X

Por temor a una derrota bonaerense, Macri federaliza el esfuerzo electoral

Córdoba, Santa Fe, Tucumán y Santa Cruz son las cuatro provincias donde Cambiemos espera ganar para equilibrar magros resultado en la tierra gobernada por Vidal. Los antecedentes K de 2009 y 2013.

Por 27/07/2017 7:00

Ante la incertidumbre que genera el escenario electoral de la provincia de Buenos Aires para el oficialismo, en la Casa de Gobierno prefieren hablar de las buenas chances que tiene Cambiemos en distintas provincias del interior. En el mapa de los 24 distritos, donde el presidente Mauricio Macri pretendía que no hubiera internas con radicales ni lilitos, hay cuatro prioridades: Córdoba, Santa Fe, Tucumán y Santa Cruz. La tierra que gobierna el peronista Juan Schiaretti y la que conduce el socialista Miguel Lifschitz son materia de una obsesión para los operadores del Gobierno y especialmente para el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

El recurso de equilibrar las pálidas previsiones bonaerenses con el mapa electoral nacional ya fue utilizado por el kirchnerismo en las elecciones de 2009 y 2013, cuando el entonces oficialismo afrontó los malos resultados obtenidos en la provincia de Buenos Aires con las cosechas de otros territorios y con el resultado global de esos comicios. La versión de Cambiemos sucede antes de la visita a las urnas, ofrece una geografía diferente y está en manos de otros protagonistas. 

En las últimas semanas, Frigerio y Peña han estado al frente de visitar cada una de las provincias que están en la mira de la Casa Rosada y de coordinar el desembarco de parte del gabinete nacional para apuntalar a sus candidatos. En la lista de objetivos territoriales, el tercer y cuarto puestos son para Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner, y Tucumán, la provincia norteña que este jueves visitó Macri, sin dedicarle una sola palabra al mandatario Juan Manzur.

 

 

“Schiaretti está nervioso con nosotros y le pega a Macri porque no le está yendo bien en su propia tierra”, chicaneó un vocero de la cartera de Interior, sin mencionar que los sondeos para la alianza de Cambiemos en Córdoba arrojan 20 puntos menos que los 47 que obtuvo Macri en las primera vuelta presidencial de 2015. Hace dos semanas, fue la primera provincia que visitó Macri para apuntalar al ex arbitro Héctor “La Coneja” Baldassi, cabeza de lista del oficialismo, en busca de su reelección como diputado nacional por esa provincia.

En Santa Fe, la apuesta y el apoyo estará sobre los hombros del radicalismo, bajo la batuta del intendente capitalino José Corral, titular del Comité Nacional de la UCR y aspirante a ser candidato a gobernador en 2019. Al frente de la lista está Albor Cantard, radical de pura cepa y hombre que responde orgánicamente a sus correligionarios provinciales.

En la provincia patagónica que administra la cuñada de la ex presidenta, el objetivo es simbólico, por tratarse de la tierra originaria del kirchnerismo. Detrás del discurso, la realidad santacruceña del macrismo no es la mejor. Santa Cruz es una de las provincias donde no se cumplió la instrucción presidencial de evitar internas. El Frente Unión para Vivir Mejor-Cambiemos tendrá una lista de senadores encabezada por el actual diputado nacional de la UCR Eduardo Costa, acompañado por la dirigente de Pico Truncado, María Belén Tapia, pero otra lista de ese espacio llevará como primer candidato a senador al ex concejal de Río Gallegos Pablo Fadul, una tercera estará bajo la firma del también ex concejal de Río Gallegos Jorge Cruz y la cuarta, por Matías Rognetta.

En Tucumán, la apuesta de la Casa Rosada está en manos del ex jefe del Plan Belgrano, José Cano, cuyo nivel de conocimiento habría crecido sensiblemente en la provincia norteña gracias a su exposición pública como funcionario. Detrás del crecimiento de su imagen, todavía queda un largo camino por recorrer que será apuntalado por Macri, en futuras visitas como la que concretó este jueves.

El segundo pelotón de expectativas está concentrado en Salta, La Rioja, Entre Ríos, Tierra del Fuego y Chaco, cuyo gobernador, Domingo Beppo, fue recibido en este jueves en la Casa de Gobierno por el jefe de Gabinete Marcos Peña, que ya prepara las valijas para recorrer esos puntos del interior.