X

Una delegación de 10 representantes gremiales, encabezada por Schmid, Daer y Acuña, será recibida por los titulares del episcopado: José María Arancedo, Carlos Malfa y Mario Poli, con agenda abierta.

Redacción 14/09/2016 14:34

Los miembros de la mesa ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina recibirá esta tarde al nuevo triunvirato unificado de la Confederación General del Trabajo “con agenda abierta”, según anticiparon a Letra P fuentes del episcopado. La reunión se concretará en la sede religiosa de Suipacha 1032 y estará encabezada por el titular del organismo José María Arancedo, el secretario general Carlos Malfa y el cardenal y arzobispo porteño Mario Aurelio Poli, que está a cargo de la vicepresidencia primera. La mesa ejecutiva de la CEA estará incompleta porque  el vice segundo y arzobispo de Salta Mario Cargnello no asistirá a la cita y permanecerá en su provincia.

La lista de dirigentes sindicales que llegarán a la reunión supera la decena, aunque esta confirmada la presencia del titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento Juan Carlos Schmid, del jefe del gremio de Sanidad y diputado del massismo Héctor Daer , además del estacionero Carlos Acuña.

Desde el 22 de agosto, cuando los tres jefes sindicales fueron electos para conformar el nuevo mando unificado, uno de los planteos de los gremios que conforman la CGT es el armado de una mesa de diálogo, donde están sentados representantes empresariales y sindicales en una troika donde el clero jugaría de amable componedor. “Hasta ahora no hubo ningún planteo del gobierno para hacer una mesa de diálogo y tampoco sabemos si es la inquietud del sindicalismo: la reunión fue solicitada de manera formal y quienes la pidieron serán recibidos por la máxima autoridad del episcopado a “agenda abierta”.

En la previa de la reunión de esta tarde, el triunvirato que se sacará la foto con los obispos le disparó al presidente Mauricio Macri que les pidió “prudencia” desde la apertura del “minidavos” ante el lanzamiento de nuevas medidas de fuerza antes de fin de año por que el Gobierno se niega a reabrir las paritarias ante la profunda depreciación del salario por la inflación. El mensaje presidencia ocurrió una semana después de la reunión que mantuvieron con el ministro de Trabajo Jorge Triaca. La reunión no tuvo ningún resultado concreto, pero fue considerada por el sindicalismo como la primera etapa de un trámite, cuyo segundo capítulo es la reunión de esta tarde.