En lo que va de 2017

La Provincia va por más recaudación y apunta a las embarcaciones sin declarar

Inscribió de oficio a más de 23 mil yates, lanchas y motos de agua nunca registradas en el fisco.

Luego de varias intimaciones sin respuesta, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) avanzó durante 2017 en la inscripción de oficio de 23.290 yates, lanchas y motos de agua que sus propietarios nunca habían declarado ante el fisco y que, por ende, evadían el pago del Impuesto a las Embarcaciones Deportivas que les corresponde tributar en jurisdicción bonaerense. Así, la Provincia apunta a mejorar la recaudación poniendo la lupa sobre los altos contribuyentes. 

 

El titular de ARBA, Gastón Fossati, explicó que, intimaciones mediante, estos contribuyentes “tuvieron oportunidad de registrar su embarcación a través de internet o presentar un descargo para explicar su situación, pero no mostraron voluntad de ponerse al día”. Por ese motivo, el funcionario señaló que ahora se los inscribió de oficio “para que paguen lo que adeudan y enfrenten las multas correspondientes”.

 

En los últimos meses del año pasado, luego de cruzar datos con la Prefectura Naval Argentina, la Agencia de Recaudación detectó estas irregularidades y cursó intimaciones a 31.400 dueños de embarcaciones, que tenían plazo hasta el 31 de diciembre de 2016 para ordenar su situación.

 

De ese universo de contribuyentes, 8.110 se inscribieron en forma voluntaria para tributar el impuesto o presentaron descargos dando cuenta de su situación. Los 23.290 que nunca respondieron, pese a que ARBA los contactó a través de distintas modalidades, como comunicaciones en el Domicilio Fiscal Electrónico, mensajes digitales o envíos postales certificados, son los que ahora el organismo incorporó de oficio a sus padrones tributarios.

 

Fossati resaltó que “el Impuesto a las Embarcaciones Deportivas registraba un importante nivel de evasión entre contribuyentes de alto poder adquisitivo, por eso una de las prioridades de nuestra gestión fue implementar medidas para mejorar su cobrabilidad”.

 

Con ese objetivo, ARBA comenzó a cruzar datos con diversas fuentes de información, profundizó controles en guarderías náuticas, lanzó una campaña de inscripción voluntaria de contribuyentes y restableció los acuerdos de trabajo conjunto con los municipios de la región metropolitana norte, para lograr mayor eficiencia en la administración del tributo.

 

“Ese trabajo nos permitió reducir la evasión y casi triplicar el padrón de inscriptos en el Impuesto a las Embarcaciones Deportivas, que pasó de 18.421 contribuyentes registrados en enero de 2016 a 52.979 en la actualidad. Se trata de un avance muy importante, porque contribuye a recuperar recursos que son fundamentales para seguir cambiando la realidad de la Provincia y sus vecinos”, destacó Fossati.

 

Además, hizo hincapié en la “mayor eficiencia en la administración del tributo” mediante “procedimientos transparentes que posibilitan que cualquier contribuyente intimado pueda realizar su descargo en nuestra web en caso de que lo considere necesario”.

 

El Impuesto a las Embarcaciones que administra ARBA abarca a yates, lanchas, motos de agua y otros vehículos similares utilizados en actividades deportivas o de recreación, siempre que estén propulsados en forma principal o accesoria a motor y tengan su amarradero o guardería habitual en la provincia de Buenos Aires. La base imponible del tributo se calcula en función del valor de la embarcación, y el impuesto se abona a través de dos cuotas que vencen en marzo y noviembre de cada año.

 

Axel Kicillof y Maximiliano Pullaro, buena síntonia y cooperación.
Javier Milei no quiere controlar el comercio exterior

También te puede interesar