X
Le cuestionan al nuevo jefe del peronismo y a los intendentes del viejo Grupo Esmeralda, su “afinidad” con el gobierno de Vidal. El encuentro fue convocado para el viernes en La Costa.
Redacción 25/01/2018 16:20

Poco duró la frágil unidad del PJ bonaerense. Antes de concretarse la primera reunión del Consejo del Partido, la flamante estructura, nacida de un acuerdo para evitar internas, se terminó desarmando.

El titular del Partido, e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez había convocado a la primera reunión formal, el próximo viernes, en San Bernardo, Partido de La Costa.

Pero con las citaciones en curso, el ex titular del Partido y actual diputado nacional, Fernando Espinoza, se bajó del convite, junto al grupo de intendentes ultra K, y su pares del interior bonaerense. En la lista se acoplan los legisladores que integran los bloques de Unidad Ciudadana, aunque en estos casos, se esperaba que resistieran la invitación, ya que fue en el ámbito parlamentario donde primero quedó en evidencia la fractura interna.

“Antes de sacarnos una foto en la costa, tenemos que definir como se planta el Partido frente a Vidal” indica en reserva un representante de este sector.

 

Este grupo, que integran los jefes comunales, Verónica Magario (La Matanza); Mario Secco (Ensenada); Jorge Ferraresi (Avellaneda), y los 16 intendentes del interior que a fines del año pasado fueron a la legislatura a intentar impedir las reformas propuestas por la mandataria, busca posicionar al Partido en una posición crítica al gobierno de Cambiemos.

Y acusa a la nueva conducción del Partido y los intendentes, Martín Insaurralde (Lomas); Hugo Corvatta (Saavedra) y Juan Pablo De Jesús (La Costa), de negociar con el Ejecutivo para su propia conveniencia y no para el interés común de los demás “compañeros”.

Se refieren particularmente al aval que este sector dio a la ley de Pacto Fiscal, pedida por la mandataria, y que condiciona el reparto de recursos financieros y obra pública a los municipios.

 

 

Según expresan, “para sentarnos en una misma mesa como mínimo tenemos que acordar que ningún municipio adhiere al pacto fiscal” reclaman.

También, cuestionan el aparente personalismo de Menéndez que en los últimos días, y sin consenso del resto de las autoridades, se sacó fotos con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el diputado nacional, Diego Bossio, una de las figuras más críticas a Cristina Fernández de Kirchner.

Hasta el momento la convocatoria, que hicieron de forma conjunta Menéndez y el vice, Fernando Gray, continúa en pie. Aunque con escasas posibilidades de mostrar, no ya una foto de unidad de todos los sectores, sino al menos una copia de la imagen que se mostró en diciembre pasado, cuando asumieron las nuevas autoridades, y Espinoza era promovido como futuro jefe del Congreso PJ.

Cruje el PJ bonaerense: Espinoza y los K no van a la cita pautada por Menéndez

Le cuestionan al nuevo jefe del peronismo y a los intendentes del viejo Grupo Esmeralda, su “afinidad” con el gobierno de Vidal. El encuentro fue convocado para el viernes en La Costa.

Poco duró la frágil unidad del PJ bonaerense. Antes de concretarse la primera reunión del Consejo del Partido, la flamante estructura, nacida de un acuerdo para evitar internas, se terminó desarmando.

El titular del Partido, e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez había convocado a la primera reunión formal, el próximo viernes, en San Bernardo, Partido de La Costa.

Pero con las citaciones en curso, el ex titular del Partido y actual diputado nacional, Fernando Espinoza, se bajó del convite, junto al grupo de intendentes ultra K, y su pares del interior bonaerense. En la lista se acoplan los legisladores que integran los bloques de Unidad Ciudadana, aunque en estos casos, se esperaba que resistieran la invitación, ya que fue en el ámbito parlamentario donde primero quedó en evidencia la fractura interna.

“Antes de sacarnos una foto en la costa, tenemos que definir como se planta el Partido frente a Vidal” indica en reserva un representante de este sector.

 

Este grupo, que integran los jefes comunales, Verónica Magario (La Matanza); Mario Secco (Ensenada); Jorge Ferraresi (Avellaneda), y los 16 intendentes del interior que a fines del año pasado fueron a la legislatura a intentar impedir las reformas propuestas por la mandataria, busca posicionar al Partido en una posición crítica al gobierno de Cambiemos.

Y acusa a la nueva conducción del Partido y los intendentes, Martín Insaurralde (Lomas); Hugo Corvatta (Saavedra) y Juan Pablo De Jesús (La Costa), de negociar con el Ejecutivo para su propia conveniencia y no para el interés común de los demás “compañeros”.

Se refieren particularmente al aval que este sector dio a la ley de Pacto Fiscal, pedida por la mandataria, y que condiciona el reparto de recursos financieros y obra pública a los municipios.

 

 

Según expresan, “para sentarnos en una misma mesa como mínimo tenemos que acordar que ningún municipio adhiere al pacto fiscal” reclaman.

También, cuestionan el aparente personalismo de Menéndez que en los últimos días, y sin consenso del resto de las autoridades, se sacó fotos con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el diputado nacional, Diego Bossio, una de las figuras más críticas a Cristina Fernández de Kirchner.

Hasta el momento la convocatoria, que hicieron de forma conjunta Menéndez y el vice, Fernando Gray, continúa en pie. Aunque con escasas posibilidades de mostrar, no ya una foto de unidad de todos los sectores, sino al menos una copia de la imagen que se mostró en diciembre pasado, cuando asumieron las nuevas autoridades, y Espinoza era promovido como futuro jefe del Congreso PJ.