Elecciones Ciudad BA

Albor: “Nosotros somos la parte más rebelde y revolucionaria del peronismo”

El precandidato a legislador del MUP arremete duro contra el macrismo, celebra la proliferación de candidatos kirchneristas en el distrito y asegura que “son todos de primera línea”.

El Movimiento de Unidad Popular, como varias de las fuerzas peronistas nacionales, acompaña al Frente para la Victoria desde su creación, allá por el año 2003. A pesar de su raíz kirchnerista, no forman parte de la lista oficial digitada por la Casa Rosada. Al igual que Víctor Ramos, María José Lubertino y Carlos Oviedo, los dirigentes del MUP también fueron olvidados por el Gobierno Nacional.

 

 

El abogado que puso en jaque al Gobierno porteño en el desalojo del Indoamericano y la creación de la UCEP, Adrián Albor, encabeza la nómina de diputados porteños del MUP que, días antes del cierre de listas, negociaba con Víctor Laplace para que los represente como precandidato a la Jefatura de Gobierno.

 

¿Cómo evalúa el panorama electoral de la Ciudad?

 

Desde la perspectiva del peronismo, la Ciudad de Buenos Aires siempre ha sido reacia a nuestra ideología. No ganaba Perón acá, tenemos solamente dos antecedentes de triunfos electorales del peronismo. Una vez Herman González y luego Cristina en 2011. Es una Ciudad en la que hay mucho para hacer desde lo ideológico y lo cultural.

 

¿Cuáles son los ejes de campaña del MUP?

 

Lo más importante son cuatro aristas donde vemos un retroceso: salud pública, en educación pública, en el acceso a la vivienda y en la seguridad.

 

¿Cómo es la situación en salud pública?

 

Lamentablemente, año a año vemos que hay retracción en las leyes de presupuesto en cuanto a los montos que se destinan a salud. Hay gente que no sabe que, en un año, Macri le sacó cien millones de pesos al Garrahan y en otro 200 millones. Si vos decís que hay una inflación del 30% no podés disminuir el aporte de la Ciudad a los hospitales porque después termina pasando lo que pasa con la mortalidad infantil.

 

¿Y en Educación?

 

En cuanto a educación pública entendemos que hay una cuestión ideológica porque el macrismo es una fuerza que no pretende disfrutar de lo público. Se trata de gente que manda sus hijos a la escuela privada que tienen  importantes medicinas prepagas. Se desalienta a la población a inscribir a sus hijos en la escuela pública como cuando pones una barrera informática como la inscripción online. El Gobierno te empuja a mandar a los chicos a la escuela privada.

 

¿Qué propuesta tiene para mejor la situación habitacional del distrito?

 

Es tristísimo el estándar de la Ciudad sea en Buenos Aires se puede alquilar. Como peronistas sabemos lo que es acceder a la casa propia. Nuestros padres y abuelos accedieron a vivienda con los planes del peronismo. Esto también parece una cuestión ideológica que te dice: ‘Los mediopelo más de alquilar no van a poder’.

 

El Banco Ciudad tiene que garantizar el acceso a la vivienda unifamiliar mediante créditos blandos con intereses bajos y a muchos años. En su estatuto está establecido que tiene que tener una finalidad social, y el 70% de los préstamos que dio el macrismo fueron para empresas que no necesitan una vivienda.

 

¿Y en el área de seguridad?

 

Tenemos una fuerza de Seguridad que no termina de ponerse los pantalones largos. Siempre hay excusas de por qué la Metropolitana no puede. ¿Hasta cuándo van a seguir con esas mentiras? Hasta ahora, la Policía Metropolitana tiene la función de no otorgar seguridad a los vecinos pero sí ser una guardia pretoriana del Gobierno destinada a la represión de la protesta social, los desalojos de inmuebles, desaliento de las actividades en los espacios públicos, persecución de trabajadores artesonas.

 

Queremos que tenga un perfil de prevención del delito que es la verdadera necesidad de los ciudadanos.

 

¿Por qué habría que votar a la lista del MUP y no a las otras listas kirchneristas?
Son compañeros a los que nos une respeto y afecto. Nosotros vamos a hablar de nosotros mismos, no vamos a hacer comparaciones. Aspiramos a llegar a la Legislatura porteña y, como legisladores del Frente para la Victoria, ser gobierno o ser oposición. Tenemos que estar preparados para cualquiera de esas dos tareas.  Nosotros somos la parte más rebelde y revolucionaria del peronismo. Nosotros no vamos a acompañar iniciativas del macrismo que no corresponde acompañar.

 

¿Los convocaron para estar en la lista oficial de legisladores que encabeza el ministro Carlos Tomada?

 

Hemos tenido diálogo con todo el mundo pero, desde el primer momento, planteamos la necesidad de estar preparados para ir solos. Esa cuestión vertiginosa de estar en diálogo hasta el último momento ha existido, pero nosotros siempre desde la perspectiva de que queríamos llevar candidatos peronistas.

 

¿Se sienten marginados por los armadores del Frente para la Victoria de la Ciudad?

 

De ninguna manera nos sentimos emotivamente afectados ni nada por el estilo. Estuvimos en diálogo con compañeros que nos une una afinidad ideológica pero siempre viendo qué era lo mejor que se podía armar.

 

Uno acá no pide permiso para hacer política. No estábamos esperando que nos pongan una luz verde para hacer política, somos el MUP y estamos preparados, y lo hemos demostrado, para presentar candidatos nosotros solos. Quien se sienta dolido no entiende la política.

 

Horas antes del cierre de listas parecía que el MUP llegaba a un acuerdo con Carlos Oviedo y María José Lubertino. ¿Existió ese acuerdo? ¿Por qué no se concretó?

 

Hubo diálogo con Lubertino y Oviedo porque tenemos afinidad ideológica pero la decisión fue de ir solos. Y no podemos atribuirlo a un factor específico. Cada una de las fuerzas entendió que era lo mejor ir por su lado.

 

Ustedes se presentan como el sector más revolucionario dentro del peronismo y el kirchnerismo. La Cámpora se presenta en términos similares… ¿Comparten ese lugar?

 

La opinión es como la nariz. Todos tenemos una.

 

¿Cómo es su relación con La Cámpora?

 

Son compañeros nuestros que les tenemos mucho afecto porque hacemos cosas en conjunto. Ellos tienen sus posiciones y, hoy por hoy, se podría decir que tienen una hegemonía dentro del kirchnerismo que puede generar que alguno considere que no están contenidos. Y surgen, entonces, otras fuerzas que buscan representar a quienes no se sienten representados por otro sectores.

 

¿Cuál es su candidato a jefe de Gobierno?

 

No tenemos candidato a jefe de Gobierno. Decidimos presentar legisladores porque aspiramos a ocupar lugares en la Legislatura y no llevamos ningún candidato.

 

¿Pero de todos los candidatos de FpV no prefiere a ninguno?

 

Son todos compañeros de primera línea y sería descortés inclinarme públicamente por alguno de ellos.

 

Pero Recalde vendría a ser el candidato peronista del FpV…

 

Recalde es peronista, desde ya. Y nosotros queremos un jefe de Gobierno peronista. Uno conoce la trayectoria de cada uno de los candidatos y el Frente para la Victoria presenta candidatos que están a la altura del desafío de recuperar la Ciudad para el pueblo. Para que deje de ser un negocio para pocos y para que vuelva lo público.

 

¿Y el MUP tiene candidato a presidente?

 

Estamos en un momento de incertidumbre nacional y todavía está faltando tiempo para que haya definiciones sobre esto.

 

¿Cómo evalúa la gestión del PRO en la Ciudad?

 

Es una fuerza que se olvida de lo público. Que dirige sus esfuerzos para que quien no necesita educación ni salud pública, ni vivienda. Es una fuerza que endeuda la Ciudad. Estamos en las antípodas ideológicas del PRO, los grandes triunfos que tienen son cuestiones cosméticas.

 

Uno ve a los grandes estadistas argentinos históricamente en las Naciones Unidas y se lo imagina a Macri diciendo yo hice el metrobus y la bicisenda. Parece que pudiera gobernar el país solo porque le pusieron un nombre pomposo a los carriles exclusivos para colectivos, que además lo hicieron mal y costó un montón de plata.

 

Rogelio Frigerio, gobernador de Entre Ríos.
Patricia Bullrich recorrió San Isidro con Ramón Lanús.

También te puede interesar