X

El ministro de Seguridad calentó más la pelea de Vidal con la intendenta de La Matanza, con la batalla electoral por el distrito determinante de la provincia como telón de fondo.

Redacción 19/04/2017 9:29

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, salió al cruce de los dichos de la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, quien acuso a la Provincia de no enviarle vehículos policiales. "Los patrulleros tienen que ser iguales por protocolo. Magario miente y miente", disparó el funcionario bonaerense para calentar así aún más la disputa deliberada entre el vidalismo y la mandataria matancera por este distrito clave de cara a las próximas elecciones.

Luego de admitir como “un error” el hecho de plotear con su nombre los patrulleros, Magario redobló la apuesta al apuntar contra la Ejecutivo bonaerense: "Vamos a borrar mi nombre cuando traigan los patrulleros que necesitamos", y afirmó que la acción, cuestionada por dirigentes de Cambiemos, se hizo para marcar que los vehículos “se han comprado con los impuestos que aportan los matanceros".

"La lucha contra la inseguridad merece respeto. No tiene nombre, apellido ni partido político", salió al cruce Ritondo en declaraciones a radio Mitre, para remarcar que “si la gente lo paga con sus impuestos, no es de ninguno de los políticos". "Se puede identificar el distrito, pero poner el nombre y apellido más grande que la policía es vergonzoso", arremetió el funcionario vidalista.

Este cruce se enmarca en una creciente batalla electoral por el posicionamiento en el distrito de cara a las legislativas de este año. Mientras la intendenta matancera suene como potencial Plan B de un sector del peronismo de no candidatearse Cristina Fernández de Kirchner, la gobernadora María Eugenia Vidal, desembarcó recientemente en el distrito para realizar timbreos y caminatas, aceitando la maquinaria electoral oficialista en una campaña que la tendrá como la candidata sin boleta.

En tanto, Magario reforzó sus cuestionamientos hacia la gestión provincial, a la cual acusó de pretender “desfinanciar” el municipio, quitándole “4 puntos de la coparticipación, lo que significa 200 millones en el año”.