X
En el sector aclaran que, mientras el dólar y el barril sigan en alza, habrá remarcaciones mensuales de entre 5 y 10%. El mercado liberado por el Gobierno es el germen de la inflación.
Por 01/10/2018 18:27

El domingo último, YPF aumentó 10% sus combustibles y lo propio hizo Axion (casi un 9%). La oleada de aumentos que se extiende a todo el sector (Shell, Oil y blancas) ya acumula subas superiores al 60% en lo que va del año. Pero el fenómeno seguirá siendo noticia: fuentes del sector confirmaron a Letra P que, de aquí a fines de 2018, habrá como mínimo un aumento por mes. Los valores, que no son definitivos, oscilarán entre 5% y 10%.

La justificación de las petroleras es que los precios aún están atrasados en comparación con la devaluación y el precio del barril de referencia internacional. “Recién a fin de año dejaremos de perder”, aseguró un dirigente de una de las firmas líderes.

 

 

El mercado liberado de los combustibles -una decisión política del ex ministro de Energía Juan José Aranguren- termina siendo una de las trabas para la baja de la inflación general que intenta el Gobierno. Es que la injerencia que tienen las naftas en el costo logístico hace que los aumentos en surtidores distorsionen los costos de toda la cadena de provisión, sobre todo en el rubro alimentos y bebidas. “Todavía estamos corriendo de atrás; va a haber más aumentos”, advirtieron fuentes de otra compañía de las que gobiernan en el podio.

En el distrito capital, el ajuste promedio fue del 8%, con la súper a $ 36,74, la premium a $ 43,57, el gasoil grado 2 a $ 32,98 y el grado 3 a $ 38,98.

En el mes de agosto, el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA), Carlos Gold, había estimado que las naftas subirían hasta un 15% hasta fin de año. Pero en la entidad aclararon que “el cálculo ahora se quedó corto porque el dólar y el petróleo siguieron aumentando”. En este sentido, tanto en CECHA como en las petroleras aclaran que “estos aumentos de aquí a fin de año se darán en el nivel de entre 5 y 10% en el caso de que la divisa no pegue otro fuerte sacudón”.