X
Tuvo una complicación tras las heridas que sufrió hace una semana. Su recuperación será más lenta y su ausencia del foco de atención puede jugarle en contra.
Redacción 13/09/2018 14:09

El candidato de la derecha dura para las presidenciales brasileñas del 7 y 28 de octubre, Jair Bolsonaro, debió ser operado de urgente por segunda vez debido a una complicación de las heridas que sufrió el jueves 6, cuando un hombre lo atacó con un cuchillo. Según los médicos, evoluciona satisfactoriamente, pero su ausencia en la campaña será más larga que la prevista, algo que puede jugarle en contra.

Internado en el Hospital Albert Einstein de San Pablo, el diputado y ex capitán del Ejército fue operado en la noche del miércoles por una obstrucción intestinal y regresó a terapia intensiva.

En la mañana de este jueves, el sanatorio informó que el paciente "evoluciona bien”.

Según los médicos, Bolsonaro presentó una inflamación en el abdomen y, tras la realización de una tomografía, se decidió volver a operarlo, procedimiento que duró dos horas.

Su hijo Flávio Bolsonaro saludó su recuperación y dijo que es fuerte "como un caballo".

 

 

Según la última encuesta de intención de voto divulgada por Ibope, tras el atentado el presidenciable de la ultraderecha subió de 22 a 26%. Otro sondeo de referencia, el de Datafolha, le había dado una mejora más modesta: de 22 a 24%.

Lo saliente, en tanto, es que, según Ibope, se va reduciendo el nivel de rechazo a Bolsonaro, que ya se encuentra en empate técnico para un segundo turno con cualquiera de sus posibles rivales. Hasta ahora, perdía en todos esos escenarios.

Sin embargo, la prolongación de su ausencia en la campaña, tanto en actos públicos como en apariciones en los medios, podría jugarle en  contra, señalan analistas.

Otra operación a Bolsonaro suma zozobra a la campaña brasileña

Tuvo una complicación tras las heridas que sufrió hace una semana. Su recuperación será más lenta y su ausencia del foco de atención puede jugarle en contra.

El candidato de la derecha dura para las presidenciales brasileñas del 7 y 28 de octubre, Jair Bolsonaro, debió ser operado de urgente por segunda vez debido a una complicación de las heridas que sufrió el jueves 6, cuando un hombre lo atacó con un cuchillo. Según los médicos, evoluciona satisfactoriamente, pero su ausencia en la campaña será más larga que la prevista, algo que puede jugarle en contra.

Internado en el Hospital Albert Einstein de San Pablo, el diputado y ex capitán del Ejército fue operado en la noche del miércoles por una obstrucción intestinal y regresó a terapia intensiva.

En la mañana de este jueves, el sanatorio informó que el paciente "evoluciona bien”.

Según los médicos, Bolsonaro presentó una inflamación en el abdomen y, tras la realización de una tomografía, se decidió volver a operarlo, procedimiento que duró dos horas.

Su hijo Flávio Bolsonaro saludó su recuperación y dijo que es fuerte "como un caballo".

 

 

Según la última encuesta de intención de voto divulgada por Ibope, tras el atentado el presidenciable de la ultraderecha subió de 22 a 26%. Otro sondeo de referencia, el de Datafolha, le había dado una mejora más modesta: de 22 a 24%.

Lo saliente, en tanto, es que, según Ibope, se va reduciendo el nivel de rechazo a Bolsonaro, que ya se encuentra en empate técnico para un segundo turno con cualquiera de sus posibles rivales. Hasta ahora, perdía en todos esos escenarios.

Sin embargo, la prolongación de su ausencia en la campaña, tanto en actos públicos como en apariciones en los medios, podría jugarle en  contra, señalan analistas.