X

Si Macri le pidiera que fuera candidata a presidenta, Vidal le diría "que no"

Lo dijo la gobernadora frente al Círculo Rojo, en el Rotary. Y reforzó: "No soy candidata en 2019". Primero había asegurado que el jefe de Estado "va a reelegir".
Redacción 30/05/2018 14:44

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, sorprendió este miércoles al Círculo Rojo reunido para escucharla en el Rotary Club porteño con una definición de alto impacto: Si Mauricio Macri le pidiera que fuera candidata a presidenta en 2019, la mandataria, plan B de la alianza Cambiemos para las elecciones de 2019 en caso de que el jefe de Estado no pudiera revertir la caída que registra su popularidad y debiera archivar el proyecto de su reelección, le diría "que no".

Por si quedaban dudas, la mandataria completó: "Voy a romper con la lógica de que el gobernador es candidato a presidente. No soy candidata en 2019".

Vidal soltó esa bomba, que detona en un escenario de inestabilidad de los planes electorales originales del oficialismo, luego de expresar su certeza de que "Mauricio va a reelegir".

 

 

Con esa frase, la gobernadora dejó con la boca abierta a la audiencia de CEOs que la escuchaba y que ve en ella un reaseguro del proyecto que, pese a todo, sigue siendo, para el poder económico, la esperanza de mantener a raya al kirchnerismo. 

El PRO ya había lanzado -antes de la crisis financiera/corrida/devaluación de abril que empujó al Gobierno a las fauces del FMI- la campaña por la reelección de sus tres fantásticos. Horacio Rodríguez Larreta había, incluso, descripto como "lo natural" el escenario de continuidad de él en la Ciudad, Macri en la Casa Rosada y Vidal en la gobernación bonaerense. Pero la mandataria provincial había evitado definiciones sobre sus planes electorales.

La frase que dejó caer, como a la pasada, en el cierre de su discurso motivacional frente a los dueños del dinero de la Argentina, supone una postura de altísima relevancia política: Vidal, según ella misma, no aceptaría ser rueda de auxilio del proyecto macrista en caso de debacle política del Presidente. Indirectamente, habilita a presumir sobre sus intenciones de ir por un nuevo mandato en la provincia.

En la platea de dueños que la seguía sorprendió el tenor de la definición, que sonó casi a gesto de rebeldía: "Le digo que no", dijo Vidal, abriendo una posibilidad -la de la desobediencia- que acaso no existiera en el imaginario de los estrategas del oficialismo.