Legislativas

El senado aprobó la implementación del nuevo Código Procesal Penal

De esa manera, giró a la Cámara de Diputados el paquete de proyectos de ley que permitirá su implementación a partir del 1 de marzo de 2016.

En una votación dividida, cinco proyectos de ley que establecen los plazos y la forma en que se aplicará el nuevo Código fueron debatidos de forma conjunta, pero votados por separado.

 

El proyecto de ley de implementación del Código Procesal obtuvo 45 votos a favor y 11 en contra; el de Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal tuvo 37 a favor y 19 en contra, mientras que el de Ley Orgánica del Ministerio Público de la Defensa consiguió 45 a favor y 11 rechazos.

 

Los otros dos proyectos del paquete que se aprobaron fueron el de Ley de Organización y Competencia de la Justicia Federal y Nacional Penal, con 37 votos a favor y 19 en contra, y la iniciativa que plantea modificaciones al Código Penal referidas a la suspensión del juicio a prueba tuvo 48 a favor y 8 en contra.

 

La aprobación de las iniciativas en el Congreso es necesaria para comenzar a aplicar progresivamente el nuevo Código Procesal Penal, que regirá en los tribunales de la Justicia Nacional de la Ciudad de Buenos Aires.

 

El oficialismo y la oposición consensuó para aprobar el paquete, pero los opositores cerraron filas contra el proyecto de Ley del Ministerio Público Fiscal y contra el que define la competencia de la Justicia Federal y Nacional Penal.

 

La primera de esas dos iniciativas es la que señala que el nuevo Código comenzará a regir en la Justicia Nacional con asiento en ese distrito, algo que la oposición criticó debido a que esos tribunales deben ser transferidos a la órbita de la Capital Federal. 

 

La senadora del PRO por la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Michetti, sostuvo que el proyecto "atenta profundamente contra la autonomía de la Ciudad" y señaló que "este Código debería aplicarse prioritariamente a la Justicia Federal".

 

El otro proyecto conflictivo fue el referido al Ministerio Público Fiscal, donde la oposición pidió morigerar el poder del procurador general de la Nación, por tratarse del jefe de los fiscales que, con la aplicación del nuevo sistema, serán quienes estén a cargo de las investigaciones.

 

El senador Mario Cimadevilla, de la UCR, fue uno de los más críticos al señalar que ese proyecto "convierte a la persona a cargo del organismo en un poder omnímodo, con facultades para intervenir en los concursos y en las sanciones".

 

También el socialista Rubén Giustiniani consideró que "el nuevo sistema le otorga a la actual Procuración la facultad para designar fiscales sin ninguna sujeción a requisitos de transparencia o control".

 

Por su parte, el oficialista Rodolfo Urtubey fue el encargado de defender el paquete de proyectos y subrayó que es necesaria "una ley para cada órgano extra poder", en referencia a los proyectos referidos al Ministerio Público Fiscal y de la Defensa.

 

Entre los puntos principales del paquete de proyectos, se encuentra la fecha de entrada en vigencia, que originalmente era el 1 de septiembre de 2015 y luego del debate de la Comisión Bicameral se postergó para el 1 de marzo del año que viene.

 

Además, señala que la Comisión Bicameral será la encargada de monitorear la puesta en marcha del nuevo cuerpo normativo, asistida por una secretaría técnica y un comité asesor.

 

Ése último órgano será integrado por representantes de la Corte Suprema, el Consejo de la Magistratura, la Cámara Federal de Casación Penal, la Cámara Nacional de Casación Penal, la Procuración General, la Defensoría General y el Poder Ejecutivo.

 

José Emilio Neder, senador Santiago del Estero.
Alfredo de Angeli y Mauricio Macri, durante la campaña electoral de 2019.

También te puede interesar