X
La secretaria de Género de la AJB reclamó un área de políticas de género en la justicia. Acceso igualitario a cargos, expulsión de jueces denunciados por abuso y el cumplimiento de la “Ley Micaela”.
Por 11/10/2019 20:52

Dar cuenta del Poder Judicial que se tiene y discutir el que se pretende a futuro. Ese será uno de los temas del taller que la secretaría de Género de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) impulsará en el encuentro feminista de este fin de semana en La Plata. Con múltiples reclamos aún sin ser atendidos, la titular del área de Género del gremio, Débora Bertone, sostuvo en diálogo con Letra P: “El Poder Judicial es machista en los fallos pero también hacia el interior”.

En ese sentido, recuerda -por un lado- la sentencia absolutoria para los acusados por el abuso sexual y el femicidio de Lucía Pérez, a la vez que exige el cumplimiento de la “Ley Micaela”, que establece la capacitación obligatoria en género y violencia contra las mujeres para todos los funcionarios públicos. Por otro lado, advierte que persiste la inequidad en el acceso a cargos, algo que se hace más nítido a la vez que la función es más encumbrada.

Más allá de esto, el trabajo activo del gremio en esta área logró para el sector la aplicación de la licencia laboral por violencia de género, mientras que también se consiguió el apartamiento de jueces denunciados por acoso sexual. En ese marco, uno de los objetivos a futuro es obtener un área de políticas de género en la Justicia.

 

POSICIÓN FRENTE AL ENCUENTRO. “Estamos convocando al Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias. Vamos al Encuentro con esta postura muy clara: que sostenemos el cambio de nombre del encuentro este año, que queremos que sea plurinacional, disidente y por el aborto legal”, sostuvo Bertone, para añadir: “Este año estuvimos participando desde la AJB de la comisión organizadora, con muchos debates. Tenemos una clara posición con la inclusión de las disidencias y la plurinacionalidad”.


 

-¿Qué Poder Judicial tienen? ¿Es un ámbito fuertemente patriarcal?

-Sí, totalmente. El Poder Judicial es machista, es patriarcal. Lo es en las sentencias, en los fallos, pero también hacia el interior, la relación laboral con las trabajadoras. En ese sentido, tenemos un montón de demandas. Hace muy poquito conquistamos la licencia laboral por violencia de género. La ley se aprobó en 2016 y falta la reglamentación. Nosotros necesitábamos que la Corte lo regule al interior. Esto se logró hace muy poco, luego de mucho exigir y mucha pelea, la Corte reguló la licencia para el interior del Poder Judicial. Más allá de esto, tenemos otras demandas que tienen que ver con la modificación de las licencias, con la eliminación de las violencias dentro del Poder Judicial y el acceso igualitario a cargos y funciones.

-¿Tienen alguna cifra en este sentido?

-Lo que tenemos es que los cargos con mayor jerarquía están ocupados mayoritariamente por varones. De hecho, la Corte Suprema tiene una sola mujer, en Casación también hay una sola mujer. En esos cargos de mayor jerarquía se reduce la presencia femenina.

 


 

-¿En qué tipo de fallos se observa con mayor claridad la persistencia de una justicia patriarcal?

-Uno de los más emblemáticos es el de Lucía Pérez, de Mar del Plata. Son fallos totalmente estigmatizantes de la víctima, poniendo el acento siempre en culpabilizar a la víctima, sin una perspectiva de género. Teniendo en cuenta esto, estamos exigiendo fuertemente que se cumpla dentro del Poder Judicial la Ley Micaela, que tiene que ver con la capacitación y formación obligatoria para todos los agentes del Estado. Además, en el Poder Judicial de la provincia tiene que haber un área de políticas de género en el marco de la Corte y la Procuración, donde se diseñe y discuta la política de género para el Poder Judicial y donde tiene que haber participación de las trabajadoras a través del sindicato. Eso que tal vez existe en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que está la Oficina de la Mujer.

-¿Está el presupuesto para eso?

-Cuando hablamos de políticas de género también hablamos de la necesidad de contar con presupuesto, nombramiento de personal, que los equipos técnicos en el área de familia esté integrado por profesionales, como corresponde.

-¿Se está lejos de eso?

-Hicimos una presentación ante la Corte en 2016 pidiendo la regulación de la licencia laboral por violencia de género y en ese mismo proyecto también hacíamos hincapié en esta área de política de género, se viene discutiendo en la Corte. También estamos exigiendo un ámbito paritario formal para discutir todas estas cuestiones.

 

 

-¿Se está avanzando con el apartamiento de la justicia de aquellos magistrados sospechados de acoso y abuso?

-Es una de las políticas fuertes que tenemos, la exigencia de la expulsión de los magistrados que ejercen violencia. Estamos exigiendo que se ponga fecha para el jury al juez de familia (Claudio) García de Olavarria, que fue denunciado por el sindicato en representación de una de las compañeras víctimas que están denunciadas por acoso sexual y violencia laboral. Después de mucho batallar y respuestas a lo largo de dos años de la Corte en donde muchas veces se lo protegió, logramos el apartamiento de su cargo, logramos que la compañera esté trabajando en su ámbito laboral y logramos llevarlo al jury, que se acepten los cargos planteados -acoso sexual y violencia laboral- y que hoy estemos pronto a la expulsión de ese magistrado con la audiencia del jury.

-En el ámbito gremial, más allá del área relativa a género, ¿se advierte una mayor participación de la mujer en las decisiones?

-En nuestro sindicato ha crecido mucho la participación de las compañeras y la tarea de la Secretaria de Género ha tenido que ver con eso. Por supuesto, también la decisión política del gremio, que sostiene muy fuertemente las políticas de género, ha favorecido a que se sumen compañeras. Todavía nos falta ganar más espacios y también esta pelea por la igualdad, que también la damos al interior del sindicato. Se sumaron muchas compañeras y también tenemos muchas otras en cargos de máxima responsabilidad, con lo cual nos hemos hecho camino las mujeres dentro de la organización.