X

Larreta va por la llave para definir si unifica o desdobla las elecciones 2019

En paralelo con el debate por el Código Electoral, quiere que la Legislatura le apruebe la potestad para elegir cualquier fecha para celebrar comicios y eliminar la ley que impide la unificación.
Por 09/04/2018 19:13

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insertó un aspecto clave en el proyecto que crea el Código Electoral de la Ciudad de Buenos Aires: dejar a criterio de la máxima autoridad del distrito la fecha en la que los porteños irán a las urnas para elegir cargos electivos locales y abrir la posibilidad de unificar con la elección nacional a partir de 2019, justo cuando Mauricio Macri buscará la reelección, algo hoy prohibido para los comicios porteños.

El proyecto que contempla la creación del Código Electoral y la formación del Instituto de Gestión Electoral, un ente autárquico porteño que administrará el proceso de elecciones, ingresó a la Legislatura porteña el viernes por la tarde. Igualmente, nada de eso se aplicaría ya el año próximo. A excepción de un único punto, que entraría en vigencia con la aprobación del texto. Es el que garantiza que la lapicera del alcalde le ponga fecha a los comicios locales y pueda concatenar la elección local con la presidencial. El resto de los artículos entrarían en vigor recién el 1 de enero de 2020.

Además, el texto propone eliminar distintas normativas relacionadas con el quehacer electoral pero, nuevamente, la única derogación inmediata es la Ley N°875. Esta legislación, aprobado en 2002, es laque traba la unificación electoral que la Casa Rosada busca garantizar en los distritos gobernados por dirigentes de Cambiemos y la Ciudad, para poner en marcha la estrategia electoral para favorecer la reelección de Macri.

Durante la gestión de Aníbal Ibarra, la Legislatura porteña aprobó una normativa que estableció que el Poder Ejecutivo debe convocar a elección de jefe y vicejefe de Gobierno y diputados porteños “en fechas distintas a la fijada por el Poder Ejecutivo Nacional para elegir Presidente/a de la Nación y Vicepresidente/a de la Nación”. Fue un artilugio que encontró la gestión ibarrista para separar la elección local y la nacional debido a que el progresismo no contaba con un candidato presidencial firme por ese entonces.

Sin embargo, esa normativa jamás se respeto en las elecciones de medio término y todas las fuerzas políticas avalan que el Ejecutivo porteño firme un decreto para unificar el calendario electoral de la Ciudad con el nacional, amparado por las leyes nacionales N° 15.262 y N° 26.571 (Artículo 46) que permiten la simultaneidad. Es decir, se votan diputados nacionales y legisladores porteños al mismo tiempo en comicios de medio término (2013, 2017, por ejemplo) y se acordó desdoblar siempre que los comicios sean para elegir la fórmula para la Jefatura de Gobierno en el mismo año en que se realiza la elección presidencial (2011;2015).

El bloqueo legal que impide usar estratégicamente la posibilidad de unificar elecciones con el cronograma nacional se terminaría una vez sancionado el Código Electoral, precisamente el Capítulo 1 (Fecha y Convocatoria de Elecciones) del título quinto de la normativa.

El texto del Código Electoral viene a barrer con esta imposibilidad, como aclara el artículo N°56 del expediente redactado en las oficinas del Ministerio de Gobierno. “El Poder Ejecutivo fija la fecha del acto electoral para todos los cargos electivos locales. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires puede celebrar los comicios locales en la misma fecha que otras provincias y jurisdicciones de la República Argentina, a fin de lograr el establecimiento de una fecha federal común”, establece el proyecto de ley presentado por el oficialismo.

En tanto, el artículo N°60 posibilita que el jefe de Gobierno pueda adherir al régimen de simultaneidad de elecciones previsto en la Ley Nacional Nº 15.262 y en el artículo 46 de la Ley Nacional Nº 26.571.

Al margen de la potestad de Larreta para unificar o desdoblar si lo quisiese, el texto oficialista crea el Instituto de Gestión Electoral, ubica al Tribunal Superior de Justicia como última instancia judicial en la materia, instaura el debate público obligatorio de candidatos a jefe de Gobierno y la paridad de género, como adelantó en exclusiva Letra P.