El libre comercio

Macri afina la sintonía con países “market friendly”: ganan los gigantes, miran las pymes

Con el relanzamiento de la agenda bilateral con México, el Presidente busca acercarse aún más a EE.UU. Celebran las automotrices, los laboratorios, las alimenticias y Techint. El giro al Pacífico.

Con los 17 acuerdos de cooperación con México que firmó este viernes en una cumbre bilateral con su par azteca, Enrique Peña Nieto, el presidente Mauricio Macri profundizó el giro económico y de política exterior del país. El acto significó, como acción económica, sacar del letargo al comercio entre los dos países, adormecido tácticamente en la gestión kirchnerista, con el plus de hacerlo con un vecino de Estados Unidos que detenta la nada despreciable suma de 100 millones de potenciales consumidores. La estrategia Implica, en términos generales, importantes beneficios para grandes corporaciones industriales y muy pocos para las pequeñas y medianas.

 

Las últimas cifras oficiales publicadas por el gobierno mexicano revelan que en 2014 el comercio bilateral alcanzó los 2.500 millones de dólares. Argentina no tiene cifras oficiales en este ítem desde 2012.

 

Si para muestra basta un botón, los presidentes rubricaron la profundización del Acuerdo de Complementación Económica ACE-6, un entendimiento que data de hace 29 años y que significa negociar por sectores complementarios, es decir, venderse un país a otro sin atacar nichos de negocios sensibles.

 

Para Argentina representa una oportunidad de negocios en sectores muy fuertes, aunque también escasas expectativas para pymes. La industria automotriz será la primera en festejar porque funciona de manera muy aceitada en ese sendero: los modelos que se fabrican en México entrarán al país con ventajas impositivas y viceversa. También autopartes y repuestos vinculados a este sector fabril, con mucho peso y poder de lobby en las mesas de discusión bilaterales.

 

"Ésta es una visión compartida la que hoy tenemos los gobiernos de Argentina y de México; en esta visita de Estado queremos significar esta oportunidad de relanzamiento de la relación a partir de esta ruta que hoy nos estamos trazando a través de la forma de distintos acuerdos", dijo el presidente mexicano.

 

De acuerdo con datos publicados por la Secretaría de Economía mexicana, los principales productos importados por México desde Argentina hasta 2014 (no hay datos oficiales posteriores) fueron vehículos para transporte de mercancía, automóviles, cueros y pieles, aluminio, acero y sus manufacturas (un mercado casi monopolizado por la transnacional argentina Techint), productos lácteos, medicamentos, vinos, desodorantes corporales, conservas alimenticias, aceites, productos químicos y cebollas, entre otros.

 

Entre los principales productos que le compra Argentina a México se encuentran automóviles, medicamentos y químicos (ácido tereftálico y superfosfatos), navajas y máquinas de afeitar, champúes y otras preparaciones capilares y productos de acero.

 

Los datos revelan los claros ganadores del acuerdo: automotrices, laboratorios, alimenticias y la industria química y del acero, todas ramas industriales concentradas en pocos jugadores. La última, por ejemplo, liderada por el gigante de la familia Rocca.

 

DEL ATLÁNTICO AL PACÍFICO. "Agradecemos mucho el apoyo que nos has brindado para que seamos organizadores del G20 en 2018; creo que es una herramienta a partir de la cual podemos nutrirnos, intercambiar y desarrollar nuestra comunidad y también el apoyo que nos han dado para poder empezar a recorrer el camino a ser miembros de la OCDE, cuando ustedes hace años trabajan y creo que les ha servido de mucho como un instrumento para la mejora de su vida institucional", dijo Macri en el acto del viernes.

 

El giro que se inició el 10 de diciembre se puede entender en el acercamiento del gobierno argentino a tres de los países latinoamericanos que detentan mejor sintonía con la administración de Barack Obama: Perú, Chile y ahora México. El cuarto, Colombia, completa la conformación de la Alianza del Pacífico, cuatro países “market friendly” que tienen línea directa con EE.UU.

 

El gobierno PRO busca un alineamiento con estos cuatro países que tienen tratados de libre comercio (TLC ) con la Casa Blanca o, lo que es lo mismo, la llave para un país no desarrollado para hacer negocios con la primera potencia mundial mediante ventajas arancelarias y para arancelarias, aunque eso signifique profundizar el déficit comercial bilateral (más importaciones que exportaciones).

 

La postura que adopta la gestión PRO contrasta con el eje bolivariano que marcó la etapa kirchnerista en materia de negocios y política exterior, con acuerdos y cercanía a la Venezuela chavista –hoy en profunda crisis-, Ecuador, Bolivia y Brasil.

 

Con el eje geopolítico corrido definitivamente tras el impeachment a Dilma Rousseff, el desgajamiento de la Venezuela de Maduro y un Mercosur en una crisis inédita que lo llevó a quedarse hoy sin presidente pro-tempore por primera vez desde 1991, por ahora sólo Ecuador y Bolivia mantienen autonomía sustentada en su solidez económica, aunque el interés del macrismo esté centrado más en los buenos vínculos con Evo Morales, crisis energética mediante, que en la simpatía por la menos atractiva Ecuador.

 

Neuquén: Transportes Crexell, el negocio familiar que blinda la billetera de la senadora Unesco
Javier Milei recorta fondos que iban al gremio de Hugo Moyano y Pablo Moyano

También te puede interesar