X
Ormachea, el presidente de Tecpetrol, la petrolera de Techint, es el hombre que entusiasma al Gobierno con el yacimiento neuquino y la exportación “masiva” de gas. El plan “embanderamiento”.
Por 25/07/2018 16:04

El presidente Mauricio Macri tiene una obsesión circunstancial: la idea de que Argentina será, en breve, exportador de energía al mundo de la mano del shale de Vaca Muerta. Lo dijo en cada una de sus apariciones públicas recientes, la última, el discurso en el aniversario de la Bolsa de Comercio. Levantó aplausos, pero la mayoría desconoce dónde se funda el entusiasmo del mandatario y sus ministros por las perspectivas. “Puede haber una exportación masiva de gas”, disparó Carlos Ormachea, jefe de Tecpetrol, la firma del holding Techint. Y agregó que “hace un año, nuestra producción allí era cero. Hoy inyectamos al sistema 8,5 millones de metros cúbicos de gas diarios y habrá otros cinco. Es el 10% de la producción total de Argentina”. Un breve silencio y de nuevo aplausos, esta vez para la mano derecha de Paolo Rocca en materia energética, el hombre que convenció al Gobierno de que Argentina tiene razones técnicas para creer en la independencia energética. La platea de ejecutivos y socios del Rotary Club miraba algo asombrada los números que proyectaba Ormachea en una pantalla, mientras degustaba el pollo agridulce servido en el típico almuerzo de los miércoles con figuras de la política y las empresas.

 

Macri recibió en 2017 a Rocca y Ormaechea, sentado al lado del ex ministro Aranguren. 

 

Ormachea es el brazo técnico de Rocca en la materia y lleva más de 30 años en la organización. Fue quien acompañó al italiano a una reunión con Macri el año pasado. Allí le anunciaron al mandatario una inversión de U$2.300 millones en el no convencional de Vaca Muerta. Este año, a poco de iniciadas las operaciones, los mismos ejecutivos le acercaron al Presidente los números que lo motivaron para difundir la situación del yacimiento neuquino, en el que Tecpetrol opera Fortín de Piedra, un área 100% Techint.

“El contexto político y financiero cambió. Antes, este tipo de proyectos era imposible”, resaltó el CEO y consideró que “el Gobierno se está moviendo en la dirección correcta” en el sector de la energía.

Ormachea no está solo en la decisión de Techint de embanderarse detrás de Vaca Muerta. El brazo más político de la compañía, que también interactúa llevando mensajes de la evolución del shale al Gobierno, es el histórico dirigente de la UIA Luis Betnaza, también socio del Rotary.

La idea de acompañar al Gobierno en el tema por parte de Techint puso incluso al CEO de Tecpetrol a mojarles las orejas a los competidores, reclamando mayores desembolsos en una zona donde las petroleras históricas como YPF y PAE, entre otras, vienen trabajando hace casi un década con apuestas fuertes en dinero. “Necesitamos más inversores en el área”, explicó en el Rotary. Algo parecido a la cruzada que el ex CEO de YPF Miguel Galuccio encaró durante el kirchnerismo. Por entonces, pocos le llevaron el apunte en que había que inyectar, entre ellos, Tecpetrol.

 

 

Ormachea criticó con fuerza a los subsidios que el Gobierno otorga al desarrollo de energías renovables. “Compiten con nuestro negocio”, aseguró. Este último punto es llamativo: Techint tiene en Fortín de Piedra el único yacimiento del país con precio subsidiado por el Estado. Cuando Juan José Aranguren aún era ministro de Energía, le firmó la aplicación a la Resolución 46, que le otorga un precio de U$S7,5 por millón de BTU, cuando el promedio para la competencia es de U$S4,80. Es ésta una de las razones que explican por qué en un año brotó gas a granel de Fortín de Piedra. Y da la pauta, además, de la cruzada que juega Techint con Tecpetrol en tándem con el Gobierno en Vaca Muerta.

 

Ormachea, en el almuerzo del Rotary Club. 

“Saben trabajar, pero no son los Bulgheroni”, sintetizó una alta fuente privada a Letra P para graficar lo que genera este perfil alto de Tecpetrol entre los gigantes del petróleo. Ese “saben trabajar” elogia la facilidad para hacer negocios de Rocca, las gestiones políticas de Betnaza y la conformación de un equipo especial para Vaca Muerta y Fortín de Piedra. Ese grupo de gente terminó comandado por Pablo Iuliano, quien fuera gerente de No Convencionales de YPF en los años de Galuccio como CEO de la compañía.

Por último y sin aceptar conversaciones con la prensa presente, Ormachea tuvo algunas consideraciones sobre Aranguren. “Tengo respeto por su gestión, me daba cierta seguridad”, dijo y concluyó que valora "su aporte" porque “tuvo que poner la cara con la recomposición de tarifas". 

El predicador de la Vaca que le vendió a Macri la independencia energética

Ormachea, el presidente de Tecpetrol, la petrolera de Techint, es el hombre que entusiasma al Gobierno con el yacimiento neuquino y la exportación “masiva” de gas. El plan “embanderamiento”.

El presidente Mauricio Macri tiene una obsesión circunstancial: la idea de que Argentina será, en breve, exportador de energía al mundo de la mano del shale de Vaca Muerta. Lo dijo en cada una de sus apariciones públicas recientes, la última, el discurso en el aniversario de la Bolsa de Comercio. Levantó aplausos, pero la mayoría desconoce dónde se funda el entusiasmo del mandatario y sus ministros por las perspectivas. “Puede haber una exportación masiva de gas”, disparó Carlos Ormachea, jefe de Tecpetrol, la firma del holding Techint. Y agregó que “hace un año, nuestra producción allí era cero. Hoy inyectamos al sistema 8,5 millones de metros cúbicos de gas diarios y habrá otros cinco. Es el 10% de la producción total de Argentina”. Un breve silencio y de nuevo aplausos, esta vez para la mano derecha de Paolo Rocca en materia energética, el hombre que convenció al Gobierno de que Argentina tiene razones técnicas para creer en la independencia energética. La platea de ejecutivos y socios del Rotary Club miraba algo asombrada los números que proyectaba Ormachea en una pantalla, mientras degustaba el pollo agridulce servido en el típico almuerzo de los miércoles con figuras de la política y las empresas.

 

Macri recibió en 2017 a Rocca y Ormaechea, sentado al lado del ex ministro Aranguren. 

 

Ormachea es el brazo técnico de Rocca en la materia y lleva más de 30 años en la organización. Fue quien acompañó al italiano a una reunión con Macri el año pasado. Allí le anunciaron al mandatario una inversión de U$2.300 millones en el no convencional de Vaca Muerta. Este año, a poco de iniciadas las operaciones, los mismos ejecutivos le acercaron al Presidente los números que lo motivaron para difundir la situación del yacimiento neuquino, en el que Tecpetrol opera Fortín de Piedra, un área 100% Techint.

“El contexto político y financiero cambió. Antes, este tipo de proyectos era imposible”, resaltó el CEO y consideró que “el Gobierno se está moviendo en la dirección correcta” en el sector de la energía.

Ormachea no está solo en la decisión de Techint de embanderarse detrás de Vaca Muerta. El brazo más político de la compañía, que también interactúa llevando mensajes de la evolución del shale al Gobierno, es el histórico dirigente de la UIA Luis Betnaza, también socio del Rotary.

La idea de acompañar al Gobierno en el tema por parte de Techint puso incluso al CEO de Tecpetrol a mojarles las orejas a los competidores, reclamando mayores desembolsos en una zona donde las petroleras históricas como YPF y PAE, entre otras, vienen trabajando hace casi un década con apuestas fuertes en dinero. “Necesitamos más inversores en el área”, explicó en el Rotary. Algo parecido a la cruzada que el ex CEO de YPF Miguel Galuccio encaró durante el kirchnerismo. Por entonces, pocos le llevaron el apunte en que había que inyectar, entre ellos, Tecpetrol.

 

 

Ormachea criticó con fuerza a los subsidios que el Gobierno otorga al desarrollo de energías renovables. “Compiten con nuestro negocio”, aseguró. Este último punto es llamativo: Techint tiene en Fortín de Piedra el único yacimiento del país con precio subsidiado por el Estado. Cuando Juan José Aranguren aún era ministro de Energía, le firmó la aplicación a la Resolución 46, que le otorga un precio de U$S7,5 por millón de BTU, cuando el promedio para la competencia es de U$S4,80. Es ésta una de las razones que explican por qué en un año brotó gas a granel de Fortín de Piedra. Y da la pauta, además, de la cruzada que juega Techint con Tecpetrol en tándem con el Gobierno en Vaca Muerta.

 

Ormachea, en el almuerzo del Rotary Club. 

“Saben trabajar, pero no son los Bulgheroni”, sintetizó una alta fuente privada a Letra P para graficar lo que genera este perfil alto de Tecpetrol entre los gigantes del petróleo. Ese “saben trabajar” elogia la facilidad para hacer negocios de Rocca, las gestiones políticas de Betnaza y la conformación de un equipo especial para Vaca Muerta y Fortín de Piedra. Ese grupo de gente terminó comandado por Pablo Iuliano, quien fuera gerente de No Convencionales de YPF en los años de Galuccio como CEO de la compañía.

Por último y sin aceptar conversaciones con la prensa presente, Ormachea tuvo algunas consideraciones sobre Aranguren. “Tengo respeto por su gestión, me daba cierta seguridad”, dijo y concluyó que valora "su aporte" porque “tuvo que poner la cara con la recomposición de tarifas".