Pro Bonaerense

Vidal se respalda en Jorge Macri y mantiene distancia con Monzó

El intendente de Vicente López participa de la mesa vidalista encargada del armado territorial. En tanto, el legislador nacional sigue en su rol de “estratega”.

A cinco meses de iniciado su mandato bonaerense, María Eugenia Vidal inicia la etapa de consolidación territorial y política. Y, en este proceso, son varios los actores que se afianzan en su espacio,y varios los que continúan a prudente distancia.

 

El intendente de Vicente López, Jorge Macri, es una de las figuras de mayor presencia en el universo vidalista. Es el encargado de ordenar el juego con los jefes comunales del conurbano, en una región donde la base electoral peronista continúa inamovible.

 

La consolidación del vínculo entre Vidal y el primo del Presidente no es novedosa. De hecho, ha sido la propia mandataria la encargada de dejarlo en evidencia.

 

El jefe comunal ha pasado de ser un potencial enemigo interno, cuando ambos pretendían la candidatura provincial, a uno de sus armadores territoriales.

 

Ambicioso y rosquero, Macri suma como valores el haber sostenido el partido Pro bonaerense desde 2006, cuando se ubicó como su presidente; haberse adecuado a las decisiones de su jefe, Mauricio Macri (fue candidato a vicegobernador en fórmula con Francisco De Narváez) y haber sido uno de los primeros macristas con jugada política en el territorio en las épocas en que era jefe del bloque Pro en la Cámara de Diputados.

 

Además de juntar a sus pares del pro del conurbano, Macri comenzó a recorrer el territorio junto a otro de los armadores vidalistas, el vicepresidente de la Cámara caja bonaerense, Manuel Mosca.

 

De hecho, este miércoles, recorren juntos varios municipios de la Cuarta sección electoral, una región donde Cambiemos tiene la mayoría de las comunas.

 

Es una cruzada que planean continuar durante todo el año, con temas de gestión y asistencia. La constantes visitas de Vidal a Vicente López, en el marco de la gestión bonaerense, resultan para algunos un aval a la intención electoral del jefe comunal: Macri espera encabezar la lista de senadores nacionales en 2017.

 

En este equipo, el ministro de Gobierno, Federico Salvai, es la figura que sobrevuela todo el armado. Es el hombre de mayor confianza de Vidal y el más criticado por el resto de los sectores, especialmente el que se referencia en el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó.

 

A Salvai le endilgan falta de experiencia en el territorio y malas decisiones políticas. Pero esto no lo ha movido ni un milímetro del lugar donde lo ubico la mandataria.

 

Vidal nunca tuvo una buena relación con Monzó, y ese vínculo, si bien se ha ordenado, no llega a ser de confianza.

 

“Estamos mejor”, dicen fuentes del vidalismo cuando se las consulta por la relación de la gobernadora con el titular de la Cámara baja.

 

Aunque el “mejor” se refiere al rol distante, de “estratega” que le han obsequiado al legislador. No confían en Monzó y su gente. “Hablan mucho”, comentan con ironía en la calle 6, en La Plata.

 

En esta coyuntura, las negociaciones con el peronismo bonaerense van a significar uno de los temas clave.

 

El vidalismo inició hace tiempo los contactos y dice dialogar “con todos”, porque considera que “a medida que nos vayamos acercando al año electoral se van a ir organizando”.

 

Javier Milei en la cumbre de Vox
Javier Milei y Luis Petri en una base aérea militar

También te puede interesar