Política

El gremialista que más paros le hizo a Scioli se juntó con Aníbal

Baradel pasó de ser el sindicalista más combativo de la era sciolista, a acatar sin objeciones la oferta salarial de 2015. Ahora, no disimula la cordial relación con el candidato bonaerense del FpV.

El titular de SUTEBA y secretario general de la CTA, Roberto Baradel, mantuvo un encuentro en el pasado miércoles en Casa Rosada con el jefe de Gabinete y candidato a gobernador bonaerense por el Frente para la Victoria, Aníbal Fernández.

 

La foto del encuentro, publicada en la cuenta de Facebook del candidato a vicegobernador, Martín Sabbatella, quien también estuvo presente, junto al titular de la CTA, Hugo Yasky, y el secretario adjunto de esa central gremial Raúl Calamante, adquiere una profunda connotación política, por tratarse del gremialista más combativo en los ocho años de gestión de Daniel Scioli en territorio bonaerense.

 

En un breve diálogo con Letra P, Baradel le puso solemnidad al asunto, al detallar que asistió a la reunión “en condición de representante de la CTA, para conocer la agenda que planteará a los trabajadores” el tándem oficialista en provincia de Buenos Aires, en caso de imponerse en las elecciones del 25 de octubre.

 

A comienzos de septiembre, el gremialista hizo público su apoyo al binomio presidencial del FpV, al pronosticar que “si gana la fórmula presidencial encabezada por Daniel Scioli y Carlos Zannini, vamos a pelear para estar mejor”, como consecuencia del proceso de mutación que inició a comienzos de 2015. No obstante, siete de los ocho años de la gestión de Scioli estuvieron marcados por las actitudes desafiantes del sindicalista docente.

 

Aunque cumplió con creces su rol gremial durante la gestión de Felipe Solá –comanda SUTEBA desde 2004- a partir del 10 de diciembre de 2007 desplegó un accionar de confrontación constante hacia la nueva gestión, y en todo momento se encargó de remarcar la asimetría entre el Gobierno nacional y la administración sciolista.

 

De “cordial” relación con Martín Sabbatella, desde que éste era intendente de Morón, en marzo de 2013 Baradel se vio obligado a salir a aclarar que una candidatura no estaba entre sus aspiraciones. Por aquel entonces, se encontraba latente la posibilidad de integrar la lista de Nuevo Encuentro para pelear en las elecciones legislativas. “No tengo ningún proyecto político personal, y menos utilizar el conflicto docente para eso”, se vio obligado a manifestar.

 

El momento de mayor tensión entre el Ejecutivo provincial y los gremios docentes se viviría en 2014, con una seguidilla de paros que se extendió durante casi un mes, y forzó a Scioli a otorgar el aumento por decreto. El Frente Gremial nunca aceptó las propuestas y el conflicto escaló hasta el punto que debió mediar el entonces defensor del pueblo, Carlos Bonicatto, aunque su injerencia no surtió efecto. De aquellas complejas paritarias se recuerda el ladrillazo que le arrojaron a la directora general de Cultura y Educación, Nora De Lucía, en la víspera de una de las tantas reuniones.

 

“El Gobierno de la Provincia tiene los recursos para resolver el conflicto, deben hacer una propuesta equitativa, con inversión en infraestructura, comedores y mobiliario”, exigía Bardel, quien hallaba su vía de comunicación preferida en el programa televisivo ultrakirchnerista 678, donde llegó a definir a la gestión sciolista como “un Estado mínimo tiene muchas deficiencias para con los ciudadanos”.

 

Sin embargo, un vuelco de 180º se produjo en 2015, el último año Scioli en el Sillón de Dardo Rocha, con todo su equipo de campaña mudado a Capital Federal.

 

A diferencia de lo resuelto por la titular de la FEB, Mirta Petrocini, Baradel pateaba el tablero en el mes de marzo y aceptaba la oferta de Provincia y, de este modo, dividía el Frente Gremial. Mientras las bases de la FEB redoblaban la apuesta con una serie de paros, SUTEBA legitimaba la oferta sin objeción alguna.

 

“Diversidad en las decisiones”

 

Consultada por este portal sobre la foto de su aliado gremial, Petrocini eludió la polémica, y señaló que “cada una de las organizaciones del Frente Gremial tiene autonomía para tomar decisiones”.

 

En esa línea, se mostró respetuosa y defendió “la diversidad” en las elecciones políticas de los sindicalistas, aunque se diferenció al comentar que convocarán a los cinco candidatos en territorio provincial para conocer sus propuestas en materia educativa.

 

“En la medida que los gobernantes no conciban a la educación pública como una política de Estado, seguiremos dando pelea”, enfatizó y, para concluir, subrayó que los ocho años del sciolismo estuvieron marcados a fuego por “la altísima conflictividad”.

 

Santiago Santurio, diputado de La Liberad Avanza. 
Juliana Santillán criticó al kirchnerismo por los incidentes en el Congreso

También te puede interesar