LA INTERNA DEL PALACIO SAN MARTÍN

Asumió Faurie como canciller y recrudeció la puja entre menemistas y nosiglistas

Macri y Peña intentaron nombrar, sin éxito, al secretario Horacio Reyser como vicecanciller. El desplazamiento del “nosiglismo”. Los diplomáticos que suman más poder y quiénes preparan las valijas.

Esta tarde, durante la jura del flamante canciller Jorge Faurie, el presidente Mauricio Macri aprovechó el acto en el Salón Blanco para pegarle al diputado del FpV y abogado Héctor Recalde y repetir una vez más por qué eligió a la saliente Susana Malcorra. Durante su discurso casi no habló sobre relaciones exteriores, salvo para remarcar su interés en integrar la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE): “Señores, si estás en este club es porque ya sabemos que no vas a llevarte la plata con la mano, sabemos que no le vas a hacer trampa al sistema, que nos va a ahorrar un montón de tiempo porque el tiempo es escaso y por más que la medicina mejora y la longevidad aumenta, el tiempo siempre es escaso”, resumió el mandatario.

 

La jura del nuevo canciller, que está en Buenos Aires apenas se conoció la renuncia de Malcorra, fue la primera parte de un protocolo que concluyó antes del anochecer con un brindis de despedida organizado desde las 19.30 dentro del Palacio San Martín para la funcionaria saliente. Aunque estaba prevista la presencia del Presidente en la despedida, no pudo llegar por problemas de agenda, pero en su lugar estuvieron la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete Marcos Peña, su secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo y todo el elenco de secretarios de la cancillería. “Por ahora se mantiene el mismo equipo, hasta que dentro de unos meses, Faurie defina a sus nuevos colaboradores”, confió a Letra P una fuente del Palacio San Martín para confirmar que la salida del vicecanciller Pedro Villagra Delgado “no será el único cambio tras la salida de Susana”.

 

Desde la semana pasada, fuentes del Gobierno informaron que el nuevo vicecanciller es el embajador Guillermo Daniel Raimondi, que asumió el cargo este martes. Su ascenso deja libre la subsecretaría de Integración Económica Americana y del Mercosur, que está bajo la órbita de Horacio Reyser Travers, actual secretario de Relaciones Económicas Internacionales. Pocos minutos antes de la despedida de Malcorra (y la bienvenida de Faurie), uno de los asistentes al brindis, confió que “Reyser recibió una propuesta del Presidente y de Peña para ser el nuevo vicencanciller, pero eligió seguir en el cargo y poner en ese lugar a un hombre de su equipo como Raimondi”, que formalmente tendrá el control de la secretaría de Relaciones Exteriores.

 

Por debajo de Pompeo, Faurie, Raimondi y Reyser Travers, al menos por ahora, seguirá el embajador Patricio Benegas como secretario de Coordinación y Cooperación Internacional, y Santiago de Estrada como jefe del área de Culto.

 

En el esquema, el otro funcionario que también estaría preparando sus valijas es el jefe de Gabinete y coordinador general de Asuntos Estratégicos Héctor Mauricio Salmoyraghi, un diplomático de “estrecha relación con el empresario y ex ministro del Interior del alfonsinismo Enrique "Coti" Nosiglia”. Anoche, mientras los funcionarios de la Cancillería brindaban a la salud de Malcorra y de Faurie, algunos consultados por este medio confiaron que “es imininente el cambio de ese cargo”, porque “la llegada de Faurie implica la salida de todos los funcionarios cercanos a Nosiglia de la conducción de la Cancillería”. La aclaración tiene que ver con los orígenes que comparten Pompeo y Faurie en el menemismo, y el fugaz paso que tuvieron en 2002 bajo la cancillería de Carlos Ruckauf. Faurie, se sabe, llegó a vicencanciller hasta que fue despedido por omitir una sociedad con Ramón Hernández, ex secretario privado de Carlos Menem y uno de los presuntos poseedores de cuentas bancarias cifradas en Suiza.

 

En el caso de Salmoyraghi, se trata de uno de los hombres que apoyó el nombramiento del ex embajador en Washington Martín Lousteau. Ambos gozan de un fuerte apoyo del Coti, que hasta ahora no pudo imponer a ninguno de sus escuderos en la Cancillería dentro del nuevo elenco.

 

En medio de todos esos movimientos, todavía queda uno, de vital importancia, que todavía no ha sido resuelto: la designación del reemplazante de Lousteau al frente de la embajada en Washington. “Buena parte del staff de conducción de la Cancillería son embajadores de carrera y es posible que así suceda también en Washington”, anticipó un funcionario que está en una situación expectante ante la llegada de Faurie. El punto es coincidente con las sugerencias que había hecho Malcorra, pero nadie descarta por completo la alternativa de un embajador político en la representación nacional ante la Casa Blanca.

 

Con el relanzamiento del aparato diplomático, Malcorra se mantendrá lejos de la gestión, pero posiblemente cerca de Macri. Antes de ser reemplazada, fue designada como jefa del “Consejo de Alto Nivel para el Análisis Global”, creado por Macri y Peña mediante el decreto 413/2017. Tendrá rango de ministro “ad honorem” y tendrá la misión de “elaborar aportes y recomendaciones sobre las principales tendencias globales” y “como espacio de reflexión, debate y asesoramiento sobre las principales tendencias globales, del cual podrán participar personalidades destacadas y expertos reconocidos en la materia internacional”. La mujer tendrá cierta visibilidad en Buenos Aires, ya que “convocará la participación de las personalidades y expertos que conformarán las reuniones del Consejo, cuya labor también tendrá carácter ad honorem”.

 

Déjà vu del horror: el Gobierno tiene detenida en Ezeiza a una sobrina de desaparecidos
Javier Milei. 

También te puede interesar