X

Entrevista con el vampiro: Caputo explicó la corrida ante el banco que la inició

El CEO del JP Morgan le pidió al ministro de Finanzas “un balance de la situación turbulenta” y hasta se animó a consultarle “por qué no fueron antes al FMI”. Qué dijo el funcionario.
Por 21/05/2018 16:58

“No necesita mucha presentación, pero les aseguró que, por lo que pude hablar con funcionarios, él fue el artífice central que logró detener la turbulencia”. Facundo Gómez Minujín, el presidente del JP Morgan, introdujo así al ministro de Finanzas, Luis “Toto” Caputo, en el marco de un charla íntima que mantuvieron ante más de 200 empresas en el evento de celebración del centenario de AmCham, la cámara que agrupa a las empresas estadounidenses. El público aplaudió con algo de energías, estimulado por la alocución del hijo de la célebre artista plástica. Las paradojas del destino y la organización hicieron que el jefe de la entidad que hace más de 15 días dolarizó sus posiciones en Lebacs dando inicio a la corrida cambiaria, fuera el entrevistador circunstancial de uno de los funcionarios que la padeció.

La especulación legal del banco con las letras del Banco Central (BCRA) es objeto incluso de una pesquisa de los laderos de la legisladora Elisa Carrió, que tal como adelantó Letra P miran de cerca a las movidas que armó Alejandro Guevara, jefe de cobertura bancaria del Morgan.

“¿Cuál es tu balance de lo que se llamó 'turbulencia'?”, inició el banquero, mientras Caputo se acomodaba en la butaca. “Espero que de esta situación el Gobierno salga fortalecido. Uno tiene que mostrar firmeza y anticipación. Y eso es lo que hicimos”, explicó el secretario. Y agregó que “no fue una casualidad que hayamos pre financiado el 75% de nuestras necesidades de financiamiento. A principios de año hablamos con el Presidente (Mauricio Macri) de que este era un escenario posible. Veíamos venir que los mercados internacionales se iban a poner más difíciles”.

 

 

A continuación, linkeó la crónica de la crisis con la salida que encontró el Gobierno para ordenar el asunto. “Así es que decidimos hacer uso de la posibilidad de pedirle al Fondo Monetario Internacional (FMI) -contó-. Siempre fuimos miembros del FMI, y lo que hicimos ahora fue hacer uso de las instalaciones”. A continuación, admitió que “los argentinos relacionan al Fondo con problemas y nos preguntan por qué, si estábamos bien ayer, hay que recurrir ahora al FMI”. Y se respondió que “estamos yendo por responsabilidad, algo que es muy bueno pero en Argentina no es común. Nos anticipamos a problemas eventuales”.

Caputo tiene una forma particular de manejarse, se lo nota no habituado a las situaciones de tensión pública. Quizás condicionado por su formación en los mercados, le cuesta la comunicación. El único momento en el que logró sacar pecho fue cuando celebró “el éxito” de las ofertas PPP por corredores viales.

Después de eso, Gómez Minujin aceleró e inquirió sobre la ida al Fondo: “¿Por qué no antes?”. Plasmó así el mensaje que los mercados le quieren hacer llegar al Gobierno, el de un ajuste más radical. “Es una buena pregunta, el otro día lo escuchaba en la radio a Miguel… Miguel Broda”, contestó Caputo. Y justificó diciendo que “hemos decidido una aproximación gradual al equilibrio fiscal, no es que no lo quisimos hacer antes. Heredamos una situación política, económica y social que no nos permitía otro camino”.

 

 

En este contexto, Caputo se sinceró declarando que “si hubiésemos tenido que ir al Fondo un año y medio atrás, nos hubiesen pedido más. Hoy el mercado nos pediría lo mismo que el FMI. Yendo al Fondo, garantizamos el financiamiento a mejores tasas”.

Gómez Minujín le consultó sobre el impacto en la economía real de la “devaluación”. “Es un poco prematuro”, explicó el funcionario, y gambeteó la respuesta concreta sin profundizar. A esa altura, ya había convencido a buena parte del 20% del PBI argentino que lo escuchaba, tal el volumen de las empresas estadounidenses en la economía argentina.

Antes de retirarse, Caputo dejó algunos conceptos extra corrida. Sobre las inversiones, aseguró que “tenemos que dar certezas a futuro para que vengan, Por eso lo mal que cayó lo de retrotraer las tarifas”. “Vos lo sabes bien”, le dijo, cómplice, a Gómez Minujín. Por último, antes de decir, sin mucho entusiasmo, que “Nicolás Dujovne es un ministro coordinador”, contó su experiencia en el último timbreo de Cambiemos. “Uno pudo ver que la gente se preocupa y no puedo más que solidarizarme -explicó-. Pero hemos visto que quieren seguir para adelante sin cambiar el rumbo”.

Entrevista con el vampiro: Caputo explicó la corrida ante el banco que la inició

El CEO del JP Morgan le pidió al ministro de Finanzas “un balance de la situación turbulenta” y hasta se animó a consultarle “por qué no fueron antes al FMI”. Qué dijo el funcionario.

“No necesita mucha presentación, pero les aseguró que, por lo que pude hablar con funcionarios, él fue el artífice central que logró detener la turbulencia”. Facundo Gómez Minujín, el presidente del JP Morgan, introdujo así al ministro de Finanzas, Luis “Toto” Caputo, en el marco de un charla íntima que mantuvieron ante más de 200 empresas en el evento de celebración del centenario de AmCham, la cámara que agrupa a las empresas estadounidenses. El público aplaudió con algo de energías, estimulado por la alocución del hijo de la célebre artista plástica. Las paradojas del destino y la organización hicieron que el jefe de la entidad que hace más de 15 días dolarizó sus posiciones en Lebacs dando inicio a la corrida cambiaria, fuera el entrevistador circunstancial de uno de los funcionarios que la padeció.

La especulación legal del banco con las letras del Banco Central (BCRA) es objeto incluso de una pesquisa de los laderos de la legisladora Elisa Carrió, que tal como adelantó Letra P miran de cerca a las movidas que armó Alejandro Guevara, jefe de cobertura bancaria del Morgan.

“¿Cuál es tu balance de lo que se llamó 'turbulencia'?”, inició el banquero, mientras Caputo se acomodaba en la butaca. “Espero que de esta situación el Gobierno salga fortalecido. Uno tiene que mostrar firmeza y anticipación. Y eso es lo que hicimos”, explicó el secretario. Y agregó que “no fue una casualidad que hayamos pre financiado el 75% de nuestras necesidades de financiamiento. A principios de año hablamos con el Presidente (Mauricio Macri) de que este era un escenario posible. Veíamos venir que los mercados internacionales se iban a poner más difíciles”.

 

 

A continuación, linkeó la crónica de la crisis con la salida que encontró el Gobierno para ordenar el asunto. “Así es que decidimos hacer uso de la posibilidad de pedirle al Fondo Monetario Internacional (FMI) -contó-. Siempre fuimos miembros del FMI, y lo que hicimos ahora fue hacer uso de las instalaciones”. A continuación, admitió que “los argentinos relacionan al Fondo con problemas y nos preguntan por qué, si estábamos bien ayer, hay que recurrir ahora al FMI”. Y se respondió que “estamos yendo por responsabilidad, algo que es muy bueno pero en Argentina no es común. Nos anticipamos a problemas eventuales”.

Caputo tiene una forma particular de manejarse, se lo nota no habituado a las situaciones de tensión pública. Quizás condicionado por su formación en los mercados, le cuesta la comunicación. El único momento en el que logró sacar pecho fue cuando celebró “el éxito” de las ofertas PPP por corredores viales.

Después de eso, Gómez Minujin aceleró e inquirió sobre la ida al Fondo: “¿Por qué no antes?”. Plasmó así el mensaje que los mercados le quieren hacer llegar al Gobierno, el de un ajuste más radical. “Es una buena pregunta, el otro día lo escuchaba en la radio a Miguel… Miguel Broda”, contestó Caputo. Y justificó diciendo que “hemos decidido una aproximación gradual al equilibrio fiscal, no es que no lo quisimos hacer antes. Heredamos una situación política, económica y social que no nos permitía otro camino”.

 

 

En este contexto, Caputo se sinceró declarando que “si hubiésemos tenido que ir al Fondo un año y medio atrás, nos hubiesen pedido más. Hoy el mercado nos pediría lo mismo que el FMI. Yendo al Fondo, garantizamos el financiamiento a mejores tasas”.

Gómez Minujín le consultó sobre el impacto en la economía real de la “devaluación”. “Es un poco prematuro”, explicó el funcionario, y gambeteó la respuesta concreta sin profundizar. A esa altura, ya había convencido a buena parte del 20% del PBI argentino que lo escuchaba, tal el volumen de las empresas estadounidenses en la economía argentina.

Antes de retirarse, Caputo dejó algunos conceptos extra corrida. Sobre las inversiones, aseguró que “tenemos que dar certezas a futuro para que vengan, Por eso lo mal que cayó lo de retrotraer las tarifas”. “Vos lo sabes bien”, le dijo, cómplice, a Gómez Minujín. Por último, antes de decir, sin mucho entusiasmo, que “Nicolás Dujovne es un ministro coordinador”, contó su experiencia en el último timbreo de Cambiemos. “Uno pudo ver que la gente se preocupa y no puedo más que solidarizarme -explicó-. Pero hemos visto que quieren seguir para adelante sin cambiar el rumbo”.