector y autoconvocados que llaman a las rutas; el bloque sojero que el kirchnerismo logró consolidar en su contra puede constituirse una vez con poder de veto. 

 

 

DESPESIFICAR. Pese a su defensa encendida de la gestión amarilla, el sector agropecuario tuvo algunos sinsabores durante los años de Macri en el poder. Entre las promesas que el Presidente no pudo cumplir en su gestión estuvo la de reducir al 18% las retenciones a la soja. En septiembre de 2018, el entonces ministro Nicolás Dujovne dispuso aplicar una alícuota de cuatro pesos por dólar exportado al campo, el petróleo y la minería y decidió que el trigo y el maíz, entonces exentos, volvieran a tributar. Según publicó entonces El Cronista, el nuevo impuesto representaba un 11% adicional para todos los cultivos: en el caso de la soja, un 28,5% en total y en el del trigo y el maíz, un 11%.

Era una medida que tendía a disminuir su carga con el paso del tiempo y el aumento del dólar. La divisa cotizaba entonces a 39 pesos. Pese a la devaluación permanente que padeció el resto de la economía, los exportadores no vieron actualizadas las curiosas retenciones pesificadas que dispuso el ex columnista de Odisea Argentina. Todo indica que Fernández aumentará las retenciones y fijará un porcentaje fijo para cada cultivo.

El principal vocero de los "Guardianes de la República" es Sebastián Quiroga, dirigente de Villa Dolores y miembro de la Coalición Cívica, el partido de la renunciante Elisa Carrió.

Los activistas de “Campo más Ciudad” se presentan como un grupo de personas que defienden “la Libertad, la Justicia, la igualdad ante la Ley, la cultura del trabajo, el progreso y el Federalismo” y rechazan los abusos, los aprietes y el saqueo. Pero, además, se declaran en alerta ante “delirios como una justicia militante, la reforma agraria y la persecución a la prensa", que los "encontrará juntos”.

Sus consignas calzan con el mensaje de Elisa Carrió y se mimetizan también con los de otros candidatos como el economista José Luis Espert y el ex carapintada Juan José Gómez Centurión. Su principal vocero es Sebastián Quiroga, dirigente de Villa Dolores y miembro de la Coalición Cívica. “Estamos alertas porque ya conocemos el pasado que ha tenido el sector que ganó las elecciones, empezando por la 125. No sé si será válido hablar de sacar los tractores a la ruta o no, pero sí algún tipo de acción”, afirmó Quiroga en declaraciones radiales. En el peronismo, ya advirtieron que los Guardianes de la República comenzaron a activar. Los recuerdos no son los mejores.