X
El Presidente cerró la "Marcha del Millón" con un discurso de contenido netamente emotivo. Show del #SíSePuede, ataques al peronismo y la promesa de que viene "el crecimiento y el alivio".
Por 19/10/2019 15:38

En el cierre de la llamada "Marcha del Millón", con la que el oficialismo va cerrando su campaña nacional, el presidente Mauricio Macri emitió un discurso de 25 minutos orientado a la emotividad ante una multitud reunida en la avenida 9 de Julio del centro porteño.

A los gritos y apelando una y otra vez al eslogan "Sí, se puede" y a ensalzar "la fuerza" de sus seguidores, el mandatario aseguró que "el esfuerzo no fue en vano" y prometió que ahora se inicia la etapa del "crecimiento y el alvio para los argentinos"; advirtió que no se quedará "callado" y que no dejará "que nos roben el futuro", atacó al peronismo sin nombrarlo y convocó a "votar" y a "fiscalizar" para "dar vuelta esta elección" y "dar vuelta para siempre la página de la frustración". 

 

Con Pichetto y Awada. Sin Vidal ni Carrió ni Cornejo ni Larreta, que lo presentó y se bajó.

 

Macri habló desde el escenario montado en el Obelisco mirando al norte de la Ciudad, acompañado por su esposa, Juliana Awada, y su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto. No estuvieron la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; la diputada Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, ni el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo. Tampoco el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que lo presentó y se bajó.

El jefe de Estado atacó, sin mencionarlo, a su adversario del Frente de Todos, Alberto Fernández. Fustigó la política del "dedito, el atril, la canchereada... esa forma de hacer política que no queremos los argentinos".

"No nos equivocamos cuando dijimos que el cambio no era imposible", dijo el Presidente y, en tono de epopeya, les hizo una serie de preguntas del estilo "¿creeemos que la Justicia puede ser independiente?" a sus seguidores para recibir el "´¡Sí!" en coro de la multitud. 

 

 

Este esfuerzo valió la pena" porque "hoy estamos mejor parados" para iniciar "una etapa de crecimiento, de mejor salario y de alivio para todos los argentinos", dijo Macri, en una réplica del discurso que viene repitiendo en todas las paradas del #SíSePuede Tour.

"No dejemos que las dificultades nos hagan olvidar de todo lo que logramos", agregó y pidió, "ahora más que nunca, sacar toda la fuerza para emprender el camino que falta".

"No dejemos que las dificultades nos hagan olvidar de todo lo que logramos."

A los gritos, Macri, otra vez apelando a la interacción con sus seguidores, dijo "estamos haciendo..." y la respuesta era "¡Historia!". Inmediatamente, bramó: "¡Tenemos que dar vuelta la elección!". Y convocó: "¡Todos a votar!" y "¡el domingo 27 a fiscalizar!". 

"Ustedes son la fuerza de este país. Se han hecho escuchar y han salido a la calle como nunca", ensalzó el Presidente, determinado a conectar con esa masa vestida de celeste y blanco con banderas y camisetas de Argentina. Y volvió a gritar para la arenga final: "¡Vamos a dar vuelta la página de la frustración para siempre! ¡Vamos a dar vuelta la elección y vamos a dar vuelta el futuro de este país!".

La presentación del candidato a la reelección por Juntos por el Cambio estaba prevista para las 17.30, pero los tiempos se fueron dilatando y pasadas las 17 el presidente del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, a cargo de la logística de la gira del #SíSePuede, anunció que la aparición del mandatario se demoraría a la espera de la llegada de manifestantes que se movilizaban desde los distintos barrios de la Capital Federal. A su lado, el jefe de Gabinete y campaña, Marcos Peña, arengaba con el otro eslogan del tour reeleccionista: "¡Esto se da vuelta!", gritaba el funcionario.

 

 

Cuando faltaban todavía dos horas para el acto, las primeras personas comenzaban a llegar al Obelisco con banderas argentinas y remeras estampadas con la leyenda "Sí, se puede", que identifica a la campaña del frente oficialista.

 

 

Además, la convocatoria a través de las redes sociales (especialmente, por Twitter) se instaló con fuerza durante la tarde con las tendencias #Obeliso y #19OLaMarchaDelMillón, que sirvió para que simpatizantes del Gobierno residentes en el exterior postearan fotos y videos de sus manifestaciones en distintas ciudades, como Sidney, Barcelona, Madrid y París, entre otras. En Nueva York, por ejemplo, un Batman macrista llamaba a "copar" la Gran Manzana y llamaba a concentrar en el monumento a San Martín del Central Park.

 

 

 

 

Como explicó Letra P, para el oficialismo, la convocatoria de este sábado no era una parada más en el plan de recorrer 30 ciudades en 30 días. Los organizadores esperaban más de 100 mil personas y una especie de clamor popular que alimente la leyenda "Sí, se puede" que el jefe de Gabinete y de campaña, Marcos Peña, volvió a instalar como leitmotiv proselitista. Casi un cierre de campaña anticipado.

 

 

La locación tenía un componente simbólico: Macri habló desde el monumento más reconocido de la Ciudad de Buenos Aires, el pago chico PRO que lo catapultó a la Casa Rosada y el distrito en el que, pese a la merma en imagen e intención de voto, aún conserva su principal capital político.