Política

"Los votos que necesitamos para ganarle al peronismo tienen que venir del kirchnerismo, no van a venir de una cigüeña"

Jorge Altamira y Néstor Pitrola se esperanzaron con el crecimiento del Frente de Izquierda. Hablaron de ampliarlo y marcaron su buen andar, tras las muy buenas elecciones en otras provincias y en el marco del "derrumbe del kirchnerismo y la centroizquierda". "Nos sentimos más confiados que nunca", dijeron.

Pitrola es precandidato a gobernador y Altamira a presidente. Ambos encabezaron este viernes una conferencia de prensa en La Plata para presentar a los candidatos locales y evaluar el contexto electoral de cara a agosto, en donde "el Frente de Izquierda tiene una perspectiva realmente formidable". 

 

Hablaron de "los tres jinetes del ajuste", en referencia a los principales candidatos para suceder a Cristina Kirchner: Scioli, Macri y Massa

 

Más allá del crecimiento de la fuerza trostkista, que es innegable, Pitrola y Altamira hicieron hincapié en describir un panorama en donde el oficialismo y la oposición están enmarcados "en un derrumbe". "Queremos confrontar directamente contra los candidatos del ajuste, del trabajo esclavo y de la especulación inmobiliaria, como lo son Scioli, Macri y Massa, y sus respectivos candidatos a gobernadores. En este sentido nos vemos como una cuarta fuerza electoral, pero políticamente nos vemos como segunda fuerza: a los candidatos tradicionales, conocidos, que repiten las políticas que ya conocemos, se le opone una fuerza vigorosa", definió el líder del Partido Obrero.

 

"Somos la tercera fuerza electoral, pero la segunda fuerza política, y esto lo quiero repetir: ¿quién va a ser el partido opositor a un gobierno de coalición de Massa, Macri y Scioli? el Frente de Izquierda y el Partido Obrero", agregó con seguridad, remarcando algo que para él es fundamental, y tiene que ver con no quedarse inmóviles.

 

En ese sentido aseguró que irán a internas junto con la otra fuerza importante dentro del frente: el PTS, que hoy por hoy está representado principalmente por el diputado nacional mendocino Nicolás del Caño. Altamira explicó así que el Frente de Izquierda va a las PASO para escaparle al inmovilismo. "En nuestra opinión es criminal que el Frente de Izquierda no esté movilizando constantemente o que haya inmovilismo en pleno combate político", dijo, además de abrir la puerta del frente: "nosotros somos una fuerza de integración y sumamos otras fuerzas, sin oportunismo". 

 

"Nosotros no venimos de un repollo: somos la expresión política de todos los movimientos populares de la provincia de Buenos Aires ¿quién como nosotros se ha puesto al frente representando el movimiento de lucha de las asambleas por las obras de las inundaciones en La Plata; contra el gatillo fácil de la Bonaerense -caso Luciano Arruga y Julio López y tantos otros, mientras se reproduce la inseguridad-; por el salario, por el boleto educativo, con los gremios docentes, estatales, las fábricas que cierran y siguen cerrando? Somos parte del movimiento de lucha de los trabajadores y parte integral del movimiento obrero de la lucha contra la burocracia sindical oficial. Somos un programa opuesto a Scioli, Aníbal Fernández, De Narváez: ellos son los candidatos de los grupos económicos, del endeudamiento y derrumbe de la educación", apuntó por su parte Pitrola.

 

El precandidato a gobernador -que en 2013 ingresó al Congreso y actualmente conforma el bloque de izquierda junto a Del Caño y Pablo López-, opinó además que "la profusión de candidatos habla de la disgregación del peronismo y el radicalismo. El PJ se ha transformado una guerra de camarillas, de grupos de negocios que no encuentran límites. Los candidatos centrales de las dos fuerzas más fuertes que vamos a enfrentar en la provincia de Buenos Aires son derechistas, menemistas y duhaldistas de la primera hora: Aníbal Fernández por el Frente para la Victoria y Francisco de Narváez, por la presunta renovación de Sergio Massa: ambos de los noventa, del duhaldismo y con un sesgo represivo. No vamos a olvidar que Aníbal Fernández es uno de los responsables políticos del crimen de Kosteki y Santillán, y del manejo de las fuerzas de seguridad que hicieron en territorio liberado para el crimen de Mariano Ferreyra".

 

Un capítulo aparte merece la crítica que Pitrola y Altamira realizaron de la centroizquierda y el autodenominado progresismo nacional. "Ustedes ven lo que han hecho Stolbizer y todos ellos: están articulados en una forma muy perversa con los aliados de Macri; los radicales van aliados con Macri, Binner va con los radicales ¿no sabe que los radicales van con Macri? Stolbizer en muchas provincias está apoyando a los candidatos de Massa y de Macri; mucha gente del GEN se ha ido o con Massa o con Macri. Hay un derrumbe de la centroizquierda y nosotros tomamos nota de esto porque ellos tienen una contradicción violenta que es la siguiente: de un lado busca que el electorado la vea como portadora de derechos civiles y de otro lado es incapaz de tener un planteamiento económico y social diferente al de los candidatos tradicionales. Con políticas de ajuste, de hambre, de trabajo esclavo y de precarización laboral ninguna sociedad amplía los derechos civiles. Entonces nosotros, los de la izquierda, vamos a ser los portadores -como siempre lo fuimos- de esos derechos civiles, porque tenemos un programa de emancipación política y social".

 

Las elecciones en Salta, Mendoza y Capital Federal confirmaron lo hecho por el FIT en 2013, y ahora se envalentonan, sabiendo que necesitan captar los votos de otras fuerzas. "El kirchnerismo no ha tenido herencia, la centroizquierda está en bancarrota: tenemos un campo de desarrollo político realmente extraordinario", titulan, remarcando una y otra vez el "derrumbe del kirchnerismo y de la centroizquierda. Para los progresistas de hoy, Mauricio Macri ocupa el lugar que ocupó Chacho Álvarez en los progresistas de los noventa".

 

"Nosotros no le podemos ganar al peronismo si una parte de los votantes kirchneristas no vienen con nosotros, ¿si no de dónde vienen? no van a venir de una cigüeña. Tienen que venir de un electorado que en el pasado no nos votó a nosotros, votó al kirchnerismo", explicó con sinceridad Altamira.

 

"La centroizquierda y la izquierda de la centroizquierda se acabó: todos esos sectores se han ido hacia la interna del macrismo diciendo ´yo soy el intendente progresista radical, del GEN o lo que fuera, pero como va a ganar Macri o incluso Massa en algunos lugares, yo lo apoyo´. O sea, ´él va a gobernar el país y yo cuido mi lugar´. Los falsos progresismos del Frente para la Victoria y de la centroizquierda tienen una bancarrota especial en la provincia de Buenos Aires, por eso el Frente de Izquierda tiene una perspectiva realmente formidable", cerró Pitrola.

 

"El inmovilismo es fatal, entonces hay que dar un salto y el Partido Obrero da un salto, diciendo que vamos a las internas, movilicemos, actuemos, vamos a un acto público, vamos al combate, vamos a la calle, vamos a la lucha, porque nuestros adversarios son el estado capitalista, Scioli, Massa y Macri. El que le da tregua a estos cuatro está debilitando al movimiento de la izquierda y al movimiento obrero. Tenemos una confianza fenomenal y estamos en una posición ganadora; crecemos, crecemos y crecemos y nos sentimos más confiados que nunca", concluyó Altamira.

 

A su lado, la candidata a intendente Amelia García y a primera concejal Laura Kohn, entre otros dirigentes.

 

Cristina Fernández de Kirchner
Javier Milei, el 25 de mayo en el balcón del Cabildo de Córdoba.

También te puede interesar