Entrevista. Florencia Saintout

“La oposición puede hablar todo el año, pero si va separada es un problema”

La jefa del bloque de diputados bonaerenses por Unidad Ciudadana cuenta que CFK está "muy atenta" a lo que pasa en el gobierno de Vidal. Deudas del kirchnerismo, Macri, Moyano y aborto legal.

Este año, la diputada provincial Florencia Saintout  dejó de ser la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de la Plata. Por eso, buena parte de su equipo se trasladó al primer piso de la Legislatura bonaerense. Ahora ocupa una oficina que muestra tránsito constante. El lugar de trabajo todavía mantiene las paredes sobrias, como de recién mudados. No hay mucha decoración y, por el momento, conserva los sillones que tenía el diputado de la UCR Jorge Silvestre cuando era presidente del bloque Cambiemos y usaba ese mismo espacio físico. A diferencia del radical, en el despacho de Saintout, ahora hay una biblioteca con una extensa colección de libros de Eduardo Galeano, una estatuilla de Evita y un cuadro de Cristina Fernández de Kirchner. Dice que no le gusta "estar mucho tiempo" en su oficina, porque se pierde "el pulso de lo que pasa afuera". Tampoco, la rosca legislativa, aunque asume que es una dinámica necesaria en la discusión de poder. Saintout fue ungida presidenta de la bancada de Unidad Ciudadana por decisión de CFK, pese a que la lista que encabezó en las últimas elecciones quedó en segundo lugar por 20 puntos de diferencia con  Cambiemos, que llevó a Carolina Piparo principal candidata. “Tiene una atención enorme sobre lo que pasa en la provincia de Buenos Aires”, dice sobre la ex presidenta. También reafirma que “Vidal es Macri” y reconoce que al kirchnerismo “le faltó muchísimo” en materia de inclusión laboral, pero que este Gobierno “es oscuro y muy cruel con los sectores humildes”. Habla con Letra P sobre la marcha del #21F, el camino de la oposición, el debate por el aborto legal, seguro y gratuito y la Legislatura modelo 2018. 

 

BIO. Doctora en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). 48 años. Hasta 2018, decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. En 2013 y tras la inundación de la ciudad de La Plata, comenzó a tener una actividad más partidaria dentro del Frente para la Victoria (FpV) en la capital provincial. Ese mismo año, fue candidata a concejala por el FpV y se convirtió en edil platense. En 2015, fue precandidata a intendenta, pero perdió la interna contra el por entonces intendente, Pablo Bruera, quien cayó en las elecciones generales ante el candidato de Cambiemos, Julio Garro. En 2017, encabezó la lista de candidatos a diputados provinciales de Unidad Ciudadana por la Octava sección electoral y se convirtió en legisladora. Una vez diputada, fue elegida presidenta del bloque de Unidad Ciudadana. 


-En Unidad Ciudadana pusieron un punto de partida y es que “Vidal es Macri”. Pese a ello, ¿valora algo de la gestión Cambiemos?

 

-Hay un trabajo muy interesado en diferenciarlos pero defienden las mismas políticas. Nosotros no rescatamos nada positivo del gobierno de (María Eugenia) Vidal. Hasta el momento, ha sido muy cruel con los sectores más humildes y perversamente cruel, porque, mientras se dice una cosa, se va a haciendo otra. Va a recibir gran parte de –los fondos- que ya les están sacando a los jubilados, los veteranos de guerra y las mujeres que reciben asignación universal y tendría que resolver problemas. No solo no los ha solucionado, sino que los ha empeorado ferozmente. Entre diciembre y enero, las cifras de desocupados en la provincia aumentaron. Acá, en Diputados, recibimos todos los días algún sector afectado, sea privado o público. Más que rescatar, nosotros tenemos que enfrentar las políticas de Vidal.

 

-¿La oposición está para enfrentar este escenario que describe?

 

-Hay que oponerse. Oponerse y plantear propuestas. Plantear que hay una posibilidad de ir hacia otro lugar. Lo que no puede hacer la oposición es ser oficialismo. No la han votado para eso. Tiene la responsabilidad de oponerse.

 

-¿El Gobierno escucha a la oposición?

 

-No sé si la escucha, yo creo que no le importa. Sordo no es, pero no le importa lo que le digan. Lo que tiene que hacer la oposición es oponerse, organizarse, plantear alternativas, no vacilar. Discutir en los ámbitos donde se tiene que discutir. Ellos (por el oficialismo) quieren que los políticos vayan a discutir a la televisión y yo no digo que haya que ir. Ésa es otra discusión. Nosotros tenemos que pedir, por ejemplo, que la Legislatura esté abierta, que tenga todas las sesiones que tiene que tener. Que se legisle. Poder hablar con otros sectores y construir frentes comunes donde tenga en claro qué es lo no quiere y, sobre eso, hacer acuerdos que permitan oponerse al avance de este gobierno.

 

-Muchos dirigentes o sectores hablan de construir un frente opositor amplio. ¿Tiene que haber un límite en esa convocatoria?

 

-Creo que hay hablar, es imprescindible hablar, pensar juntos y tratar de acercarse a todos los sectores que se plantean como oposición a este gobierno. Pero me parece que lo más importante es construir política juntos, porque la oposición puede hablar todo el año, pero si vamos separados es un problema. Y otra cosa: podemos ir juntos y después, a la hora de votar a favor o en contra de los intereses de la población, lo hacemos divididos. Eso también es un problema.

 

 

 

-¿Cómo se resuelve entonces?

 

-Hay una tensión en adelante que es muy difícil de resolver: por un lado, gente que muy honestamente dice ‘no podemos ir con los mismos que después han jugado en contra, que después han jugado contra la gente. Nos tenemos que cuidar de eso, porque, si no, la que queda maltratada es la sociedad’ y los que también dicen, muy honestamente, 'si no nos juntamos, si no vamos todos juntos, siguen gobernando estos que gobiernan para los ricos’; Las dos cuestiones son necesarias. Lo que hay que hacer es encontrar un camino a esa tensión, que hoy no lo ha podido encontrar nadie. Pero hay que escuchar esos dos planteos y hay que poder resolverlo. Los dirigentes que estén a la altura de este momento histórico son los que van a resolver esto: cómo hacemos para ir juntos definiendo ideas, programas, acciones conjuntas, sin dejar en el camino a ningún ciudadano. El mejor dirigente es el que pueda resolver esto.

 

-Actualmente hay cuatros bloques que se desprenden de lo que fue el Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados bonaerense. ¿Corre la idea de volver a unir esos espacios o que al menos no haya votaciones como fue, por ejemplo, con la reforma a la Caja previsional del  Banco Provincia?

 

-Hay que recordar que nuestro bloque es el mayoritario, es un bloque de 23 miembros. Ellos son siete. Y por supuesto que siempre hay esperanza y necesidad. Yo creo firmemente en la política y la política transforma lo que existe. Y lo transforma para el bien de la mayoría. Trabajamos para eso, para votar conjuntamente. Pero más importante que votar conjuntamente es votar a favor de los intereses de los ciudadanos. Para que la vida de cada uno sea mejor, eso es innegociable. Nosotros podemos tener millones de conversaciones, de acercamiento de expectativas. El límite nuestro es cuando se vota en contra de los ciudadanos. Jamás vamos a votar en contra de los ciudadanos, así tengamos un bloque inmenso o más chico.

 

-Usted fue elegida presidenta del bloque de Unidad Ciudadana por decisión de Cristina Kirchner. ¿Ha hablado con ella últimamente? ¿Le pregunta qué pasa en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires?

 

-Cristina tiene una atención enorme sobre lo que pasa en la provincia de Buenos Aires. No se necesita una reunión secreta para esto. Cristina puede ver qué es lo que pasa en el mundo, ver la política mundial y, al mismo tiempo, lo que pasa en un distrito más chiquito. Cristina está viendo, está comprometiéndose con lo que pasa en la provincia de Buenos Aires, con todo lo que sucede.

 

-¿Cómo está la relación con los intendentes del PJ?

 

-Tenemos muchos diputados que trabajan directamente con muchos intendentes, que vienen muy cotidianamente. Tenemos una buena relación con los diferentes intendentes. Como presidenta de bloque, mucho más que la relación con los intendentes, a nosotros nos preocupa la relación que tengamos con los bonaerenses. Por ahí suena políticamente incorrecto, pero yo a veces me pierdo de los grupos de intendentes que hay, realmente me pierdo. Lo que me parece importante es desde qué intendencia se están defendiendo los intereses de los ciudadanos y desde qué intendencia no, siempre vamos a ser un bloque muy dispuesto a trabajar con los intendentes que son los que primero tienen relación con los ciudadanos.
 

 


 

-¿Qué evaluación hace de la marcha que encabezará Hugo Moyano este miércoles?

 

-Va a ser importante. Vienen instalando que va a ser la marcha de Moyano y bienvenido que Moyano esté ahí, peleando por los derechos de los trabajadores, pero van a ir muchos otros sectores. Va a ir gente que no tiene organización pero va ir en este contexto en el que se hace cada vez más difícil protestar y manifestarse para defender el trabajo. Cada vez va a ser más claro que en cada familia va a haber alguien que perdió el trabajo y que no le alcanza con lo que gana o tiene que trabajar el doble para vivir como antes. También creo que, más allá de lo que digan los medios, es lamentable que dirigentes sindicales no estén presentes. Porque son los primeros que tienen que estar a la cabeza de la defensa de los trabajadores.

 

-¿Cree que hay una política de adoctrinamiento hacia el sector sindical? 

 

-Este gobierno asumió diciendo que el problema de los argentinos era bajar los salarios. Nunca nos olvidemos de eso. Para bajar los salarios hay que perseguir, en la cabeza de ellos, a muchos sectores: a los sindicalistas, a los trabajadores, a los abogados laboralistas. Se está persiguiendo a la mayoría de manera más o menos directa. Lo que no podemos perder como eje es que el problema es el trabajo. No soy quién para decir en qué tienen que estar ocupados los sindicalistas, pero a mí me gustaría que estuvieran muy ocupados en defender a los trabajadores. A los que están en sus sindicatos y que están en otros sindicatos o no están sindicalizados. También, a los trabajadores que en nuestro gobierno no han podido llegar a tener trabajos estables.

 

-¿Eso es una deuda?

 

-En el gobierno kirchnerista se crearon cinco millones de trabajos estables y faltó muchísimo y muchos de esos trabajos eran muy precarios. Pero este gobierno no se detiene a ver si estaban sindicalizados, si el trabajo que tienen es precario o no: va contra todo.
 

 


-¿Cómo imagina la Legislatura 2018?

 

-Nosotros queremos que haya sesiones, queremos sesionar, queremos discutir, plantear proyectos. En este verano entraron más de 20 proyectos de nuestro bloque. Han tenido que ver con la defensa del IPS, con la defensa del trabajo. Vamos a trabajar con tres ejes clarísimos: trabajo, educación y salud, además de la intangibilidad de fondos del IPS.

 

-Aparentemente, el gobierno provincial le dará impulso a una nueva Ley de Obra Pública, un tema que defiende bastante. ¿Qué espera de esa medida?

 

-Éste es un gobierno muy oscuro con respecto a la gestión de la obra pública. Cuando esto se revea y se pueda investigar seriamente con una justicia que no sea tan sensible a las presiones políticas, se va a ver lo que están haciendo con la obra pública... y están haciendo negocios enormes. El asfalto es imprescindible y sí, están poniendo asfalto. Pero el asfalto no genera trabajo o es un trabajo muy precario, que no soluciona la vida laboral de la gente. Al que tiene salario le va a alcanzar cada vez menos y ninguno de los aumentos que vaya a recibir se compara con la inflación. Entonces, yo me preguntó: ¿qué es lo que van a comer los bonaerenses? ¿Asfalto? El asfalto es imprescindible, pero en el marco de un proceso integral mucho más amplio, extenso y diverso.

 




 

-Vuelve a tomar fuerza el debate por el aborto legal, seguro y gratuito. La ex presidenta se opuso en su momento. ¿Cuál es su posición al respecto? 

 

-Cristina no clausuró el debate. Ella tenía una posición pública, pero no hubo una clausura al tema. Estamos convencidas de que necesitamos ampliar los márgenes del aborto legal, porque hay una ley, pero necesitamos un aborto legal, seguro, gratuito, donde todas las mujeres podamos decidir con seguridad qué hacemos con nuestro propio cuerpo, como una cuestión de salud pública importantísima pero también como una cuestión de libertad de las mujeres sobre nosotras mismas y lo que queremos. No nos dio la fuerza para conseguir los votos en las cámaras nacionales, pero la seguimos peleando. Creo que estamos en una mejor situación que hace algunos años dentro de la sociedad. 

 

-Dejó de ser un tema tabú.

 

-Sí, pero por supuesto que hay fuerzas que se van a oponer con muchísimo poder. A veces no son los más, sino los más poderosos. Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires, ni siquiera se aplican los protocolos para el aborto que hoy es legal. Hay intereses muy fuertes en la Argentina. Yo estoy esperanzada en que a veces no son los dirigentes los que tienen el tono o los que están representando lo que está pasando en la sociedad. En diferentes clases sociales se debate y no solo porque llega a un programa de televisión. Incluso al revés: se llega a la televisión porque eso se está debatiendo en la sociedad. Los medios no ponen toda la agenda. En todo caso, la pueden moldear. Hace unos años (el debate) era altamente improbable. 

 

-La senadora provincial por Cambiemos y ex subsecretaría de Género y Diversidad Sexual de la Provincia, Daniela Reich, le dijo a este medio que hay que discutir el tema y que Vidal está dispuesta a dar el debate.

 

-Cambiemos es una alianza que no tiene ningún tipo de fisuras a la hora de implementar políticas de crueldad y violencia. Pero también tienen una tradición liberal y, en esa tradición liberal, seguramente vamos a encontrarnos y ahí es importante. Hay que ser inteligentes, no para sacar provecho, sino para encontrarnos en esos lugares donde las libertades individuales deberían ser respetadas como principio mínimo. El cuerpo de las mujeres ha sido durante siglos objeto de propiedad; estamos en una mejor situación, pero nada está resuelto.

 

-Hasta este año fue decana de la Facultad de Periodismo. ¿Cómo ve la actualidad de los medios?

 

-Es una actualidad nefasta. El nivel de concentración es el más grande la historia, es obsceno. Los que hoy son propietarios de la gran mayoría de los medios van por un poquito más todo el tiempo. Hay un totalitarismo enorme en ese capitalismo de medios y, en ese punto, creo que es muy difícil plantear otro tipo de comunicación. Las redes son importantísimas, porque no pueden controlarlo todo. Pero las redes tienen dueños y no es el terreno de las libertades. Y hay experiencias de pequeños medios que pelean como pueden, en una situación salvajemente desigual. Es el momento de precarización más grande de la profesión del periodismo, porque no hay libertad de expresión. No se puede trabajar de periodista: se puede trabajar de empleado de grandes medios. En la Argentina, prácticamente tampoco hay periodismo de investigación. No hay presupuesto ni siquiera en los grandes medios para ello, porque no les interesa y porque trabajan más de operadores mediáticos. Por ejemplo, con las escuchas de la ex presidenta que filtró Luis Majul. ¿Qué información nueva aportan esos audios? De periodismo, cero. Hoy, diría que hacer periodismo es casi una de las tareas más complejas. 

 

Martín Llaryora y Juan Schiaretti, con tiempos políticos diferentes.
Javier Milei y Kristalina Gerogieva, ángel o demonio.

Las Más Leídas

También te puede interesar