Congreso Nacional

Bronca de Pichetto y cruces en el Senado por el desafuero de Cristina

Se constituyó la comisión de Asuntos Constitucionales, que debe tratar el pedido. Cambiemos pidió incorporarlo a la próxima reunión. Defensa de Fuentes y protesta del jefe del Bloque Justicialista.

La reunión para la elección de autoridades de la comisión de Asuntos Constitucionales del Senado terminó este miércoles en un tenso cruce entre, por un lado, el presidente del interbloque Argentina Federal, Miguel Ángel Pichetto, y el kirchnerista Marcelo Fuentes, y, por el otro, los representantes de Cambiemos. El motivo fue el pedido de desafuero de Cristina Fernández de Kirchner, que había enviado en diciembre el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA.

 

Aunque estaba anunciado que la reunión tendría como objetivo la elección de autoridades y la fijación de la fecha y la hora de las reuniones, una vez superada esa instancia y electos el catamarqueño Dalmacio Mera (Bloque Justicialista) y la cordobesa Laura Rodríguez Machado (PRO), como presidente y vice, respectivamente, el senador oficialista Ernesto  Martínez hizo "un reclamo respetuoso de Cambiemos" para que el próximo miércoles la comisión se aboque a tratar "los pedidos de desafuero de algunos senadores que vienen dilatándose año tras año", entre los cuales se encuentran el de Cristina  y el de Carlos Menem. Martínez aludió a "situaciones que preocupan no solo al Senado sino a la sociedad y al pueblo argentinos".

 

Fue Pichetto el primero en responder a ese pedido. "Me parece fundamental que la Presidencia se aboque a analizar los temas pendientes que tiene la comisión y  que analice los plazos que tiene para expedirse en cada cuestión. Como sabemos, el plazo son 60 días. Caso contrario, los temas se deben enviar directamente al recinto", remarcó. Y pidió "no entrar en debates estériles en el seno de la comisión" sobre pedidos que "que se agotaron por el plazo".

 

El formoseño Luis Naidenoff (UCR) salió rápidamente a sumarse a sumarse a las palabras de Pichetto y pidió que la comisión, "como primera medida eleve un informe y, si se da el cumplimiento de los plazos, quedará el pleno listo para su tratamiento". "Tenemos que rendir cuentas ante la sociedad", agregó.

 

Sin Cristina presente, pese a que forma parte de la misma comisión, el kirchnerista Fuentes pidió la palabra para comenzar una defensa encedida de la ex presidenta. "No voy a entrar en el análisis del pedido de desafuero, sino que quisiera que los senadores objetivaran en torno a qué marco se está desenvolviendo esta cuestión. Hoy la política no es la destrucción del adversario por la persecución física, como en el año 55. Hoy es la humillación del adversario en su imagen, la manipulación de opinión pública", comenzó Fuentes. Mientras lo escuchaba, sentado a su lado, Pichetto volvió a pedir la palabra.

 

El neuquino recordó entonces que el pedido de desafuero se apoya en la causa que fue primero caratulada por  Bonadio como "traición a la patria" y remarcó que tiene como origen la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán, que fue aprobado por el Congreso. "Según Bonadio, los senadores que votamos ese pacto fuimos engañados por funcionarios malévolos", agregó. Y luego apuntó contra el accionar de la Justicia. "Se está construyendo un monstruo que los va a devorar a ustedes también. Cuando los magistrados se exceden en sus facultades no hay garantía no solo para los políticos sino para ningún ciudadano", dijo mirando en dirección a los senadores de Cambiemos. Luego aclaró que el bloque del Frente para la Victoria está dispuesto a dar el debate tanto en la comisión como en el recinto.

 

Los cruces por el pedido de desafuero desataron la bronca de Pichetto, que remarcó que la convocatoria de la reunión "tenía como objetivo elegir las autoridades" y ahí debió haber terminado. "No me molesta para nada que se ejerza el derecho a defenderse; conozco la postura y la convicción del senador Fuentes. Lo que me molesta es cuando no se cumplen las reglas, cuando se incurre en la estupidez de abrir un tema que no estaba en la convocatoria", dijo. Agregó que su bloque no le va a "rehuir al debate" y que analizará "el conjunto de las acciones", tanto la responsabilidad que podría comprender a los senadores como a los ex funcionarios.

 

 

 

"Parece que se trata de aprovechar alguna coyuntura para tener un título en el diario. Y las reglas hay que cumplirlas. Esto estaba terminado con la elección de autoridades.  Me molesta cuando no se cumplen los acuerdos", cerró Pichetto. Y se fue.

 

 

 

Ya sin el presidente del Bloque Justicialista en el salón Illia, el radical Ángel Rozas (UCR) salió a respaldar a Martínez y dijo que "desde que entró el pedido del desafuero, la sociedad se pregunta" qué es lo que va a hacer el Senado. "Simplemente Martinez pidió que se incorpore el tema en la próxima sesión. No queremos la tapa del diario. No estamos intentando incorporar temas que no estaban en el orden del día, de ninguna manera", afirmó el radical.

 

Fue Mera el encargado de calmar las aguas y cerrar el encuentro, con la promesa de que la comisión se abocará a confeccionar in informe de la situación de los pedidos e desafuero, que estará listo el miércoles 28.

 

Axel Kicillof y Maximiliano Pullaro, buena síntonia y cooperación.
Javier Milei no quiere controlar el comercio exterior

También te puede interesar