X

Tensión entre Montenegro y ministro de Vidal desempolva la interna marplatense

Joaquín De la Torre marcó que el intendente electo le prometió la presidencia del Concejo para un dirigente de su sector. "Después de las PASO no me llamó", dijo y acusó: "No hay equipo sin confianza".
Redacción 16/11/2019 11:02

Nuevos focos de tensión parecen abrirse en esta nueva etapa de Cambiemos al frente del municipio de Mar del Plata, con Guillermo  Montenegro en la Intendencia. Sucede que el saliente ministro de Gobierno bonaerense, Joaquín de la Torre, aseveró que el jefe comunal electo le había prometido la presidencia del Concejo Deliberante para Alejandro Carrancio, edil del bloque Crear, que responde al ex intendente de San Miguel, pero que luego de las Primarias no lo volvió a llamar. Ante eso, advirtió: “No hay equipo si no hay confianza”.

"A mí Montenegro, antes del cierre, me dijo que iba a ser para Alejandro Carrancio. No entiendo por qué hay disputa de algo que ya fue dado", dijo De la Torre en una entrevista con el portal local 0223

Así, el funcionario vidalista enfatizó que, de cara a la nueva gestión municipal en Mar del Plata, "lo más importante es armar un equipo sólido, construido en base a la confianza".
 


Por otro lado, de la Torre sostuvo que las finanzas municipales de Mar del Plata “están mucho mejor que en 2015”. “Al final, el intendente acomodó  una parte importante del problema marplatense”, se mostró elogioso con el saliente Carlos Fernando Arroyo, por lo que enfatizó: “Montenegro va a tener un municipio mejor que el que le tocó recibir a Arroyo, por lo menos en cuanto a las finanzas”.

Sobre cómo fue la participación de su espacio en el triunfo de Montenegro, de la Torre dejó en claro: “Nosotros lo apoyamos a Montenegro porque es la persona que mejor representaba nuestras ideas, la voluntad de la gobernadora y lo acompañamos durante dos años, cuando avisó que iba a ser. Y a pesar de que todo el run run decía que no había ninguna posibilidad de que le ganara a (Vilma) Baragiola en la interna, nosotros seguimos acompañando. Estuvimos en el lanzamiento, en el cierre. Lucas Fiorini, Alejandro Carrancio y Martín Abonjo, armaron una estructura de campaña, de fiscalización muy fuerte, que terminó en un gran triunfo sobre Baragiola contra todos los pronósticos en Mar del Plata. Ahí estábamos felices”.

De cara a lo que viene, advirtió: “Lo más importante es armar un equipo sólido, construido en base a la confianza. Que respete la palabra, porque la palabra y los gestos sin duda es lo que ayuda a construir confianza. No hay equipo si no hay confianza, y no hay confianza sin cumplimiento de palabra”.

Sobre la disputa concreta por la presidencia del Concejo entre Carrancio y el radicalismo, el ex intendente de San Miguel no dio vueltas: “Es una disputa que no tiene sentido. A mí Montenegro, antes del cierre me dijo que iba a ser para Alejandro Carrancio. No entiendo por qué hay disputa de algo que ya fue dado. Esa duda ya resquebraja la confianza”.

Bajo ese escenario, remarcó: “Montenegro no me llamó nunca después de las Paso. Recién me llamó ayer. Estaba en camino así que no pude recibir el llamado”. Y cerró: “No me corresponde a mí meterme en el armado de Montenegro y su equipo. Sí me da tristeza ver que los que más trabajaron para que él sea candidato están en la cola. Durante un tiempo importante nos tocó estar en la cola porque nosotros llegamos a este espacio después que otros. Y respetamos eso. Ahora, somos los primeros”.