Violencia en el fútbol

En la Provincia ya no quieren asumir el riesgo de las hinchadas visitantes

"La idea es acomodar un poco las cosas para evitar un suicidio político", advierten en el gobierno de Vidal, conscientes de que están transitando un año electoral.

En el Gobierno de la provincia de Buenos Aires están analizando qué hacer con la vuelta de los hinchas visitantes al fútbol. Los últimos incidentes en las canchas de Banfield y Racing hicieron parar la pelota y ahora se está replanteando la continuidad de la medida que tomaron el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, y el titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte, Juan Manuel Lugones. Si bien no hubo ningún pedido concreto de la gobernadora María Eugenia Vidal, en Cambiemos son conscientes del riesgo que implica seguir insistiendo con el plan, cuando fin de semana tras fin de semana queda en evidencia que la sociedad no está preparada para disfrutar de las dos parcialidades. "Políticamente no es la mejor medida en un año electoral", se sinceran.

 

"Es un tema muy complejo en un año muy político", le dijo a Letra P una fuente del Gobierno provincial en la previa de una nueva fecha del torneo, que, por primera vez desde el intento de hacer retornar a los visitantes, no tendrá ni un partido con dos hinchadas en territorio bonaerense .

 

Esta decisión fue tomada por Ritondo y Lugones. "Vidal no habló con Lugones y no hubo ningún pedido para frenar la concurrencia de los hinchas visitantes", aseguraron desde Seguridad, algo que confirmó un allegado a la gobernadora.

 

Sí es cierto que, producto de los últimos episodios de violencia que se registraron en los aislados intentos por hacer convivir a locales y visitantes, los funcionarios bonaerenses implicados en la organización de los operativos pusieron el asunto en stand by.

 

"Este es un año difícil para hacer funcionar la convivencia de los visitantes y, si te equivocás en una, te pegan políticamente; por eso, la idea es acomodar un poco las cosas para evitar un suicidio político", razonan con cautela en el gobierno. Por eso, este fin de semana habrá un descanso en cuanto a la medida que ya había intentado implementar a cuentagotas el ex gobernador Daniel Scioli, antes de las últimas elecciones.

 

"La voluntad en cuanto a los visitantes sigue estando, es una decisión política", le advirtieron a este portal fuentes de la Aprevide, pero, al mismo tiempo, confirman que este fin de semana no los habrá, algo que sí ocurrirá la semana que viene con los dos partidos que jugarán por Copa Sudamericana dos de los representantes argentinos -Independiente contra Alianza Lima en Avellaneda y Defensa y Justicia contra San Pablo en Lanús. Por ejemplo, en el Libertadores de América se preparará un operativo para recibir a cuatro mil peruanos.

 

En agosto del año pasado, como contó Letra P, había sido decisión de Vidal permitir las dos hinchadas en la mayor cantidad de partidos posible. Por aquel entonces, en el Ministerio de Seguridad aseguraban que estaban dadas las condiciones para que el retorno sea definitivo, aunque advertían que eran los dirigentes de los clubes quienes tenían la última palabra y que muchos no querían que eso ocurriera.

 

universidades: no hubo acuerdo con el gobierno y los gremios paran 48 horas
Julio Cobos, diputado de la UCR.

También te puede interesar