Inundaciones BA

Grindetti y Molina destacaron el trabajo de asistencia durante el temporal

Los intendentes de Lanús y Quilmes se pusieron al frente de los comités de crisis para hacer frente a las inclemencias climáticas que el pasado fin de semana afectaron a la región metropolitana.

 

El intendente de Quilmes, Martiniano Molina, encabezó los trabajos de asistencia que se realizaron en el distrito. El Municipio activó un protocolo de emergencia que incluyó la intervención de alrededor de 800 agentes que forman parte de los equipos de Defensa Civil, la Secretaría de Seguridad y Ordenamiento Urbano, de Desarrollo Social, Bomberos Voluntarios y el SAME, cuyo accionar estuvo coordinado desde el Centro Único de Monitoreo de Quilmes.

 

 

Según precisó el subsecretario de Emergencias, Protección Civil y Movilidad Urbana, Juan Manuel Mendizábal, el distrito sufrió un inusual nivel de lluvias: “En Quilmes se superaron los 120 milímetros de precipitaciones en tres horas. Aunque hubo inconvenientes en distintos sectores, la zona más afectada fue el Oeste, donde hubo calles anegadas", dijo.

 

También se trabajó activamente en barrios del este del distrito, como Villa Luján, Villa Alcira y Monte Matadero. Las tareas de las distintas áreas comunales continuarían durante este lunes. 

 

El Municipio habilitó cuatro centros asistenciales para recibir a los 70 evacuados que dejó el temporal. Allí, los damnificados recibieron provisiones de primera necesidad y atención médica a cargo de personal del SAME.

 

La Secretaría de Seguridad y Ordenamiento Urbano trabajó en la ayuda a vecinos afectados en sus domicilios y aquellos sorprendidos por el temporal en sus vehículos. En tanto, la Secretaría de Desarrollo Social entregó módulos de asistencia compuestos por colchones, frazadas, pañales, agua y alimentos. Además, realizó un relevamiento para reforzar la ayuda a aquellas familias cuya vivienda haya sufrido consecuencias significativas por el temporal.

 

 

 

El área de Servicios Públicos informó que desde la Subsecretaría de Gestión Ambiental y delegaciones se realizaron operativos de limpieza en arroyos. Además, las cuadrillas de poda relevaron los árboles caídos y los que estaban en riesgo derrumbe. Y los equipos Alumbrado trabajaron en los barrios dónde hubo inconvenientes en el cableado. A su vez, se realizó la recolección domiciliaria desde GIRSU y la limpieza de los sumideros en las zonas anegadas.

 

En tanto, la Subsecretaría de Aguas, Cloacas y Saneamiento Hídrico se encuentra trabajando en los bajos vías poniendo en funcionamiento las estaciones de bombeo que ya funcionan en el distrito. Además, Servicios Públicos apuntaron a la desobstrucción de todos los puentes que cruzan las arroyos Las Piedras y San Francisco.

 

Por su parte, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, se reunió con los trabajadores que asistieron a vecinos. El comité estuvo integrado por agentes de las áreas de Desarrollo Humano, Defensa Civil, SAME, Comunicación, Bomberos Voluntarios y Policía.

 

 

 

"Quiero agradecerles por el compromiso y el coraje con el que han trabajado en estas horas críticas durante este temporal inédito en Lanús. Me enorgullece encabezar este grupo humano", afirmó Grindetti.

 

El temporal provocó la caída de 127 mm de agua en el distrito, lo que generó la necesidad de asistir a vecinos y tomar las medidas de prevención necesarias para evitar riesgos mayores en los barrios.  Frente a esa tarea, el Municipio de Lanús contó con un comité de emergencias encabezado por el intendente Grindetti y conformado por trabajadores de Desarrollo Humano, Defensa Civil, SAME, Comunicación, Bomberos Voluntarios y Policía.

 

A lo largo de dos jornadas de trabajo asistieron a más de 30 familias y visitaron los distintos barrios para brindar ayuda y contención a los más afectados por el temporal.

 

 

 

Los barrios más comprometidos fueron Santa María en el este y Villa Jardín y Caraza en el oeste. En paralelo y ante la posibilidad de que se extienda el mal clima, se abrieron dos centros de atención. Hasta el momento, ninguna de las dos sedes recibió a vecinos.

 

Además se trabajó en la desobstrucción de 201 bocas de tormenta, señalización de 21 árboles con riesgo, 15 postes y retiro de cinco cables caídos o cortados. 

 

Actualmente la altura del río -que alcanzó su pico máximo de cuatro metros el domingo- se encuentra por debajo de los dos metros. El Servicio Meteorológico Nacional volvió anunciar alerta, por lo que el equipo de trabajo del Municipio de Lanús permanecerá al tanto de lo que suceda en cada barrio y brindando la asistencia necesaria.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar