X

El candidato opositor advirtió que el 50% de la actividad está “paralizada” y contó que habló con los empresarios sobre una reforma impositiva, pero no sobre una laboral.

Redacción 02/10/2019 13:55

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, calificó como "muy productiva" la reunión que mantuvo con la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA), dijo que en el encuentro se expresaron "muchos puntos en común" y remarcó que tiene "el mismo ideal de recomponer la industria" que los empresarios. 

“Tenemos el mismo ideal de recomponer la industria, una visión muy parecida sobre la Argentina. Prometo esfuerzo para que el país salga adelante”, señaló tras el encuentro.

 

 

Además, contó que durante la reunión no se habló de reforma laboral, pero sí de la necesidad de una reforma impositiva. “Macri nos deja un déficit fiscal de más de 7%”, apuntó y dijo que el 50% de la actividad industrial "está paralizada". 

En este sentido, destacó la necesidad de "poner de pie la industria en la argentina y dejar de maltratarla". 

Fernández participó del encuentro -que se desarrolló en la sede porteña de la UIA, ubicada en Avenida de Mayo 1145- acompañado por los colaboradores de su espacio Santiago Cafiero, Matías Kulfas y Cecilia Todesca.

"Tenemos muchos puntos en común con la UIA. Entendemos el problema que hay en el interior del país, que el campo es una pieza central. La UIA es muy importante. Hay que poner de nuevo de pie la industria en la Argentina y dejar de maltratarla", agregó Fernández.

 



Por su parte, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, dijo a la prensa que en el encuentro "todos hicieron preguntas o expresaron qué está pasando en el sector y sus preocupaciones por la coyuntura", a la vez que explicó que Fernández "habló de la mirada del futuro, muy similar a lo que estamos pensando nosotros".

Por otro lado, fue consultado sobre su participación en Córdoba en el coloquio de la entidad, del que se tuvo que retirar antes de que hablara el presidente Mauricio Macri.

En ese sentido, Acevedo aclaró que ya tenía previsto que debía viajar a Buenos Aires y dijo que "para nada se trató de un desaire ni nada por el estilo" dirigido hacia el jefe de Estado.