X
El fiscal Álvaro Garganta aclaró que no fue dado de baja el protocolo oficial vigente y que su polémica resolución estaba dirigida a las fuerzas de seguridad.
Redacción 10/08/2018 16:02

Las escuelas del departamento judicial de La Plata que sean blancos de amenazas de bombas seguirán aplicando el protocolo de evacuación vigente, ya que el fiscal Álvaro Garganta, aclaró que la polémica resolución que había notificada a la Dirección General de Escuelas (en la que se establecía el desalojo solo ante el hallazgo de un artefacto explosivo) estaba dirigida a las fuerzas de seguridad a cargo de las inspecciones de los edificios educativos.

El fiscal dispuso que ante cada nuevo llamado los agentes de la Dirección Provincial de Explosivos realizarán los procedimientos correspondientes para descartar la amenaza y, de no hallar material explosivo, las clases continuarán su curso con normalidad.

 

 

En una nueva resolución, aclaró que “como no podría ser de otra manera es sin perjuicio, de las medidas y/o utilización de protocolos, que la Dirección de Escuelas a su digno cargo estime pertinente tomar ante estos eventos, en los establecimientos que resultan amenazados”.

La marcha atrás del fiscal fue confirmada a Letra P por voceros oficiales de la cartera educativa bonaerense, quienes se vieron involucrados en una polémica resolución de la que resultan ajenos.

 

 

Los municipios de La Plata, Berisso y Ensenada padecen desde comienzos del ciclo lectivo en curso una ola de amenazas de bombas en gran parte de las escuelas. Pese a los allanamientos en la casa de los bromistas detectados y las advertencias públicas de severas sanciones, nada parece ponerle coto a la situación.

Marcha atrás: seguirán evacuando escuelas bonaerenses ante amenazas de bomba

El fiscal Álvaro Garganta aclaró que no fue dado de baja el protocolo oficial vigente y que su polémica resolución estaba dirigida a las fuerzas de seguridad.

Las escuelas del departamento judicial de La Plata que sean blancos de amenazas de bombas seguirán aplicando el protocolo de evacuación vigente, ya que el fiscal Álvaro Garganta, aclaró que la polémica resolución que había notificada a la Dirección General de Escuelas (en la que se establecía el desalojo solo ante el hallazgo de un artefacto explosivo) estaba dirigida a las fuerzas de seguridad a cargo de las inspecciones de los edificios educativos.

El fiscal dispuso que ante cada nuevo llamado los agentes de la Dirección Provincial de Explosivos realizarán los procedimientos correspondientes para descartar la amenaza y, de no hallar material explosivo, las clases continuarán su curso con normalidad.

 

 

En una nueva resolución, aclaró que “como no podría ser de otra manera es sin perjuicio, de las medidas y/o utilización de protocolos, que la Dirección de Escuelas a su digno cargo estime pertinente tomar ante estos eventos, en los establecimientos que resultan amenazados”.

La marcha atrás del fiscal fue confirmada a Letra P por voceros oficiales de la cartera educativa bonaerense, quienes se vieron involucrados en una polémica resolución de la que resultan ajenos.

 

 

Los municipios de La Plata, Berisso y Ensenada padecen desde comienzos del ciclo lectivo en curso una ola de amenazas de bombas en gran parte de las escuelas. Pese a los allanamientos en la casa de los bromistas detectados y las advertencias públicas de severas sanciones, nada parece ponerle coto a la situación.