Política

Bonicatto desesperado, busca apoyo para atarse a una función hasta ahora intrascendente

Letra P.- En su entorno reconocen que está en campaña para que lo reelijan por otros 5 años. De hecho se lo vio en el Teatro Argentino durante el acto de Scioli, comenzó a visitar el Senado y hasta se lo señala por intervenir en el aval al aumento de las tarifas de agua que propuso la Provincia.

A comienzos de diciembre de este año vence la designación de Carlos Bonicatto, quien desempeña  el primer mandato del Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires.  Según manda la Ley puede ser reemplazado o bien reelecto: el Defensor del Pueblo es nombrado por la Legislatura con el voto de las dos terceras partes de los miembros de cada Cámara y permanece en el cargo 5 años, pudiendo ser designado por un segundo período.

 

La Figura del Defensor del Pueblo está establecida en el artículo 55º de la Constitución Provincial y normada por la Ley Nº 13.834 que en su artículo 2º inciso A establece la constitución de una Comisión Bicameral en el ámbito de la Legislatura, la que estará integrada por 7 Senadores y 7 Diputados. La proporción de la representación en cada Cuerpo tiene carácter permanente.

 

En el ambiente político recuerdan que, al momento de su designación en diciembre de 2009, Bonicatto estaba afiliado al Partido Justicialista y que debió renunciar a esa pertenencia política para poder asumir el cargo. Pero que esa renuncia fue formal, ya que siguió participando de la política platense, en plenarios políticos, lo cual desvirtuaría su rol, ya que no debe tener intereses partidarios para ejercer.

 

En ese orden,  en el Justicialismo analizan la posibilidad de que sea reemplazado por alguien que garantice ese equilibrio institucional “ya que la designación de Bonicatto –insisitieron en el PJ-  sólo sirvió para que integrantes de su agrupación consigan cargos en el Estado”.

 

Atornillado al cargo

 

Sin el aval político que supo tener hace 5 años cuando fue designado, Bonicatto busca atornillarse en el cargo. De hecho en su entorno reconocen que está en campaña para revalidar el puesto.

 

Confirmando los rumores que lo dan buscando la permanencia,  ha mantenido reuniones en el Senado,  y ha encabezó a mediados de agosto una polémica audiencia pública -en la localidad de San Cayetano-  que servirá para legitimar un ajuste tarifario de entre el 45  y un 300%, según denunció La Política on line.

 

Por ejemplo, a ocmienzos de año participó junto con Amado Boudou, Daniel Scioli, Sergio Uribarri, Hebe de Bonafini y Andrés Larroque del 3er Plenario de Políticas Públicas para la Provincia que organizó el vicegobernador Gabriel Mariotto.

 

Reforzando versiones que lo dan en busca de respaldo político, Bonicatto hizo otras señales hacia el sciolismo en busca de su objetivo. Sólo así se comprendería su presencia en el Teatro Argentino, el 30 de agosto, en oportunidad en la que Daniel Scioli hizo un acto de gestión con 3000 funcionarios. Por haberse tratado de un acto para funcionarios de la gestión de la Provincia, su presencia allí no tendría sentido ya que el Defensor del Pueblo tiene un mandato independiente del poder Ejecutivo.

 

El texto del artículo 55 de la Carta Magna bonaerense establece que el Defensor del Pueblo “tendrá plena autonomía funcional y política”, durará 5 años en sus funciones y podrá ser designado para un segundo período.

 

La agenda legislativa

 

Bonicatto cuenta para su objetivo con un escenario legislativo por ahora favorable. La agenda legislativa está enfocada en las paritarias municipales, el futuro  tratamiento presupuestario y la derogación de la Ley que eliminaba los aplazos. Pero no está aún en agenda la constitución de la comisión bicameral que debe analizar los eventuales postulantes a Defensor del Pueblo y/o evaluar la permanencia de Bonicatto.

 

Dado los plazos –el próximo defensor debería ser designado antes del 11 de diciembre de este año- la referida comisión integrada por 7 senadores y 7 diputados tendría que comenzar su tarea en octubre.

 

Debido al recambio legislativo surgido a partir del resultado de las elecciones legislativas del 2013, varios de los integrantes de la referida comisión que dejaron sus bancas deben ser reemplazados.

 

Bonicatto especula, además, con que aparentemente aún no hay candidatos a sucederlo, según pudo constatar Letra P tras realizar consultas en la Legislatura bonaerense.

 

Axel Kicillof y Maximiliano Pullaro, buena síntonia y cooperación.
Javier Milei no quiere controlar el comercio exterior

También te puede interesar