#8M Malena Galmarini. entrevista

"Si las mujeres entran masivamente a la política, lo que cambia es la política"

En diálogo con Letra P, la dirigente del Frente Renovador se pronunció "a favor de la despenalización del aborto" y relativizó el compromiso de Vidal y Macri con las políticas de género.

Este 8 de marzo, Malena Galmarini iba a la marcha por el Día Internacional de la Mujer con su hija, Milagros, que, por primera vez, irá con una amiga a la movilización. Celebra que así sea y que ya desde chica reconozca “las desigualdades entre varones y mujeres”. Es una de las dirigentes que más militó para que el Congreso y las legislaturas avancen con la ley de paridad de género. En diálogo con Letra P destaca que ahora el debate sea por la interrupción voluntaria del embarazo, pero remarca que el presidente Mauricio Macri lo instaló “para superar este momento de crisis gubernamental”. Sin embargo, reconoce que “hay que aprovechar la oportunidad” para tratar el tema.

 

-¿Para usted es un día de festejo o de lucha?

 

-Comenzó como un día de reivindicación y lucha. Creo que, con el paso del tiempo, algunas cosas podemos festejar. Para nosotras, las que peleamos por la igualdad de género, por terminar con las desigualdades entre los varones y las mujeres, también la lucha es un modo de festejo y que hay que festejarla porque, además, somos un montón.

 

-Algunas cosas van cambiando.

 

-Sí, yo voy con mi hija a la marcha y por primera vez viene con una amiga de ella. Nenas de 15 años que ya empiezan a reconocer y a registrar las desigualdades entre varones y mujeres y que entienden que hay que pelear por esos derechos para sostener lo que tenemos y pelear los que no tenemos.

 

-¿Cómo analiza el debate que se da en el Congreso con la ley de aborto legal, seguro y gratuito y cuál es su posición personal al respecto?

 

-Siempre que hay debate sobre cualquier tema es importantísimo. Las personas nos ponemos de acuerdo en la medida en que podemos dialogar y acercar posiciones y que, cada vez que surge un tema, sobre todo uno controversial como es la interrupción voluntaria del embarazo, lo que me parece más importantes es charlarlo. Hace unos años no se podía ni nombrarlo, era imposible hablar, te acusaban de cualquier cosa. Es una discusión que fuimos ganando, que instalamos en la agenda pública.

 

-¿Cree que el Gobierno alienta la discusión? 

 

-El presidente Macri no lo hizo porque creyera que el tema iba a prender o porque esté dispuesto a aprobarlo, sino porque necesitaba una fuerte distracción para superar este momento de crisis gubernamental. Sí me parece que hay ventanas de oportunidad que hay que aprovechar. Así como nosotras aprovechamos el año pasado para aprobar la paridad, me parece que que aprovechar esta rendija que se abre y que está ahora en nosotras y en nosotros, aquellos varones que acompañan la lucha de las mujeres, evitar que la puerta se vuelva a cerrar.

 

-¿Y su posición personal cuál es?

 

-En lo personal, creo que lo que tenemos que hacer es dar una discusión, sana, seria, sin prejuicios y sin hipocrecía. Todos tenemos nuestras propias opiniones, nuestras propias creencias, pero estamos hablando de un tema que hace a la salud pública, a los derechos de las mujeres. No es un tema menor. Por lo tanto, creo que lo que hay que hacer es barrer con las opiniones y empezar a fundamentar, a argumentar seria y responsablemente. Es falso el debate entre la vida o la muerte: yo estoy a favor de la despenalización del aborto, estoy a favor de que la interrupción voluntaria del embarazo se haga en los hospitales públicos de manera gratuita y, sin embargo, tengo dos hijos hermosos, que los planifiqué y los deseé. Los quiero y tengo herramientas: soy una mujer empoderada. Tengo una familia, una red de contención y un marido presente. Yo no puedo definir una política pública en base a lo que a mí me parece o lo que a mí me pasa. Lo cierto es que, si una mujer decide interrumpir un embarazo, lo va a hacer igual, sea legal o ilegal. La discusión es entre interrupción voluntaria del embarazo legal o ilegal. En la ilegalidad se mueren un montón de mujeres.
 

 


-Se aprobó la paridad de género. Sin embargo, ¿entiende que políticamente las mujeres también están relegadas?

 

-Para nosotros fue un logro muy importante la ley de paridad en la provincia de Buenos Aires, pero también en Salta, Chubut y Neuquén. Y sobre todo en el Congreso. A mí me enorgullece que haya sido el Frente Renovador el que haya impulsado el tema. Éste es el inicio o un paso más de este camino a una sociedad más igualitaria. Pero solo por poner mujeres en la Legislatura no vamos a terminar con la desigualdad entre mujeres y varones. Es sumamente importante que haya más mujeres. Si a la política entra una mujer, lo que cambia es esa mujer, se masculiniza y tiene que adaptarse a las reglas masculinas del ámbito en el que se mueve. Si entran masivamente las mujeres, lo que cambia es la política. Lo que cambia es el ámbito donde esas mujeres se mueven. Cuando hay mujeres, hay leyes que avanzan. No es un dato menor que las leyes de procreación responsable, salud sexual y reproductiva y de violencia de género hayan sido aprobadas después de la ley de cupo. Por eso, nosotras creemos que cuánto más mujeres haya son mayores las chances de empujar normas que vayan impulsando el cambio cultural. No va a cambiar demasiado nada si esa paridad no se convierte en una paridad real y no llega a otros ámbitos como, por ejemplo, el Poder Ejecutivo o el Poder Judicial.
 

 


-La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, no tiene ninguna ministra.

 

-No y no impulsa ninguna política respecto de las diferencias de género. No se han hechos grandes cambios ni normas. Incluso, algunas se ha retrocedido como fue con el protocolo del aborto, ya no de la interrupción voluntaria del embarazo, como lo estamos peleando hoy, sino de la interrupción legal que está en el Código Penal y hay un fallo de la Corte. No alcanza con que sean mujeres: tienen que ser mujeres sororas, concepto de solidaridad, entender qué les pasa a esas mujeres y entender que, cuando están en un lugar de poder, tienen que trabajar para todos. Vidal no tienen ninguna ministra, en la Nación solamente el 17% de los cargos son para mujeres. Se llenan la boca y lanzan medidas que se quedan en títulos. 

 

-¿Por ejemplo? 

 

-Hoy el Presidente hablaba del envío de un proyecto para disminuir la brecha salarial entre varones y mujeres y a mí me causa gracia cuando hace semanas atrás nos enterábamos de que el ministro de Trabajo (Jorge Triacca) tiene su empleada doméstica en negro, más allá de los improperios que les dijo y el maltrato. Mi pregunta es si es sobre empresas que tengan más de doscientos empleados. En este título que lanzó es difícil creer que va disminuir la brecha salarial. En la Argentina, el 80% de las fuerzas productivas son las pymes. Las pymes son las empresas que más mujeres emplean y no están comprendidas en este proyecto de ley. Iremos a discutir en el Congreso que no estamos de acuerdo que sean solo grandes empresas. ¿Las mujeres son menos? Hay que dejar de lado la hipocresía, tomar en serio este tema. 

 

 

Temas

También te puede interesar