EL PACTO CON EL FMI

Charlas reservadas y tensión entre ministros por el ajuste a las provincias

El Ejecutivo no logra afinar los números de los recortes que deberán asimilar Larreta y Vidal. La quita en asignaciones familiares disparó internas por falta de aviso. Primeros contactos con Córdoba.

En medio de una nueva tormenta interna dentro de Cambiemos por los “inconsultos” recortes a las asignaciones familiares que el Gobierno le aplicó a las provincias del sur y a ciudades del norte del país, la Casa Rosada profundizó este lunes la negociación de la frazada corta del recorte fiscal en dos frentes paralelos, con tres de los cinco distritos más importantes. Por un lado, el secretario de Provincias y Municipios del Ministerio del Interior, Alejandro Caldarelli, y su par de Hacienda, Rodrigo Pena, mantuvieron una reunión formal con el ministro de Finanzas de Córdoba, Osvaldo Giordano, mientras el presidente Mauricio Macri concluía una visita oficial a esa provincia, donde se mostró con el mandatario mediterráneo Juan Schiaretti.

 

A la par de ese movimiento, continuaron los “diálogos reservados” entre la Casa Rosada y los negociadores de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, por la dimensión del ajuste que deberán asumir.

 

 

NUEVA DISPUTA: ASIGNACIONES FAMILIARES. A pesar de la densidad que encierra el tironeo sobre la transferencia de la órbita federal a la provincial de los subsidios a los servicios públicos, la negociación con los estados provinciales empeoró este fin de semana, cuando distintos caciques se enteraron el viernes pasado, mediante el Boletín Oficial, de la aplicación del decreto 702/18, que cambió drásticamente el piso y techo de los salarios de los trabajadores asalariados para percibir asignaciones familiares, junto a la eliminación del “plus por zona desfavorable”, que implicará un ajuste de 6.000 millones de pesos para el Estado Nacional, pero un duro impacto para los asalariados de las provincias patagónicas, norteñas y del centro, como Mendoza, cuyos voceros ya pusieron el grito en el cielo. Según confiaron a Letra P distintos funcionarios provinciales, “nunca fueron consultados sobre esa medida”. La expresión de malestar ya tronó en los oídos de los negociadores de las carteras de Hacienda e Interior, que tampoco habrían tenido esa variable en el “set de medidas” para negociar. Algunos lo hicieron público, como la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone

 

 

 

A pesar del silencio oficial al respecto del malestar provincial, ése será el contexto de la visita que realizará este martes Frigerio a la provincia de Jujuy, gobernada por el radical Gerardo Morales, que también se sumó al coro de mandatarios molestos por el recorte de las asignaciones, luego de haberse quejado públicamente porque el Ejecutivo no postergó el esquema de reducción de retenciones al agro: un punto que no sólo divide al Gabinete que rodea a Macri, sino a la alianza gobernante.

 

 

 

EL TIRONEO BONAERENSE. En medio de esa puja federal, en Balcarce 50 confiaron a Letra P que habría una primera aproximación respecto al total de los fondos que resignaría la Provincia de Buenos Aires para hacerse cargo de una porción del recorte presupuestario para el año próximo. “Le planteamos a las provincias que absorban 25.000 millones de los 75.000 millones de subsidios al transporte público. En ese esquema, Buenos Aires se haría cargo de 15.000 millones” detalló una fuente consultada de Casa de Gobierno, aunque el total dista de los números que manejan cerca de Vidal.

 

 

 

“No podríamos decir que llegamos a un acuerdo final, pero tenemos una primera aproximación. Nos haríamos cargo de 25 mil millones de pesos, para financiar subsidios del transporte, de consumo de electricidad y de la tarifa social de AySA”, detalló un alto funcionario bonaerense en referencia al total del tironeo más determinante dentro de la ecuación que diseña el ministro de Hacienda, Nicolás Duovne y el titular de la cartera de Interior, Rogelio Frigerio para recortarle 300.000 millones de pesos al presupuesto nacional, en una distribución de costos donde el Estado Nacional se hace cargo de un ajuste de 200.000 millones de pesos y las provincias de 100.000 millones.

 

 

 

CÓRDOBA. En el caso mediterráneo, los funcionarios de Schiaretti ya denunciaron públicamente que el ajuste rige desde el año pasado y que Córdoba ha sido perjudicada con una reducción de 326 millones de pesos en el envío de partidas presupuestarias discrecionales, una cifra que podría ser mucho mayor en vista de la inflación de los últimos 12 meses.

 

 

 

Parte de esas diferencias fueron parte de la negociación entre Caldarelli, Pena y Giordano. “Es falsa la queja de los cordobeses, si se suman las transferencias automáticas y discrecionales, el incremento de los envíos supera el 40%, argumentaron cerca del Patio de las Palmeras, aunque no pudieron detallar cómo seguirá la agenda de reuniones con ministros provinciales. El giro no es menor: hasta que el Gobierno no había resuelto la reducción de las asignaciones familiares por decreto, los pronósticos no parecían tan brumosos.

 

El presidente Javier Milei.
Margarita Stolbizer, diputada de HCF. Autora de un proyecto para juzgar en ausencia, que se aplicaría en el caso  AMIA. 

También te puede interesar