X
El ex secretario de Política Económica aseguró que el Gobierno cosechó una “profunda desconfianza” de los mercados en los últimos tres meses y criticó sus políticas de ajuste.
Por 29/08/2018 13:20

El ex secretario de Política Económica Roberto Feletti aseguró que la decisión del Gobierno de pedir un adelanto de dinero al Fondo Monetario Internacional (FMI) para calmar los mercados es “un producto del fracaso económico” ante una situación cambiaria “insostenible”.     

En diálogo con Letra P, el secretario de Hacienda de La Matanza analizó el mensaje de Mauricio Macri y consideró que sus palabras “no cambian” el complicado escenario económico. “Lo que dijo el Presidente hoy es la nada misma porque es algo que ya estaba escrito”, evaluó en referencia a la carta de intención con ese organismo y al cronograma de desembolso de dinero.

Además, Feletti enumeró una serie de medidas para frenar la fuga de capitales, bajar la inflación, reactivar el mercado interno y generar la confianza en los mercados.

 

 

-¿Qué análisis hace de la decisión del Gobierno de pedir un adelanto de fondos al FMI para calmar a los mercados?

-Los anuncios no cambian nada porque es adelantar los fondos que ya estaban estipulados en la carta de intención del FMI, que avaló muy fuertemente ese organismo para evitar el default. Macri habla de un adelanto acelerado de esos fondos y eso es producto del fracaso de su modelo económico. La situación cambiaria no se sostiene. La Argentina ya perdió 8.500  millones de dólares en 60 días, de los 15 mil que llegaron en junio. Seguramente el Fondo le debe exigir al Gobierno que frene esa fuga y que evite el default. Lo que dijo el Presidente hoy es la nada misma porque es algo que ya estaba escrito. Es posible que le adelanten el cronograma de desembolsos, pero el problema es cómo hace sustentable el sector externo argentino. Así no hay Fondo Monetario que aguante.

-¿Cree que el mercado cambiario se tranquilizará y el dólar cortará su racha alcista?

-Veremos qué pasa… lo que ahora está teniendo el Gobierno, en los últimos tres meses, es una profunda desconfianza de los agentes económicos. Esa desconfianza se refleja en tres cosas: la caída de la cotización de los títulos soberanos argentinos, que se traduce en el aumento del riesgo país; la corrida contra las acciones argentinas que provocó que el merval haya perdido 20% en tres meses; y la desconfianza en el peso argentino. Ahora, los operadores económicos no le creen nada al Gobierno y por eso se desprenden de todos los títulos argentinos.

"Hay que frenar la salida de dólares para atesoramiento a través de algún tipo de regulación, que podrá ser mejor o peor que el cepo. Pero no puede ser que al país se le hayan ido más de 20 mil millones de dólares en un semestre".

-Si usted fuera ministro de Economía, ¿cuáles serían las primeras medidas que tomaría para salir de esta crisis económica?

-Creo que lo primero que hay que hacer es regular el sector externo porque no se puede seguir permitiendo que todo peso que circula excedente se vaya del país. Esto implica administrar el comercio para frenar este ingreso descontrolado de importaciones que tiene la Argentina y que está dañando mucho a la industria. Además, hay que frenar la salida de dólares para atesoramiento a través de algún tipo de regulación, que podrá ser mejor o peor que el cepo. Pero no puede ser que al país se le hayan ido más de 20 mil millones de dólares en un semestre. Hay que corregir la apertura financiera y comercial que el Gobierno ha hecho porque el mundo ya no la sostiene. En el marco de una guerra comercial, tener una economía abierta nos lleva a chocar de lleno en la situación internacional. Otra cosa que hay que hacer es producir un shock de demanda interna, es decir, una recomposición de los ingresos populares vía salarios y jubilaciones para que la gente abandone una economía de subsistencia y reactive el mercado interno.

-¿Cómo se hace para aumentar las reservas del Banco Central?

-Por lo pronto, hay que impedir que se sigan cayendo y después vemos cómo generar ese aumento. Esa lógica de que los exportadores no tienen obligación de liquidarle divisas al Banco Central es una cosa insólita. No ocurrió ni en los períodos más duros de la dictadura. Acá tiene que haber una obligación de liquidar esas divisas. También habrá que discutir con los sectores agropecuario, minero y energético cuál es la tasa de rentabilidad que ellos tiene y cuál es el compromiso de inversión. El Gobierno les recompuso enormemente la tasa de ganancias a esos sectores, pero no tuvimos un solo dólar de inversión.

-¿Qué medidas hay que tomar para bajar la inflación?

-Nunca se bajó la inflación por políticas monetarias y fiscales. Creo que hay que sentar a los actores a una mesa de discusión y armar un gran acuerdo sobre las políticas de salarios, tarifas, y precios de alimentos. A partir de ahí, estoy seguro de que vamos a tener un piso macroeconómico para empezar a ordenar el tema de los precios. Sin embargo, el Gobierno está aferrado a seguir con su política de ajuste monetario y fiscal para cerrar la brecha externa. Cree que va a solucionar la falta de dólares con el enfriamiento de la economía, pero eso nunca sucedió. Eso lo intentó la Alianza y terminó muy mal.