Adjudicaciones PRO

Morón: cuestionan que el Grupo L siga operando a pesar de polémica contratación

La corporación de Lusardi abastece comedores escolares sin pasar por licitación pública. Hernán Sabbatella (FpV) pidió lugar a proveedores locales y criticó el actual servicio.

Morón es uno de los distritos del GBA amarillo donde extendió en los últimos tiempos sus fronteras el Grupo L, la corporación de la familia Lusardi que, entre las recientes y millonarias licitaciones obtenidas a manos de gestiones PRO, se hizo del servicio alimentario en las cárceles bonaerenses hasta 2019. Pero en la comuna administrada por Ramiro Tagliaferro, el desembarco de este tejido empresarial no pasó desapercibido.

 

Hacia finales de febrero pasado se le otorgó a empresas del mencionado grupo el abastecimiento a comedores escolares en diversos establecimientos educativos del distrito en un proceso de adjudicación que levantó polvareda ya que, para evitarse la licitación pública –a la cual es obligatorio recurrir con montos superiores a $1.7 millones- la comuna dividió el servicio, presupuestado en alrededor de $4 millones, en distintas licitaciones privadas por $1.033.000.

 

Esto disparó los cuestionamientos desde el arco opositor hasta desembocar en abril pasado en una nueva interpelación a la gestión Tagliaferro. En el oficialismo reconocieron que se hizo una fragmentación del monto total “para hacerlo por licitación privada” pero justificaron la maniobra en la “urgencia” de cara al inicio del ciclo lectivo y que, de hacerlo vía licitación pública, los procesos se habrían demorado. Desde la oposición, no dudaron en plantear un “direccionamiento” de la compra a una empresa porteña, sin dar lugar a los proveedores locales que anteriormente se hacían cargo del servicio.

 

Todo esto, en el marco de la descentralización del manejo de comedores que se da en algunos distritos (entre ellos Morón) y a partir del cual el poder de contratación de proveedores pasó de la Provincia, a través de los consejos escolares, a los municipios. Vale señalar que dicha municipalización tuvo en marzo último dictamen suspensivo del juez Luís Federico Arias, quien la consideró “inconstitucional”, algo que fue apelado por el vidalismo.
 

 


SIGUE OPERANDO. Más allá de la polémica que se desató por estas contrataciones meses atrás, por estos días en la oposición se retoman los cuestionamientos por la persistencia del Grupo L en el distrito.  

 

“Siguen trabajando en Morón, se ven hoy en día camionetas del Grupo L en las puertas de las escuelas”, señaló a Letra P el presidente del bloque del FpV en el Concejo Deliberante de Morón, Hernán Sabbatella, para advertir que dichos vehículos no poseen compartimentos de refrigeración por lo que abrió un manto de duda sobre el respeto a la cadena de frío de los alimentos que se distribuyen en los establecimientos educativos”.

 

En ese sentido, el edil detalló que en su espacio siguen recibiendo quejas del ámbito escolar por el servicio implementado. “Es todo muy desproporcionado, en una escuela de jornada completa sólo dan un sanguchito por alumno y en otras termina sobrando la comida. Está mal pensado y mal distribuido”, subrayó para dar cuenta de pedidos de informe que, por estos temas, se emanaron desde su bancada y que no tuvieron respuestas del Ejecutivo.

 

Sabbatella remarcó que luego de la interpelación el municipio se comprometió a realizar llamados a licitación pública por este servicio pero que, en los hechos concretos, “esa información no la tenemos”. Y disparó: “Es muy difícil acceder a la información pública en Morón”.
 

 


CONTRATACIÓN “BURDA”. Al aludir a la contratación con la que se hizo el Grupo L en Morón, a la cual etiquetó como “burda” por hacerse “de forma consecutiva, una tras otra en el mismo día”, el concejal no cierra el manto de sospechas: “Todo lleva a pensar a que hay algo irregular”, sostuvo.

 

En cuanto a los argumentos del oficialismo basados en la “urgencia” para realizar la contratación, Sabbatella replicó: “Fue en verano, se podría haber hecho bien y no darle el servicio a una empresa con muchas denuncias de mala prestación en Capital”.

 

“Fue una maniobra de fraccionamiento de la compra para eludir el mecanismo de contrataciones de licitación pública, algo que ellos mismos reconocieron”, indicó el concejal del FpV para referir a declaraciones en esa línea emitidas en plena sesión deliberativa por la presidenta del bloque Cambiemos, Analía Zapulla.

 

De esta manera, el jefe de bancada del FpV en Morón exigió que se dé lugar a los proveedores locales “desplazados”. Así, sostuvo: “Antes, el sistema del Consejo Escolar con cooperadoras decidían a qué proveedor comprar, se conocían bien las necesidades de las escuelas y se tenía un trato directo con los proveedores que no son otra cosa que pymes, panaderías de barrio. Con todo esto, quedaron desplazados”.

 

Intendentes radicales reunidos en Tandil.

También te puede interesar