CRISIS Y VIOLENCIA EN NICARAGUA

Daniel Ortega arriesga y rechaza adelantar las elecciones

Dio por tierra con la principal pretensión opositora. Estados Unidos evacuó al personal no esencial de su embajada.

El Gobierno de Nicaragua rechazó anticipar las elecciones presidenciales, previstas 2021, a marzo de 2019, lo que prenuncia la prolongación de una crisis que incluyó desde abril una ola de protestas callejeras y una dura represión.

 

En una manifestación sandinista en Managua, la capital del país, el jefe de Estado, Daniel Ortega, señaló que "las reglas aquí las pone la Constitución de la República a través del pueblo y no pueden ser cambiarlas de la noche a la mañana solo porque se le ocurrió a un grupo de golpistas".

 

La postura fue luego ratificada por representantes del Gobierno.

 

Amplios sectores de la oposición -incluido Humberto Saavedra, hermano de Daniel Ortega y ex jefe del Ejército; la Iglesia nicaragüense; el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; y Estados Unidos abogan por esa salida a la crisis.

 

El Episcopado local llamó a retomar el diálogo político a partir de este lunes.

 

La ola de protestas se desató tras una propuesta oficial de reforma previsional que, aunque fue retirada debido a las presiones sociales, derivó en un amplio movimiento en pos de la salida de Ortega del poder.

 

La represión oficial incluyó, según se ha denunciado, la participación de fuerzas parapoliciales y dejó, según fuentes opositoras, hasta 315 muertos.

 

Ante la peligrosidad de las situación, el Gobierno estadounidense decidió el viernes evacuar a todo el personal no esencial de sus familias junto con sus familias.

 

Sí, solamente seguirán en funciones en Nicaragua el embajador estadounidense y algunos altos funcionarios de la representación diplomática, a quienes, sin embargo, se les recomendó “permanecer en sus casas y evitar desplazamientos no esenciales” de noche.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar