X
Amnistía exige “la inmediata liberación” de la líder social. La OEA mostró su “preocupación”. Una diputada italiana dijo que arroja una “luz inquietante sobre la democracia”.
Redacción 19/01/2016 17:01

La detención de la militante social Milagro Sala provocó la reacción de la comunidad internacional, que ya empezó a mostrar su preocupación. Mientras que Amnistía lanzó una acción urgente exigiendo “la inmediata liberación” y “la no criminalización de la protesta social”, desde el Parlamento italiano la diputada Giovanna Martelli dijo que el arresto es “una luz inquietante en la democracia”. El domingo el secretario general de la OEA se había manifestado en estado de alerta.

“Estamos frente a un claro intento de criminalizar las prácticas relacionadas con el ejercicio del derecho a la protesta y a la libertad de expresión”, afirmó Mariela Belski, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina. Y agregó, “el uso de leyes penales no puede ser usado para intimidar y amenazar a las organizaciones sociales y silenciar sus reclamos”.

A través de la Acción Urgente, Amnistía solicitó que se garantice la integridad física de Sala, se ordene su inmediata liberación y se ponga fin a la persecución de la dirigente y las organizaciones sociales.  

La reacción internacional frente a la detención de la líder del movimiento Tupac Amaru tuvo su primera muestra fuerte el domingo, cuando el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, manifestó su “preocupación” en su cuenta de Twitter. Sala es, además, diputada del Parlasur. Antes, la Bancada Progresista de ese cuerpo, compuesta por representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, Venezuela y Uruguay, había pedido por la liberación de la diputada. Jorge Taiana, titular del parlamento regional, envió una nota al respecto a la canciller Susana Malcorra, quien respondió que no tenía injerencia en el tema.

En tanto, desde Europa también empezaron a llegar las quejas. La diputada italiana Giovanna Martelli, del Partido Democrático, le pidió al presidente Mauricio Macri “aclaraciones sobre la detención” de Sala y consideró que “la historia arroja una luz inquietante sobre la democracia y el futuro de la Argentina ante la que todo el mundo no puede guardar silencio ". Martelli pidió que el Presidente responda “tan pronto como sea posible”, según consignó un cable de la agencia ANSA.  

Condena internacional por la detención de Milagro Sala

Amnistía exige “la inmediata liberación” de la líder social. La OEA mostró su “preocupación”. Una diputada italiana dijo que arroja una “luz inquietante sobre la democracia”.

La detención de la militante social Milagro Sala provocó la reacción de la comunidad internacional, que ya empezó a mostrar su preocupación. Mientras que Amnistía lanzó una acción urgente exigiendo “la inmediata liberación” y “la no criminalización de la protesta social”, desde el Parlamento italiano la diputada Giovanna Martelli dijo que el arresto es “una luz inquietante en la democracia”. El domingo el secretario general de la OEA se había manifestado en estado de alerta.

“Estamos frente a un claro intento de criminalizar las prácticas relacionadas con el ejercicio del derecho a la protesta y a la libertad de expresión”, afirmó Mariela Belski, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina. Y agregó, “el uso de leyes penales no puede ser usado para intimidar y amenazar a las organizaciones sociales y silenciar sus reclamos”.

A través de la Acción Urgente, Amnistía solicitó que se garantice la integridad física de Sala, se ordene su inmediata liberación y se ponga fin a la persecución de la dirigente y las organizaciones sociales.  

La reacción internacional frente a la detención de la líder del movimiento Tupac Amaru tuvo su primera muestra fuerte el domingo, cuando el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, manifestó su “preocupación” en su cuenta de Twitter. Sala es, además, diputada del Parlasur. Antes, la Bancada Progresista de ese cuerpo, compuesta por representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, Venezuela y Uruguay, había pedido por la liberación de la diputada. Jorge Taiana, titular del parlamento regional, envió una nota al respecto a la canciller Susana Malcorra, quien respondió que no tenía injerencia en el tema.

En tanto, desde Europa también empezaron a llegar las quejas. La diputada italiana Giovanna Martelli, del Partido Democrático, le pidió al presidente Mauricio Macri “aclaraciones sobre la detención” de Sala y consideró que “la historia arroja una luz inquietante sobre la democracia y el futuro de la Argentina ante la que todo el mundo no puede guardar silencio ". Martelli pidió que el Presidente responda “tan pronto como sea posible”, según consignó un cable de la agencia ANSA.