X
En plena suspensión por acumulación de stock, el empresario anunció el cese de actividades de la emblemática metalúrgica. Sólo conservarán sus puestos seis empleados administrativos.
Redacción 12/10/2018 10:46

Desde el 1 de octubre el cuerpo de trabajadores de la emblemática Metalúrgica Tandil cumplía con la disposición empresarial de suspensiones por acumulación de stock. Sin embargo, el jueves fueron notificados del cese de actividades de la planta de autopartes que Renault tiene en aquel distrito.

La crisis del empleo se multiplica en la provincia de Buenos Aires. Este jueves, desde la empresa Renault anunciaron el cierre de la fábrica de autopartes emplazada en el distrito bonaerense de Tandil, una empresa emblema de la industria metalmecánica en la ciudad conducida por el radical Miguel Lunghi. La decisión deja sin empleo a 99 operarios directos y a 60 tercerizados. Sólo conservarán sus puestos laborales, seis administrativos. 

 

 

La gerencia de la fábrica -creada en 1948 y que llegó a tener más de 2.500 operarios y 115 clientes- transmitió la decisión a los responsables del área administrativa el jueves por la mañana. Los trabajadores cumplían por estas horas con suspensión determinada por la empresa de capitales franceses desde el 1 de este mes.

Entre las razones expuestas por los representantes de Renault a los trabajadores se hizo referencia a la problemática de la industria nacional, a la apertura de las importaciones y la caída progresiva de los clientes, que terminó con la finalización del contrato que mantenía con Scania para la fabricación de piezas.

En el marco de su plan de lucha, los operarios habían definido días atrás una movilización para el martes próximo, medida que con la última noticia fue ratificada. “No queremos las indemnizaciones, queremos trabajar”, dijeron al diario El Eco de Tandil.

 

 

“En diciembre pasado la automotriz que tiene el 98% de las acciones de la fábrica, vino con 200 millones de pesos y despidió a 80 trabajadores y pagó indemnizaciones por encima de lo que prescribe la ley", señaló el secretario general del gremio metalúrgico de Tandil, Carlos Romano.

El sindicalista agregó que el establecimiento "tenía 115 clientes y ahora trabajaba para uno solo que es Renault Argentina y el cierre culmina un proceso de vaciamiento de hace muchos años, porque en los últimos cinco años siempre pusieron plata para echar gente pero no para invertir en la producción".

Desde la conducción nacional del gremio señalaron que el Ministerio de Producción de la provincia de Buenos Aires, "prometió garantizar el pago de la indemnización y gestionar además un plus para los trabajadores y la búsqueda de una compensación para los proveedores pero no dijeron nada de recuperar la empresa".

CRISIS DEL EMPLEO

Tandil: despiden a 160 trabajadores tras el cierre de la autopartista Renault

En plena suspensión por acumulación de stock, el empresario anunció el cese de actividades de la emblemática metalúrgica. Sólo conservarán sus puestos seis empleados administrativos. 

Desde el 1 de octubre el cuerpo de trabajadores de la emblemática Metalúrgica Tandil cumplía con la disposición empresarial de suspensiones por acumulación de stock. Sin embargo, el jueves fueron notificados del cese de actividades de la planta de autopartes que Renault tiene en aquel distrito.

La crisis del empleo se multiplica en la provincia de Buenos Aires. Este jueves, desde la empresa Renault anunciaron el cierre de la fábrica de autopartes emplazada en el distrito bonaerense de Tandil, una empresa emblema de la industria metalmecánica en la ciudad conducida por el radical Miguel Lunghi. La decisión deja sin empleo a 99 operarios directos y a 60 tercerizados. Sólo conservarán sus puestos laborales, seis administrativos. 

 

 

La gerencia de la fábrica -creada en 1948 y que llegó a tener más de 2.500 operarios y 115 clientes- transmitió la decisión a los responsables del área administrativa el jueves por la mañana. Los trabajadores cumplían por estas horas con suspensión determinada por la empresa de capitales franceses desde el 1 de este mes.

Entre las razones expuestas por los representantes de Renault a los trabajadores se hizo referencia a la problemática de la industria nacional, a la apertura de las importaciones y la caída progresiva de los clientes, que terminó con la finalización del contrato que mantenía con Scania para la fabricación de piezas.

En el marco de su plan de lucha, los operarios habían definido días atrás una movilización para el martes próximo, medida que con la última noticia fue ratificada. “No queremos las indemnizaciones, queremos trabajar”, dijeron al diario El Eco de Tandil.

 

 

“En diciembre pasado la automotriz que tiene el 98% de las acciones de la fábrica, vino con 200 millones de pesos y despidió a 80 trabajadores y pagó indemnizaciones por encima de lo que prescribe la ley", señaló el secretario general del gremio metalúrgico de Tandil, Carlos Romano.

El sindicalista agregó que el establecimiento "tenía 115 clientes y ahora trabajaba para uno solo que es Renault Argentina y el cierre culmina un proceso de vaciamiento de hace muchos años, porque en los últimos cinco años siempre pusieron plata para echar gente pero no para invertir en la producción".

Desde la conducción nacional del gremio señalaron que el Ministerio de Producción de la provincia de Buenos Aires, "prometió garantizar el pago de la indemnización y gestionar además un plus para los trabajadores y la búsqueda de una compensación para los proveedores pero no dijeron nada de recuperar la empresa".