X
  • Massa en la ancha avenida: “Este Gobierno es tan malo que resucitó a Cristina”

  • Massa en la ancha avenida: “Este Gobierno es tan malo que resucitó a Cristina”

  • Massa en la ancha avenida: “Este Gobierno es tan malo que resucitó a Cristina”

Ante un centenar de empresarios, el líder del Frente Renovador mantuvo su apuesta a jugar por el medio y dijo que Macri “no tiene plan económico”. Rechazó remover a Gils Carbó por decreto.
Por 11/07/2017 20:42

Sergio Massa se acomodó en un coqueto sillón de pana roja, frente a un centenar de empresarios argentinos y encarado mano a mano por Daniel Hadad. Desde ese escenario se abrazó más fuerte que nunca a su estrategia madre, la ancha avenida del medio: “Miren lo malo que ha sido este Gobierno que resucitó políticamente a Cristina (Fernández de Kirchner)”.

El líder del Frente Renovador y precandidato a senador por la alianza 1País abrió la ronda de presentación de candidatos que convocó el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP), entidad que agrupa a los 200 empresarios más grandes e influyentes del país. Llegó al hotel Alvear rodeado de todo su equipo económico, encabezado por los Lavagna, Roberto y Marco, el ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Ignacio de Mendiguren y su candidato a diputado nacional por la Ciudad, Matías Tombolini.

Ante esa tribuna, con Hadad oficiando de entrevistador y bastonero, Massa aseguró que “el problema más serio que tenemos es que la gente perdió poder de compra, con medidas que en teoría aplicaban para mejorar la situación fiscal, lo que finalmente no sucedió”. Y concluyó con una definición un poco más contundente: “El Gobierno no tiene plan económico”.

Hadad abrió la presentación valorando tanto las victorias como las derrotas electorales de Massa desde que se bajó de la escudería K. “En 2013 le puso fin a un proyecto político –explicó el dueño de Infobae-. Y en 2015, de no haber presentado la candidatura Sergio, las posibilidades de continuidad del gobierno anterior hubiesen crecido”.

Massa reflotó esta idea casi sobre el final de la charla. “Aprendí de haber ganado en 2013 y de haber perdido en 2015”, fue el gesto de confianza que intentó bajar, en plena campaña electoral, hacia la atenta mirada de los hombres más acaudalados de la Argentina. Y soltó lo que, a esta altura, ya puede definirse como su nuevo slogal electoral: “Los argentinos van a castigar el ajuste del presente sin volver a la corrupción del pasado”.

Adrián Werthein, titular del CICYP y de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires fue el responsable de darle la bienvenida al ex jefe de Gabinete. “Joven potente de la política argentina” lo llamó, una definición que no le cayó del todo simpática al humor de Massa. “Cuanto futuro tenés”, continuó su tanda de elogios. Y recordó la elección de 2013, el debut del Frente Renovador en las urnas, en la que “Sergio y (el hoy ministro bonaerense, Joaquín) De la Torre decidieron que iban a ponerle fin al sueño de Cristina eterna”, lo que “permitió la alternancia después de 13 años (sic), que fueron demasiados”.

SIN RUMBO. Massa eludió definiciones que buscó sacarle Hadad. Entre ellas, el empresario lo apretó en torno al plan del macrismo de flexibilizar leyes laborales y atacar los convenios colectivos de trabajo. En eso, tras cerciorarse de que estaba frente a los dueños de las empresarias clave de aparato productivo y financiero argentino –entre ellos el CEO de HSBC Argentina, Gabriel Martino, quien sonó como candidato a sumarse al equipo económico del Gobierno-, el ex intendente de Tigre no se la jugó. Sí, en cambio, soltó algunas frases contra el plan económico que viene ejecutando el presidente Mauricio Macri.

“El problema de fondo es que la Argentina hace seis años que no crece. Necesitamos definir cómo vamos a crecer. Lo que nos falta es un proyecto del país. Y definir que hay sectores de la economía que van a pelear nichos el año que viene, otros en cinco años y otros en veinte años”, arrancó Massa. Y fue tibio al ser consultado por el endeudamiento que viene tomando el gobierno macrista. Sostuvo que no es tan grave al contrastar “deuda contra PBI” pero que lo que ocurre es que “nuestro sector privado no tiene crédito”. “El problema más serio es que el sector privado no toma crédito a largo plazo porque este país le cambia las reglas cada cinco años”.

“En algunos rubros se puede bajar impuestos y en otros tenemos que asumir que tenemos que adoptar la matriz tributaria del resto del mundo. En la Argentina se premia la especulación financiera y se castiga la generación de empleo”, afirmó Massa, “26% de tasa de interés en Lebacs es una mala señal”.

“El Gobierno no tiene claro que país quiere construir”, dijo, “hasta ahora los mensajes son primarización de la economía”. “Los mercados, cuando miran a la Argentina, miran que tenemos una inflación, una tasa de interés y una presión impositiva muy alta. Todo esto ha frenado la llegada de inversiones a la Argentina, que iban a ser en el segundo semestre, después en el tercero y ya estamos en el cuarto”, amplió.

“Al laburante que necesita tener un proyecto de vida acompañado por el Estado, este Gobierno lo ha dejado a la buena de Dios”.

PRESIÓN JUDICIAL. Massa bendijo la labor del Poder Judicial, que en este tramo de la campaña decidió ir a fondo contra ex funcionarios kirchneristas. “La Justicia está demostrando lentamente y está corriendo el velo hacia la realidad en la Argentina”. Y hasta pasó el chivo de la sesión especial que convocó para este miércoles, con el objetivo de que la Cámara de Diputados votó el fin de los fueros parlamentarios y destinada al fracaso por la decisión del bloque de Cambiemos de no dar quórum. “Mañana (por este miércoles) tenemos la oportunidad, no dentro de seis meses, de aprobar en el Congreso la renuncia a los fueros de todos los legisladores. Vamos a ver quiénes quieren fueros y quiénes no”.

También minimizó su paso por el kirchnerismo, donde fue titular de la Anses, jefe de Gabinete, electo intendente en la boleta del Frente para la Victoria (FPV) y hasta candidato testimonial junto a Néstor Kirchner y Daniel Scioli, en 2009: “Fui 11 meses Jefe de Gabinete y me fui. Y cuando decían que ´si no les gusta armen sus propia partido´ lo armé y ganamos las elecciones”.

“Me fui sin una sola denuncia de corrupción –continuó-. La única denuncia la inventó un señor, (ex dueño del multimedios Grupo Veintitrés, Sergio) Szpolski”, empresario de medios muy cercano a Massa. “Me investigaron de punta a punta y no me encontraron nada”, cerró.

Por último, rechazó la remoción de la Procuradora Alejandra Gils Carbó por la vía del decreto, estrategia que barajan en Casa Rosada y que ya fue denunciada hasta por la candidata y miembro fundadora de Cambiemos, Elisa Carrió.