X
El candidato del Frente de Todos dio conocer su programa para garantizar alimentos a los sectores más vulnerables y pidió "olvidar las diferencias" políticas para combatir el hambre.
Redacción 07/10/2019 11:44

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, aseguró presentó su programa para combatir el hambre y consideró que "lo primero que hay que reperfilar son los precios de la canasta básica argentina para que todos tengan acceso a la canasta básica".

Al lanzar el plan Argentina contra el Hambre en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, el ex jefe de Gabinete aseguró que si llega a ser electo, se va "a poner al frente de la campaña" contra ese flagelo.

 

 

Ante dirigentes gremiales, empresarios, intelectuales y líderes de movimientos sociales, el líder opositor señaló que "los pobres son los más débiles, los más olvidados" y están "en un mundo que necesita cada vez más alimentarse bien para desarrollar el conocimiento".

"Eso es algo que me obsesiona porque la verdad que no quiero gobernar para algunos, quiero hacerlo para todos. Aunque algunos sean la mitad, no alcanza", agregó.

"Vivimos en una sociedad que dice ser capaz de alimentar a 400 millones de personas, pero que no puede resolver el hambre de 15 millones de personas pobres", remarcó.

La iniciativa del candidato del Frente de Todos apunta a mejorar la nutrición, prevé bajas del precio de los alimentos y la generación de mayores ingresos para las familias. Para ello, se prevé la formación de un consejo que integrarían personalidades como Marcelo Tinelli, Facundo Manes y Juan Carr. También contempla la creación de un Consejo Federal del que participarán universidades, iglesias, cámaras empresariales, sindicatos, organizaciones sociales junto a personalidades interesadas en el rubro. 

 

 

 

En un breve acto, Fernández criticó la ejecución del presupuesto alimentario del gobierno de Mauricio Macri al afirmar que “se le asigna 29 pesos a cada chico" y pidió "olvidar las diferencias" políticas para combatir el hambre "a partir de hoy".

"Olvidemos toda diferencia, juntémonos para terminar de una vez con el hambre en la Argentina. Démonos cuenta de que no podemos vivir en paz con semejante flagelo. Alguna vez, los argentinos que hemos protagonizado tantas batallas épicas en nuestra historia hagamos la batalla más sensata, que los argentinos dejen te sufrir hambre", abogó.

Fernández aprovechó la ocasión y le hizo un guiño al dirigente social Juan Grabois, quien se encontraba sentado en las primeras filas: “Juan me decía que había que resolver el problema de la ley de góndolas. Hay dos proyectos de ley, ¿por qué no los empezamos a trabajar ya? ¿Por qué los diputados no se ponen a resolverlo ya?”.

 

 

Y continuó: "El segundo problema que me planteó Juan es el precio de los alimentos. No es posible que en el país del trigo y las vacas, el pan y la leche no paren de subir".

ntre los presentes también se encontraban Daniel Arroyo, Felipe Solá, Gustavo Béliz, Estela de Carlotto, Adolfo Pérez Esquivel, Matías Lammens, Juan Cabandié, el Padre Pepe, Victoria Donda y Ginés González García, entre otros.

 

 

LOS DETALLES DEL PLAN ARGENTINA CONTRA EL HAMBRE:

Los ejes del plan son mejorar la alimentación y la nutrición, bajar el precio de los alimentos, crear empleos, implementar un sistema de alimentación sustentable y sostenible desde la producción hasta el consumo, entre otros.

También contempla el acceso a la Canasta Básica de Alimentos, donde se propone que "Precios Cuidados" tenga estatus de ley y además promueve la puesta en marcha de una nueva lista alimentaria con productos "saludables" mediante la creación de "una gran red de círculos de productores locales y consumidores para comprar a precios baratos frutas, verduras, lácteos y carnes".

Asimismo, prevé la creación de un Consejo Federal "Argentina sin Hambre", que se propone como un "espacio institucional de articulación entre el Estado Nacional, junto a los estados provinciales y municipales", formado por "universidades, sindicatos, cámaras empresariales, iglesias, organizaciones sociales y actores locales".

Por otra parte, plantea la devolución del IVA (Impuesto al Valor Agregado) a familias en situación de vulnerabilidad y reducir los precios de los productos saludables junto con la sanción de una ley de Góndolas "para garantizar variedad de marcas en los productos alimenticios y mayor competencia".

También prevé la creación de un Programa Nacional de Seguridad Alimentaria que incluye "alimentos frescos como frutas, verduras, carnes y lácteos en las políticas públicas de alimentación y nutrición compradas por parte del Estado a los sectores de la economía social y popular", entre otras medidas.

Para financiar el plan, se propondrá un "Fondo Federal de Alimentación y Nutrición sobre un la base de un porcentaje del presupuesto nacional", la compra por parte del Estado a los "productores de la economía social y popular, de la agricultura familiar y campesina y a micro y pequeñas empresas".