X
A los 94 años y luego de 42 años de búsqueda, falleció sin poder encontrar a Clara Anahí, su nieta arrebatada por genocidas. El velorio será en el Consejo Superior de la UNLP.
Redacción 21/08/2018 7:54

Incansable. Así fue la búsqueda de María Isabel “Chicha” Chorobik, la abuela que murió sin poder encontrar a su nieta Clara Anahí, arrebatada por los genocidas durante la última dictadura cívico militar.  

“Chicha” fue fundadora y segunda presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, murió este domingo a los 94 años, tras sufrir un ACV el pasado 11 de agosto.

 

 

Su cuerpo será velado en la sala de Consejo Superior de la Universidad Nacional de La Plata,  ubicada en el Rectorado de 7 y 47 desde las 7.30.

Durante 42 años buscó incansablemente a Clara Anahí Mariani, quien fue apropiada por los militares en noviembre de 1976 cuando apenas tenía tres meses, tras el ataque a la casa de La Plata en la que vivía con sus padres, Daniel Mariani y Diana Teruggi, ambos militantes de Montoneros, que fueron asesinados.

 

 

En 1977, Mariani y Alicia Licha Zubasnabar de De la Cuadra decidieron crear una organización de abuelas para buscar a sus nietos desaparecidos. El organismo se construyó con la esperanza de localizar a los más de 400 bebés y niños robados en plena dictadura.

En 1996, Mariani fundó además la Asociación Anahí, un organismo que promueve, sostiene y defiende la plena vigencia de los derechos humanos.

Nunca se cansó de exigirle a los genocidas enjuiciados que dijeran lo que sabían del paradero de su nieta. Tuvo que soportar la saña del represor Miguel Etchecolatz, quien dijo que sabía dónde estaba Clara Anahí, pero jamás aportó un dato.

 

 

“Tengo esperanzas de que va a aparecer, aunque yo no la vea”, señaló “Chicha” en una de las tantas entrevistas que ofreció a lo largo de su lucha.

En un breve comunicado de prensa, Abuelas despidió a la histórica luchadora.

"Despedimos con enorme tristeza a quien fuera compañera de Abuelas de Plaza de Mayo y actual presidenta de la fundación Clara Anahí. Una mujer fundamental en los inicios de la búsqueda de los niños y niñas apropiados por el terrorismo de Estado y un símbolo de la lucha por los derechos humanos. (...) Querida Chicha, la seguiremos buscando, junto a todos los nietos y nietas que faltan", expresó la asociación.