X

Un estudio del Banco Central revela que los gurúes del mercado son menos optimistas que la Casa Rosada. Las expectativas para la medición mensual no marcan bajas al menos hasta febrero.

Diego Estévez 05/09/2016 11:07

Una proyección realizada por consultoras privadas, centros de investigación y entidades financieras contradice las expectativas oficiales en el renglón más sensible de la economía: según esa estimación, la inflación rozará el 20% en 2017.

El aumento del costo de vida desvela al Gobierno. Dependiendo del estrato social en el que impacte, se descalabró a cifras que rondan el 50% anual y pone al presidente Mauricio Macri en un escenario que ni el más pesimista de los economistas imaginaba para este 2016.

Al golpe social que esto provoca también se suma el ruido de pequeñas internas que se desatan en primeras y segundas líneas de los encargados de llevar lo números macro adelante: Alfonso Prat Gay (Hacienda), Federico Sturzenegger (Banco Central) y Rogelio Frigerio (Interior y Transporte).

En este escenario, se conoció un informe del Banco Centra realizado entre 33 consultoras y centros de investigación locales, 14 entidades financieras de Argentina y siete analistas extranjeros que muestran números tan llamativos como preocupantes y confirman el escenario de estanflación (inflación alta + recesión) adelantado por Letra P en marzo pasado (ver "La estanflación, ese infierno tan temido").

En el denominado Relevamiento de Expectativas del mercado (REM) del Central, se indica que la inflación anual esperada para diciembre de 2016 asciende a 37,7%, aunque muchas consultoras ya ponen esa cifra muy por arriba del 40%.

Pero el dato que enciende luces amarillas aparece en las perspectivas para 2017, que son descendentes pero proyectan una inflación de hasta 19,9% para los doce meses del año entrante, casi tres puntos por arriba del modesto 17% que plantea la administración macrista para igual período.

 

 

Además, según el REM, la tasa mensual de inflación minorista medida a través del IPC nivel general para la Ciudad de Buenos Aires y alrededores sería de 1,3% en septiembre de 2016 y oscilaría entre 1,6% y 1,8% hasta febrero de 2017. Es decir, no sólo no bajará, sino que podría subir aún más.

“Respecto del mediano plazo, las proyecciones de los analistas continúan confirmando la expectativa de una sistemática desaceleración de la inflación”, destacó el informe de la entidad que preside Sturzenegger. Los números publicados revelan exactamente lo contrario.

Las consultoras indican que en 2018 la inflación podría retroceder hasta 12% anual y llegar al 5% en 2019. Por ahora, parece más alquimia que números sustentados en variables reales, como flujo de inversiones, demanda agregada, expectativas de un mercado laboral e interno más fuertes o mejoras en los términos de intercambio vinculado a la balanza comercial, lo que es decir, que ingresen más dólares y que rindan más en el circuito local.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) consiste en “un seguimiento sistemático de los principales pronósticos macroeconómicos de corto y mediano plazo en el que participan especialistas externos”. En esta oportunidad, se difundieron los resultados del relevamiento realizado entre el 29 y el 31 de agosto de 2016.

DÓLAR Y PBI. Con respecto a las proyecciones del valor del dólar, el estudio del REM revela que las consultoras lo ubican en “una senda creciente pero estable”, de  $15,3 para septiembre y $16 para fin de año.

Para 2017, los especialistas proyectan que la divisa estadounidense rondará los $17,8 en agosto y $18,5 a fines del año próximo.

En lo que respecta al crecimiento de la economía, la proyección de los especialistas explica una contracción del PBI para este año del 1,5% y una mejora de 3,2% para 2017. Algunos son más osados. Por ejemplo, el vice ministro de Economía de gobierno de la Alianza y consultor de Daniel Scioli durante la campaña electoral, Miguel Bein, cree que en 2017 se puede crecer al 5% anual.