X

“Argentina está en una situación terminal y se necesitan medidas de fondo”

El candidato a diputado nacional por el FIT considera que Cambiemos y Todos “son distintos en la forma pero no en el contenido”. Y supone que continuarán “los males sociales”. La elección, “cantada”.
Por 24/10/2019 12:04

“Si en Argentina siguen los partidos tradicionales, no se van a combatir los males sociales”, vaticinó en diálogo con Letra P Juan Carlos Giordano, militante de Izquierda Socialista y candidato a diputado nacional por el Frente de Izquierda y los Trabajadores - Unidad (FIT-U). Dijo no encontrar en las propuestas de los principales candidatos a la presidencia la salida de la crisis económica y advirtió que el peronismo tiene “un doble discurso”.

En una visita a la redacción de la corresponsalía de Buenos Aires de este portal, el dirigente sostuvo que ante el contexto de crisis económica y social los planes de gobierno de Mauricio Macri y de Alberto Fernández son “distintos en las forma pero no en el contenido”. Y aseguró que, “bajo diferentes formas, el ajuste seguirá”.

Giordano planteó que si bien “está cantado” el desenlace electoral del 27 de octubre, “hay un núcleo duro que desconoce los partidos tradicionales y vota a la izquierda”. Además, si bien registra que “hay millones que consideran que el Frente de Todos es el vehículo para sacarse de encima a Macri”, también destaca que “las convulsiones sociales pueden llevar a que se considere a la izquierda como una salida”. “Puede aparecer la idea de sacar a Macri, al FMI y al ajuste y para eso está la izquierda”, remarca.

 

BIO. Es abogado. Nació en Córdoba y, desde hace años, vive en el distrito bonaerense de Lanús. Como dirigente nacional de Izquierda Socialista integra la Mesa Nacional del Frente de Izquierda y los Trabajadores. En 2015 fue precandidato a vicepresidente acompañando en la fórmula del Frente de Izquierda a Jorge Altamira, del Partido Obrero.

 

 

-¿Qué lectura hace del escenario electoral?

-Hay un repudio muy grande al gobierno de Macri y el voto castigo lo está canalizando el Frente de Todos. Salvo que ocurra algo muy distinto, Fernández encabezaría el futuro gobierno. Hay una polarización muy grande que el Frente de Izquierda está resistiendo. Argentina está sumida en una situación de mucha desesperación. Consideramos que con el pacto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) todo se ha agravado y se va a seguir agravando. Por eso hemos presentado un proyecto de ley para que se desconozca ese acuerdo y para que se suspenda el pago de la deuda. Por eso decimos “Macri ya fue”, pero con Alberto Fernández sigue el FMI. Que se siga con el pago de la deuda implica que no hay posibilidades de que se cumplan con las promesas que se están haciendo. No queda margen porque todo el presupuesto, la partida más importante, va a ser para pagar los intereses de la deuda. El panorama electoral está cantado, lo que no está cantado es el panorama político y social. Aquí tenemos que hacer referencia a lo que pasó en Ecuador, lo que pasa en Chile. Eso está demostrando que hay un despertar en esos países. En Argentina hay una bronca acumulada que se expresó en algunos momentos, como fue en 2017 (cuando avanzó la Reforma Previsional). Si Macri llegó hasta tanto es porque contó con la complicidad del peronismo, que le votó la mayoría de las leyes en el parlamento, y de los dirigentes sindicales de la CGT, que ahora están callados porque están haciendo campaña por el Frente de Todos. Los índices son muy violentos desde el punto de vista social y hacen falta medidas de fondo.

“Si Macri llegó hasta acá es porque contó con la complicidad del peronismo y de los dirigentes sindicales de la CGT.”

-¿Que le van a pedir al eventual gobierno de Alberto Fernández?

-Nada. Polemizamos con su proyecto político, económico y social. Fernández dice que la mayor parte del préstamo del FMI fue para la fuga de capitales y entonces la pregunta es por qué se va a pagar una deuda donde la plata fue prestada para eso. Estamos hablando de 46 mil millones de dólares, más los 30 mil millones de dólares que se van todos los años con la fuga de capitales, más los 100 millones de dólares que está poniendo el gobierno por día para controlar el dólar. Son cifras siderales. Esa plata, para nosotros, hay que desconocerla porque no es un democrático que al asumir hay que reconocerle todo. Lo que estamos diciendo es no al FMI, no al pago de la deuda, nacionalizar la banca y el comercio exterior porque estamos hablando del hambre, de la pobreza. No se pueden avalar todos los tarifazos a Macri. Si Fernández se propone como una salida distinta a Macri tiene que tomar medidas para hacer retroceder este tipo de cosas. Argentina está en una situación terminal que se necesitan medidas de fondo para salir adelante.

 

 

-Para esta elección llegaron en una unidad más amplia. Sin embargo, la performance electoral fue bastante similar a 2015. ¿Qué análisis hace del respaldo?

-La polarización es un dato importante. Hay una desesperación de sacarse de encima sí o sí a Macri. Hay sectores que tienen muchas expectativas en el Frente de Todos, hay sectores que hablan del mal menor. Es un razonamiento que se hizo en 2015 a la inversa. Y ese pensamiento a los trabajadores no ha perjudicado a lo largo de los años. La izquierda, después de 2001, creció. En su momento estaba dividida y en 2011 logramos la mayor unidad de la izquierda que se pudo conseguir y hoy estamos en un frente común el 95% de todas las fuerzas nacionales de la izquierda. Hay un electorado que ronda entre los 800 mil y 1.200.000 votos para la izquierda. Haber mantenido ese caudal indica que hay un núcleo duro que desconoce los partidos tradicionales y vota a la izquierda. Es un voto consciente. Muchas veces las convulsiones sociales pueden llevar a que en algún momento haya un click y se considere que sea la izquierda quien pueda brindar una salida. Así como hoy hay millones que consideran que el Frente de Todos es el vehículo para sacarse de encima a Macri, también puede aparecer la idea de sacar a Macri, al FMI y al ajuste y para eso está la izquierda. Si en Argentina siguen los partidos tradicionales, no se van a combatir los males sociales. Esperemos que en la próxima pelea la izquierda pueda estar más fuerte para brindar una alternativa de gobierno.

“Para salir de esta situación hay que tomar medidas de fondo, cambiar la estructura del país de verdad.”

-¿Qué análisis hace de la conducción de María Eugenia Vidal en la provincia y qué opina de Axel Kicillof?

-Vidal es un desastre, es igual a Macri. Los índices de pobreza se acentúan en la provincia. Los médicos de la Cicop están denunciando el desmantelamiento de los hospitales públicos. Acabamos de presentar un proyecto de ley para que se declare la emergencia de la salud pública. El negocio capitalista con la salud es tremendo. Atacar la salud y a la educación pública es parte de fomentar el negocio privado. Ahora, con las inundaciones queda al descubierto que en la cuenca Matanza-Riachuelo las obras hidráulicas no se construyeron, pero no ahora, sino desde hace 25 años. O sea que cruza todos los gobiernos, incluso a los municipios, muchos de estos gobernados por el peronismo. Kicillof es Alberto Fernández. Hay críticas que son correctas alrededor de ellos, pero hay muchos municipios que los gobiernan el peronismo hace mucho tiempo. Las mismas propuestas que estamos planteando del FIT - Unidad para el país las planteamos para la provincia de Buenos Aires porque es el distrito más importante del país.

 

 

-¿Encuentra diferencias entre los gobiernos kirchnerista y el de Macri?

-Son partidos tradicionales distintos en la forma pero no en el contenido. Apenas ganó Macri, en Tierra de Fuego, la gobernadora (Rosana) Bertone aplicó un brutal ajuste. Acompañaba a (Daniel) Scioli y ahora es autoridad del PJ. Si se compara cómo están los hospitales con Vidal y cómo está el hospital Central de Santa Cruz con Alicia Kirchner es muy parecido. En su momento dijimos “gane quien gane pierden los trabadores”. Alberto Fernández dice “Macri dejó 5 millones de nuevos pobres”, lo que quiere decir que de los 15 que tenemos, 10 son del gobierno anterior. Con el kirchnerismo se pagaron 200 mil millones de dólares de deuda externa y quedó un endeudamiento similar. De manera que no se atacaron los grandes problemas sociales. Bajo distintas formas los planes de ajuste siguieron existiendo. Son gobiernos de doble discurso. El kirchnerismo en Argentina, (Ignacio) Lula en Brasil, el chavismo en Venezuela. Se usó en esos gobiernos un discurso contra la derecha, el imperialismo, y la deuda externa se siguió pagando, no se nacionalizó la banca ni el comercio exterior, los bancos siguieron especulando. Si existen los Macri, los (Sebastián) Piñera, los Iván Duque, los (Jair) Bolsonaro, que es lo más trágico de todo, es porque los gobiernos anteriores no hicieron las reformas estructurales necesarias.

-¿Considera que la situación económica actual es la misma que en 2015?

-Empeoró y por eso se necesitan medidas de fondo. Fernández usa como ejemplo a Uruguay y Portugal cuando propone renegociar la deuda y hay que tener en cuenta que esa renegociación incluyó un ataque violento al movimiento obrero. En Uruguay se aplicó un impuesto del 20% a todos los trabajadores asalariados, el déficit fiscal se bajó al extremo, hubo reducción de partidas en salud y educación. Portugal es uno de los países con mayor flexibilidad laboral de Europa. Para salir de esta situación hay que tomar medidas de fondo, cambiar la estructura del país de verdad.

 

 

-¿Cuál es el objetivo para el domingo?

-Tratar de lograr de que sectores de los trabajadores, las mujeres y la juventud apoyen nuestras propuestas. Tenemos la posibilidad de lograr bancas importantes para enfrentar lo que se viene. Siempre nuestros diputados, diputadas, están en las luchas, en los reclamos populares. Poder seguir estando en el parlamento nacional, en las legislaturas provinciales, es un hecho auspicioso; votar por una salida del FMI es importante, fortalecer el sindicalismo combativo que va en las listas, también. Somos la única lista 100% verde, no tenemos fisuras alrededor del debate sobre el aborto legal, seguro y gratuito y en torno a las demandas del movimiento de mujeres. Las expectativas es que podamos crecer en el Congreso para poder seguir postulando las propuestas que tenemos ante esta crisis.

Juan carlos Giordano