Violencia en el fútbol

La maniobra de Granados para disimular el fracaso de Laino al frente del Aprevide

El Ministro de Seguridad creó la Superintendencia de Seguridad en el Fútbol en AFA. El rol del titular de la Agencia que aún no puede garantizar la paz en las canchas.

Durante la tarde de este último miércoles, desde la Asociación del Fútbol Argentino emitieron un breve comunicado para anunciar la creación de la Superintendencia de Seguridad en el Fútbol.

 

Según lo informado escuetamente, la decisión se tomó luego de una reunión encabezada por el presidente Luis Segura y el ministro de Seguridad bonaerense Alejandro Granados.

 

"Se acordó que, a partir del día de la fecha, entró en funciones la Superintendencia de Seguridad en el Fútbol de la Provincia de Buenos Aires. A su vez, se definió que el encargado del área creada será el Comisario General Enrique Salcedo, quien coordinará, en conjunto con las autoridades de AFA y los representantes de la categoría, las acciones tendientes a resolver los problemas de violencia que aquejan al fútbol argentino", se informó.

 

Lo cierto es que fue un anuncio que pareció descolgado, sorpresivo, y del cual nadie más detalló algo al respecto, generando dudas acerca de cómo se va a implementar, qué cuestiones se modifican y en qué se diferencia con el Aprevide.

 

La Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte se creó en la segunda mitad de 2012 y nunca logró estabilizarse, a tal punto que en estos tres años de vida tuvo idéntica cantidad de titulares y los hechos de violencia en las canchas bonaerenses se incrementaron, a pesar de seguir vigente la reglamentación ideada por Scioli y Casal, de prohibir a los hinchas visitantes.

 

Quien la comanda actualmente es Roberto Laino, un hombre de Granados que en abril del año pasado reemplazó a Oscar Boccalandro, quien ya había asumido en lugar de Luis Morales.

 

Pero Laino no sólo no ha brindado grandes soluciones a la cuestión de la seguridad en el fútbol, sino que ni siquiera se le conoce su voz. Nunca brindó una conferencia de prensa ni tampoco informa regularmente las políticas y acciones que se llevan a cabo desde la secretaría. Según pudo saber Letra P, más de una vez se ha generado un importante malestar interno precisamente por su incapacidad para comunicar la tarea de la Agencia, sobre todo en los momentos más calientes, cuando las barras y la policía se enfrentan violentamente, con heridos y hasta muertos.

 

"A Laino no lo corrieron para no quedar expuestos", le dijo a este medio un allegado a la AFA, opinando que la creación de esta nueva Superintendencia le quita tareas a Laino porque ha quedado demostrado que en este último tiempo hay una gran inoperancia en Aprevide que ya no se puede disimular.

 

Y como hizo con Laino en Aprevide, ahora Granados también puso a un hombre de su confianza al frente de esta nueva creación. El Comisario General Enrique Salcedo era hasta hace poco el Superintendente de Seguridad Rural, que previamente ya formaba parte de la cúpula, estando al frente de la Superintendencia de Seguridad Interior Norte Oeste. Tiempo atrás había desempeñado funciones en la Departamental Exaltación de la Cruz, en Pergamino, y hasta había sido Jefe de policía en Berazategui.

 

Esta flamante Superintendencia de Seguridad en el Fútbol solamente tiene implicancias policiales. El Aprevide continúa funcionando, porque Granados no tiene facultades como para modificarlo; sólo el gobernador Daniel Scioli puede hacerlo, y en plena campaña no va a detenerse para estudiar esto.

 

En el marco práctico sólo jerarquizaría y cambiaría de mando a la actual dirección de seguridad deportiva, o la subordinaría a esta nueva estructura. En los hechos, es la que articula los adicionales de los partidos, el seguimiento de hinchadas y demás. Viene a ser el nexo operativo entre la comisaría, el Aprevide y el Ministerio.

 

Una persona que concurre asiduamente a calle Viamonte le comentó a este portal que esta medida también puede tomarse como "una respuesta a un creciente malestar que hay en AFA con el tema de la cantidad de policías que se les cobra y no van". "Es un malestar creciente que Laino no pudo controlar".

 

Así las cosas, en pleno receso de la temporada a causa de la Copa América en Chile, el ministro de Seguridad bonaerense movió las piezas para ver si puede controlar un poco mejor algo que hasta ahora parece ser imposible de manejar, y que tiene que ver con llevar la paz los fines de semana y combatir a las barras. Un tema que continúa siendo utópico.

 

Martín Llaryora, frena un aumento a jubilados 
las universidades nacionales, contra el acuerdo uba-gobierno: no priorizaremos ningun atajo

También te puede interesar