X
La funcionaria salió a defender al Presidente apenas se conoció el escándalo de Panamá Papers. Stolbizer dijo que “confunde sus competencias”. El kirchnerismo pide su renuncia. Su relación con Macri.
Redacción 04/04/2016 22:07

 

Tras la apresurada defensa del presidente Mauricio Macri que salió a hacer a través de las redes sociales ni bien estalló el escándalo mundial de Panamá Papers, la oposición salió a cuestionar en duros términos a la secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Laura Alonso.  

“La Oficina Anticorrupción (OA) confunde sus competencias y se convierte en la oficina de defensa de funcionarios y secretos”, cuestionó la líder del Gen, Margarita Stolbizer. A la misma crítica se sumó el bloque de diputados del Frente para la Victoria, que salió a exigir la renuncia de Alonso. “Su rol es investigar la posible comisión de un acto de corrupción”, dijeron los legisladores en un comunicado.

“Constituir una sociedad en paraíso fiscal no es delito en sí mismo, señores”, declaró el mismo domingo a la tarde la titular de la OA, luego de que se conociera a nivel mundial que el Presidente fue director de una sociedad off shore en Bahamas. Después, la titular de la OA replicó el comunicado oficial mediante el cual Presidencia intentó aclarar el tema.

No es la primera vez que Alonso queda envuelta en una polémica por su papel en la OA. La ex diputada del PRO fue nombrada como titular del organismo, con rango de secretaria, mediante un decreto firmado por el presidente Macri, en el cual se debió modificar la organización de la OA para exceptuarla del requisito de ser abogada, establecido previamente para ocupar el puesto.

"Resulta conveniente modificar la organización de la Oficina Anticorrupción, estableciéndose que la conducción, representación y administración de la misma será ejercida por un Secretario de Ética Pública Transparencia y Lucha contra la Corrupción, con rango y jerarquía de secretario quien será designado y podrá ser removido por el Poder Ejecutivo (…) deberá poseer título universitario, sólida formación académica, antecedentes profesionales calificados en derecho, ciencias sociales o economía y una reconocida trayectoria democrática y republicana", dice el decreto 226 firmado por el Presidente, mediante el cual creó el nuevo puesto a la medida de Alonso, licenciada en Ciencia Política.  “Pusieron a alguien de su propio partido para que controle la corrupción de su gobierno, no me parece bien", criticó en ese momento Stolbizer.

Luego de ese primer episodio controvertido, Alonso recibió durísimos cuestionamientos por su cambio de postura en el caso del contrato de confidencialidad firmado entre YPF y Chevron. “Me informé mejor”, dijo luego de que el organismo avalara la postura de la petrolera, contrariando así la orden de la Corte Suprema de Justicia, que exigía que se mostraran las cláusulas secretas del convenio. “Buen día! El secreto no es la regla en democracia. El acuerdo con #Chevron empieza mal: no es público. Corre frío por la espalda, ¿no?”, había dicho Alonso en su rol de diputada.

El cambio de postura le valió a Alonso durísimas críticas por parte de la oposición y un feroz cruce radial con el periodista Nelson Castro, quien calificó su cambio de opinión como “bochornoso”. "Tiene que reconocer que antes opinó sin tener información, lo cual es grave porque usted era diputada de la Nación. Usted acusó a otros de corruptos por firmar ese acuerdo sin tener la menor idea de qué se trataba”, la criticó Castro.

Un mes después, la titular de la OA volvió a cambiar de opinión. “A los Kirchner se les caen sociedades off shore como palmeras”, había tuiteado Alonso en septiembre de 2015. El domingo, al conocerse que el ex secretario de Néstor y Cristina Kirchner, Daniel Muñoz, también era parte de una sociedad off shore revelada por Panamá Papers, la titular de la OA se refirió con ironía a la existencia de empleados “exitosos” durante el gobierno kirchnerista. Sin embargo, aclaró rápidamente que “constituir una sociedad en paraíso fiscal no es delito en sí mismo” para referirse al Presidente. "Debés tener la imparcialidad. Tu función no es aclarar porque oscurece. Si todo está bien, fuiste inoportuna", le replicó la diputada massista Graciela Camaño, que califico el accionar de Alonso como "un espanto". 

 “Me enamoraría de Macri”, le había dicho Alonso a la revista Noticias en una nota publicada en febrero de 2013, cuando ella era diputada y el Presidente aún era jefe de Gobierno. En la misma entrevista, la titular de la OA había dicho que el primer mandatario no necesitaba “ni plata ni enriquecerse”. Desde Harvard,  donde está participando en charlas sobre “Datos Abiertos y Anticorrupción”, Alonso ensayo una defensa irrestricta del Presidente, a tono con sus dichos anteriores al nombramiento. 

Polémica por el papel de Laura Alonso al frente de la Oficina Anticorrupción

La funcionaria salió a defender al Presidente apenas se conoció el escándalo de Panamá Papers. Stolbizer dijo que “confunde sus competencias”. El kirchnerismo pide su renuncia. Su relación con Macri.

 

Tras la apresurada defensa del presidente Mauricio Macri que salió a hacer a través de las redes sociales ni bien estalló el escándalo mundial de Panamá Papers, la oposición salió a cuestionar en duros términos a la secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Laura Alonso.  

“La Oficina Anticorrupción (OA) confunde sus competencias y se convierte en la oficina de defensa de funcionarios y secretos”, cuestionó la líder del Gen, Margarita Stolbizer. A la misma crítica se sumó el bloque de diputados del Frente para la Victoria, que salió a exigir la renuncia de Alonso. “Su rol es investigar la posible comisión de un acto de corrupción”, dijeron los legisladores en un comunicado.

“Constituir una sociedad en paraíso fiscal no es delito en sí mismo, señores”, declaró el mismo domingo a la tarde la titular de la OA, luego de que se conociera a nivel mundial que el Presidente fue director de una sociedad off shore en Bahamas. Después, la titular de la OA replicó el comunicado oficial mediante el cual Presidencia intentó aclarar el tema.

No es la primera vez que Alonso queda envuelta en una polémica por su papel en la OA. La ex diputada del PRO fue nombrada como titular del organismo, con rango de secretaria, mediante un decreto firmado por el presidente Macri, en el cual se debió modificar la organización de la OA para exceptuarla del requisito de ser abogada, establecido previamente para ocupar el puesto.

"Resulta conveniente modificar la organización de la Oficina Anticorrupción, estableciéndose que la conducción, representación y administración de la misma será ejercida por un Secretario de Ética Pública Transparencia y Lucha contra la Corrupción, con rango y jerarquía de secretario quien será designado y podrá ser removido por el Poder Ejecutivo (…) deberá poseer título universitario, sólida formación académica, antecedentes profesionales calificados en derecho, ciencias sociales o economía y una reconocida trayectoria democrática y republicana", dice el decreto 226 firmado por el Presidente, mediante el cual creó el nuevo puesto a la medida de Alonso, licenciada en Ciencia Política.  “Pusieron a alguien de su propio partido para que controle la corrupción de su gobierno, no me parece bien", criticó en ese momento Stolbizer.

Luego de ese primer episodio controvertido, Alonso recibió durísimos cuestionamientos por su cambio de postura en el caso del contrato de confidencialidad firmado entre YPF y Chevron. “Me informé mejor”, dijo luego de que el organismo avalara la postura de la petrolera, contrariando así la orden de la Corte Suprema de Justicia, que exigía que se mostraran las cláusulas secretas del convenio. “Buen día! El secreto no es la regla en democracia. El acuerdo con #Chevron empieza mal: no es público. Corre frío por la espalda, ¿no?”, había dicho Alonso en su rol de diputada.

El cambio de postura le valió a Alonso durísimas críticas por parte de la oposición y un feroz cruce radial con el periodista Nelson Castro, quien calificó su cambio de opinión como “bochornoso”. "Tiene que reconocer que antes opinó sin tener información, lo cual es grave porque usted era diputada de la Nación. Usted acusó a otros de corruptos por firmar ese acuerdo sin tener la menor idea de qué se trataba”, la criticó Castro.

Un mes después, la titular de la OA volvió a cambiar de opinión. “A los Kirchner se les caen sociedades off shore como palmeras”, había tuiteado Alonso en septiembre de 2015. El domingo, al conocerse que el ex secretario de Néstor y Cristina Kirchner, Daniel Muñoz, también era parte de una sociedad off shore revelada por Panamá Papers, la titular de la OA se refirió con ironía a la existencia de empleados “exitosos” durante el gobierno kirchnerista. Sin embargo, aclaró rápidamente que “constituir una sociedad en paraíso fiscal no es delito en sí mismo” para referirse al Presidente. "Debés tener la imparcialidad. Tu función no es aclarar porque oscurece. Si todo está bien, fuiste inoportuna", le replicó la diputada massista Graciela Camaño, que califico el accionar de Alonso como "un espanto". 

 “Me enamoraría de Macri”, le había dicho Alonso a la revista Noticias en una nota publicada en febrero de 2013, cuando ella era diputada y el Presidente aún era jefe de Gobierno. En la misma entrevista, la titular de la OA había dicho que el primer mandatario no necesitaba “ni plata ni enriquecerse”. Desde Harvard,  donde está participando en charlas sobre “Datos Abiertos y Anticorrupción”, Alonso ensayo una defensa irrestricta del Presidente, a tono con sus dichos anteriores al nombramiento.