LE HACEN LA OLA (DE INSULTOS)

Arbitrajes y la sombra de Angelici detonan antimacrismo en los estadios

El Presidente volvió a quedar en el foco de los agravios en una cancha de fútbol. Esta vez, en el Monumental. El ministro Frigerio tuvo que soportar los cánticos. Los otros episodios.

Los insultos contra Mauricio Macri en los estadios del fútbol comienzan a repetirse y a tomar una dimensión que acaso habilite a buscar causas fuera del folclore futbolero. Esta vez, la hinchada de River, enojada por un arbitraje polémico, cantó contra el ex presidente xeneize.

 

Los cánticos contra el jefe de Estado comenzaron en el Bajo Flores el fin de semana pasada, donde San Lorenzo y Boca empataron por la mínima diferencia. Allí, los fallos del juez Silvio Trucco desataron la furia de los hinchas del Ciclón. "Mauricio Macri la p... que te parió", fue el grito que se escuchó en gran parte del estadio.

 

 

El enojo contra el Presidente y contra la AFA se repitió en la cancha de All Boys, en el partido que jugó el local contra Ferro, por la B Nacional; siguió en el estadio de Deportivo Roca y el pasado viernes llegó al Cilindro de Avellaneda, donde Racing enfrentó a Lanús. 

 

Este fin de semana, los cánticos contra el ex presidente de Boca Juniors se hicieron sentir con fuerza en el estadio más grande del país: el Monumental. Furiosos con el arbitraje que los terminó perjudicando, los hinchas millonarios insultaron a Macri, quien tiene una relación muy cercana al uno del xeneise, Daniel Angelici, íntimo del mandamás de la AFA, el también hincha de Boca Claudio "Chiqui" Tapia.

 

 

 

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, estaba en una de las plateas del estadio viendo el partido del Millo contra Godoy Cruz y tuvo que soportar los insultos contra su jefe. “No fue una situación cómoda para mi”, reconoció el funcionario en declaraciones a radio La Red.

 

 

 

Consultadas por Letra P, fuentes del Ministerio del Interior aclararon que Frigerio “se quedó todo el partido” y que se cambió de la platea media a la alta cuando sólo faltaban dos minutos para que culminara el encuentro, que terminó empatado 2 a 2.

 

 

 

“Estaba en el medio de una platea, no en un palco, así que era más incómodo", contó Frigerio y redujo la razón de los insultos al folclore del fútbol: el mal desempeño del árbito.

 

 

 

Pero los cantitos en contra del Presidente no sólo se repitieron en las canchas de fútbol. En el estadio Obras, los hinchas de San Lorenzo reflotaron los insultos en el partido de básquet que coronó a su equipo campeón de la Supercopa.

 

 

 

Patricia Bullrich
José Emilio Neder, senador Santiago del Estero.

También te puede interesar