Violencia en el fútbol

Granados pidió a dirigentes que ordenen a sus barras o no habrá más visitantes

El ministro de Seguridad bonaerense bajó esa línea. Les reclamó a los responsables de los clubes que controlen a los violentos. Banfield - Racing, el próximo partido con dos hinchadas.

El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires se cargó al hombro una tarea muy arriesgada en plena campaña electoral: idear, organizar y llevar a cabo operativos en las canchas con hinchadas visitantes tras más de dos años de fútbol con público sólo local. En esa tónica, el titular de esa cartera, Alejandro Granados, bajó línea en las últimas horas para que los dirigentes ordenen a sus respectivas barras y "colaboren".

 

Siguiendo con el plan del gobernador Daniel Scioli de organizar sólo un partido por día con ambas hinchadas y en municipios donde funciona la Policía Local, para la fecha 27 del Torneo de Primera División se dispuso que el encuentro que tendrá parcialidad visitante será el del lunes 5 de octubre en la cancha de Banfield, donde el local recibirá a Racing por la noche.

 

Todo lo planean minuciosamente porque saben que, si fallan, el costo es muy elevado. Los primeros exámenes los aprobaron: Independiente - Lanús y Racing - San Lorenzo en el Estadio Ciudad de La Plata por Copa Argentina, Arsenal - Olimpo en Sarandí, Tristán Suárez - Sportivo Italiano en Ezeiza y Lanús - Independiente en el sur bonaerense. Pero en el medio pasan cosas.

 

Y esas cosas que pasan en realidad son las de siempre, sólo que ahora el Gobierno les presta un poco más de atención, por el contexto electoral. Este último fin de semana, por ejemplo, el Club Las Heras de Villa Ballester fue testigo de otro episodio negro que involucró a barras, esta vez de Chacarita. En aquel escenario se disputaba un partido de futsal con la visita de Nueva Chicago y todo se desmadró cuando un grupo de barras encapuchados del Funebrero entró al gimnasio y atacó violentamente a dirigentes y familiares de la gente de Mataderos: partido suspendido y varios heridos que terminaron en el hospital.

 

En las últimas horas, según pudo saber Letra P, el Ministerio de Seguridad bonaerense bajó un pedido expreso a los dirigentes, fundamentalmente del ascenso: "Ordenen a sus barras".

 

Los responsables de los clubes, que a la hora de declarar ante la prensa se muestran a favor de la vuelta de los visitantes a las canchas por lo que significa para el folclore del fútbol, puertas adentro no quieren saber nada y se niegan a una vuelta definitiva. Es que saben que el problema de fondo aún sigue sin resolverse, por lo cual una virtual vuelta completa del público visitante les ocasionaría los dolores de cabeza de siempre, que incluyen un tire y afloje con los violentos en las previas de los partidos.

 

"Si ustedes no garantizan también la seguridad, no vamos a agregar más partidos", habría sido la indicación precisa de Granados a los dirigentes.

 

En este marco, el primer fin de semana de octubre contará solamente con un partido con ambas parcialidades. No se replicará en el ascenso, y ya hubo una advertencia a futuro para que sean los dirigentes los que ordenen internamente la cuestión de sus barras, porque, de lo contrario, las puertas para los visitantes seguirán cerradas.

 

Axel Kicillof y Maximiliano Pullaro, buena síntonia y cooperación.
Javier Milei no quiere controlar el comercio exterior

También te puede interesar